Experiencia cubana de agricultura urbana en patios mexicanos


(Granma) El modelo cubano de agricultura sustentable es hoy inspiración en la Ciudad de México, donde patios, terrenos baldíos y parcelas han empezado a transformarse en huertos urbanos.

Para una urbe como esta, entre las más grandes del mundo, el que se planteara la posibilidad de tener los huertos urbanos parecía para algunos impensable, reconoció Rosa Márquez, titular de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (SEDEREC) al referirse al tema, en diálogo con Prensa Latina.

Dijo que para este proyecto de agricultura sustentable a pequeña escala existe un convenio con Cuba. Los técnicos de la Isla “vienen regularmente en periodos de seis meses para darle seguimiento y continuidad a este programa”.

Hace cuatro años está en marcha el convenio “con el Ministerio de la Agricultura de Cuba a través del INIFAT (Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical)”, acotó Márquez.

“Ante la falta de soberanía alimentaria, los problemas respecto al logro de una alimentación sana que ha originado en México un incremento de la diabetes en los niños, la obesidad infantil es importante poder acercar esta posibilidad a la gente de sembrar sus propias hortalizas”, apuntó.

Destacó que ya en el estado de Oaxaca se firmó un proyecto de colaboración en el que participan asesores cubanos.

“La construcción del modelo Chilango de agricultura sustentable a pequeña escala a partir de la experiencia cubana ha servido para demostrar que si esto lo podemos hacer en una gran ciudad, entonces es aplicable el método en cualquier lugar”, subrayó.

También Márquez apreció el capital humano en función de otros pueblos y afirmó que esto invita “a recuperar nuestras formas tradicionales de producir de manera sana”.

El ejemplo “que nos ha dado el pueblo y gobierno cubanos es que a pesar de todas las adversidades y situaciones que enfrentan, han podido salir adelante”, puntualizó.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la agricultura en esas áreas proporciona alimentos a cerca de 700 millones de residentes en las ciudades, un cuarto de la población urbana mundial.


Encuentran Santo Grial del capitalismo en Reino Unido


(Granma, Sergio A. Gómez) En medio de la crisis económica que azota Europa, las autoridades del Reino Unido alcanzaron el sueño dorado del capitalismo: trabajadores que no cobran un centavo.

Más de un millón de jóvenes están desempleados en Reino Unido.

El Departamento de Empleo británico emprendió a comienzos de este año un programa de “aprendizaje laboral”, que fuerza a jóvenes desempleados a trabajar sin remuneración económica, reveló recientemente el diario británico The Guardian.

Los afectados hacen jornadas de hasta 30 horas semanales en importantes cadenas de supermercados, donde pueden permanecer hasta dos meses sin salario y sin garantías de obtener un contrato fijo.

Por si esto fuera poco, una vez que los jóvenes inician el programa no pueden abandonarlo. El Departamento de Empleo británico cortaría inmediatamente el subsidio que reciben por estar en paro.

Atrapado en esa trampa legal se encuentra James Rayburn. A sus 21 años compone y limpia, gratuitamente, estanterías en una sucursal de la cadena de supermercados Tesco, que el pasado año ingresó cuatro mil millones de euros libres de impuestos. “Nadie me informó que tenía una semana para rechazar el puesto, y ahora me dicen que me quedaré sin subsidio si lo abandono”, aseguró Rayburn a The Guardian.

Ese no fue el acuerdo anunciado en enero por el Gobierno conservador de David Cameron. El mandatario dijo entonces que el programa tenía carácter voluntario, pero las autoridades del sector aclararon que una vez que el parado expresa su interés —incluso de forma verbal— por participar, se quedará sin la ayuda pública si lo deja.

Mientras las economías europeas sufren la ingesta del festín neoliberal, esta historia demuestra que el sistema capitalista, como el hombre que se ahoga, hará cualquier cosa por sobrevivir, incluso volver a la esclavitud.

El control es para trabajar mejor y con eficiencia


“Hay que revisarlo, investigarlo y analizarlo todo, determinar los daños, identificar las causas y establecer responsabilidades. Se debe actuar con energía, con toda la justicia del mundo, pero con firmeza y determinación para cortar ese hecho de corrupción”, dijo la Contralora General de la República.

“Si para la Revolución es un problema de vida o muerte luchar contra la corrupción, velar por los recursos del Estado y, además, trabajar por una mayor eficiencia, si eso es así, y ¿quién hizo la Revolución?, el pueblo, pues con el pueblo hay que luchar, con el pueblo hay que defenderla.

“No trabajamos solamente para el hoy. Lo hacemos con una estrategia de futuro, para prevenir, para detectar las irregularidades a tiempo. Y esa prevención tiene que ver con la creación de un ambiente de orden, de disciplina, de control, de ética. Porque siempre ha habido personas, las hay y las puede haber, que se traicionan a sí mismas. El que acepte una comisión, le está poniendo precio a su persona, y eso es desmoralizante. El primero que se tiene que estimar y valorar es uno mismo. Si a uno lo compran por un aire acondicionado, es como si lo canjearan por cualquier cosa. Estás aceptando tu inmoralidad y tu indignidad. Y además, siempre hay personas que quieren vivir por encima de lo que les corresponde, con respecto a su aporte.

“Ahora, si ejercemos un control real, diario, sistemático, sobre lo que hacen esas personas, para no dejarlas a su libre albedrío, primero, ese comportamiento indigno y los daños que ocasiona se pueden minimizar. Y si alguien se equivoca, se detecta”.

Buscando los orígenes

“Por nuestra experiencia, las causas de la corrupción van desde el hecho de que no había control de los contratos, porque el que tenía que hacerlo no lo hizo, y el que tenía que revisarlo tampoco lo revisó, o si lo revisó no lo hizo con profundidad.

“Por ejemplo, el caso del ajo y la cebolla, del cual se habló en la televisión. ¿Cómo es posible que un ajo que se paga no entre a un almacén ni se realice la venta? ¿Por qué? Porque hay quien paga y firma cheques sin saber lo que firma; no hay responsabilidad. Eso también nos sucede cuando en un centro de trabajo roban dinero de la nómina. Lo hacen porque la misma persona que hace la nómina es el que saca el dinero del Banco, es el que paga; y el que firma el cheque, cuando menos pregunta: Oye, ¿eso está bien? Sí, jefe… y este último firma.

“Si el jefe revisa el cheque antes de firmar, como debe ser, se daría cuenta de que si el mes pasado se pagaron 500 000 pesos, cómo es posible que este mes, sin haber crecimiento de plantilla ni incremento de salario, va a pagar un millón de pesos. Eso sucede. Cualquier persona responsable se daría cuenta, como también de lo dañino que resulta tener a una sola especialista con todas las funciones.

“Lo mismo sucede cuando te enfrentas a un hecho asociado a la facturación, incluso en el tema de las comisiones, que yo te diría que es el más complejo; la búsqueda de los orígenes indica que si los negocios los hace quien corresponde, y no se involucran otros, y si además no lo hace uno solo; si las conversaciones en vez de tener lugar en un restaurante, en un hotel, se realizan en lugares oficiales, en las oficinas, con los documentos oficiales, esas violaciones se disminuyen y se evitan no pocos problemas.

“Estoy convencida de que cuando hay control, el que tiene en la mente esa maldad de hacer lo negativo, lo tiene que pensar; por lo menos dice ¿Y si me cogen?, y se contiene. Pero cuando él sabe que allí nadie pregunta por nada ni hace nada, y todo es un desorden, y es como si la gente estuviera en la orilla de un precipicio y viene uno y lo empuja, y no hay que justificar a nadie por lo que está mal, el enfrentamiento será más difícil, pero nunca imposible.

“Si las personas tienen una conducta correcta, por decirlo de algún modo, no hay que tener un policía detrás vigilando, pero la vida no es tan sencilla, y todos los días la gente no tiene los mismos problemas ni el mismo comportamiento. Pero no hay que idealizar. Hay que creer en las personas; pero creer, precisamente, obliga a tener una responsabilidad. Si un jefe es responsable de cuidar los recursos materiales, tiene que traducir ese sentido de pertenencia en cuidar, enseñar, educar y proteger a los que se le subordinan, y en eso va su ejemplo.

“Cuando a uno le dan muchas tareas, y le dan una que nunca se la chequean, ¿qué sucede con ella?, cuando menos se va quedando atrás. Pero si lo controlas, es menos probable que incumpla; se evitan indisciplinas.

“Insisto, el control no es solamente para enfrentar el delito, la corrupción. El control es para trabajar mejor y para lograr mayor eficiencia”.

En su condición de fiscalizadora superior la Contraloría ha llegado a lugares donde no se puede decir que se robó todo el dinero del presupuesto que tiene la entidad, pero, apunta la Contralora, nos damos cuenta de que algo está mal. “Se perdieron recursos por falta de organización, por no exigir un trabajo de calidad, y entonces hay que volverlo a hacer todo de nuevo, o no se le da al pueblo el servicio que merece; eso, en medio de la situación en que vivimos, también es un crimen. Las cosas se hacen mal y, además, se derrochan recursos. Y luego hablamos del ahorro.

“Un buen sistema de control permitiría identificar esas fuentes, analizar cada cosa, volver sobre tu propio trabajo, para hacer bien lo que antes salió mal, para perfeccionar lo que estuvo bien.

“He puesto estos ejemplos positivos y negativos para demostrar que lo del control no es un invento ni es pura técnica, sino un ejercicio normal, natural, pero obligatorio para que la empresa y la economía puedan funcionar bien”.

Apegados a la ética

Gladys habla bajito y pausado, como para ser bien escuchada y entendida, y cuando cree que no fue así, desmonta cada palabra, cada idea. Confía en el ser humano. Admite el error. Reconoce la voluntad de quien quiere rectificar y hacer bien las cosas; sin embargo, sostiene que se debe ser implacable con el que miente, esconde, disimula o se cree intocable. Porque lo que está en juego es la Revolución.

Para la Contralora General la tarea de enfrentar la corrupción y procurar el control de los recursos del Estado es un asunto de todos los revolucionarios.

La Resolución 60/11 «Normas del Sistema de Control Interno», aprobada el 3 de marzo de 2011 y que entró en vigor el 18 del mismo mes, es el instrumento con que cuenta el país, y este órgano en particular, para organizar el combate por el control, la disciplina y la eficiencia.

Hemos tratado de reflejar esa responsabilidad, dice Gladys, en dicha Resolución, la que consideramos un instrumento de dirección que contribuye a la lucha contra la corrupción, pero no está hecha solamente para ese fin, y creo pertinente distinguir eso.

“En Cuba hubo otras resoluciones. Estaba la 297 desde el año 2003, emitida por el Ministerio de Finanzas y Precios. Esa sentó una base, nos dio una experiencia para desarrollar el trabajo actual, además de los objetivos que nos estamos proponiendo. Por tanto, muchos conceptos e ideas básicas de la 297 están presentes en la actual Resolución 60. Pero la anterior se había quedado en un nivel más bien teórico, muy elevado, y faltó buscar la manera para implementarla, hacerla viable.

“Como estaba concebida tenía que existir un nivel de organización muy alto en una empresa para comenzar su articulación. Y todos sabemos que todavía ese nivel no lo tenemos. Sabemos de empresas y entidades que tienen un desarrollo extraordinario, pero la media no. Además, hemos padecido en todo este tiempo de malos hábitos, vicios, de personas que creen que lo mejor es hacer a su antojo y no atenerse a las normas. Y se confunde mucho, o se pretende ver que el control, la organización es burocratismo».

—¿Y no corremos el riesgo de convertir la Resolución 60 en burocratismo?

—Burocratismo es lo estéril. Burocratismo es lo que usted hace por gusto, para complacer requerimientos personales de alguien, pero tener el acta de una reunión de un consejo de dirección, por ejemplo, eso no es burocratismo, porque entonces después ¿cómo se chequean los acuerdos, cómo se da seguimiento, cómo se puede exigir responsabilidad?

“Eso no es burocratismo; es control. Los documentos hacen falta; ahora, lo que hay es que lograr que sean los necesarios, los imprescindibles, y no llenarnos de papeles, por tener papeles. Porque hay gente que tiene ese vicio”.

—Si la Contraloría ejerce la más alta fiscalización, ¿por dónde debe empezar ese control?

—Imaginemos el sistema de control como una suerte de pirámide. Esa es la idea que tratamos de llevarle a la gente cuando decimos que el control del Estado, como la pirámide, tiene una base, y esa base es el sistema de control interno, el que tiene que estar en cada lugar. Si no hay base, no hay crecimiento, desarrollo.

“Siempre digo que a nadie se le ocurriría levantar un edificio sin hacer una buena zapata… Luego están en otro nivel los organismos de la Administración Central del Estado (OACE), que tienen funciones rectoras de control. Por ejemplo, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social es el rector en Cuba de la política salarial y de trabajo; el Ministerio de Economía y Planificación es el estado mayor de la economía y la planificación en nuestro país. Estos y los demás organismos proponen políticas, y una vez que se aprueban son los encargados de aplicarlas y controlarlas. No solo en sus ministerios, sino en todo el sistema… Digamos entonces que estos órganos, organismos e instituciones del Estado ejercen un control externo.

“Luego vendría a desempeñar su rol la Contraloría General, en su condición de órgano superior”.

—¿Cómo la Resolución 60 se inserta en la empresa, en la economía?

—Decretamos un proceso de implementación, es decir, un tiempo para que cada organismo y entidad hiciera el diseño de su sistema de control interno. Partimos de la idea, y es algo novedoso, de que cada empresa o unidad tiene que tener su sistema, porque la norma lo que da son los principios, establece los conceptos principales, los componentes, y ella misma da una guía de trabajo.

“Me detendré en algunos de los principios, porque son básicos para todos. Por ejemplo, la legalidad; nada se puede hacer sobre o contradiciendo la legalidad, lo mismo para los que estén en Salud Pública que en la producción.

“También está el autocontrol, que de él quiero significar que el primer control tiene que empezar por uno mismo. Para que estos principios se cumplan es imprescindible generar un ambiente de control, que a veces la gente lo ve como algo inexplicable, inimaginable, y es muy sencillo. Lo primero que tienes que saber es para qué te creó el Estado. Es como si una persona no tuviese carné de identidad. Tienes que saber dónde vives, la edad que tienes, dónde naciste. Pensemos en todo eso cuando se trata de una empresa, de un colectivo.

“Cuando sabes dónde estás y para qué, organizas el trabajo, identificas los procesos, las tareas y las responsabilidades; estás creando un ambiente de control. Es la base de todo. De no hacer esas definiciones, entonces somos un grupo de gente que lo mismo hacemos una cosa que otra, y por ese camino nada va a salir bien.

“Otro elemento que estimula la Resolución es el de la gestión y prevención de riesgos. No tenemos hábitos, ni los dirigentes ni los colectivos, de identificar los riesgos que pueden afectar la producción, su calidad o los que puedan conllevar a hechos delictivos, desvío de recursos… A veces proponemos una obra, pero como tenemos el deseo de que nos la aprueben, nada más hablamos de lo positivo, y no abordamos los posibles obstáculos que pudiéramos enfrentar.

«Las normas hablan de los riesgos para enfrentar esos obstáculos, prevenirlos, reducir sus afectaciones y que no nos agarren por sorpresa. Pero la Resolución no resuelve el cambio de mentalidad, de percepción de las responsabilidades y la competencia de las administraciones y los colectivos; ella solo nos enseña, nos ayuda a ordenarnos.

“Cuando usted le establece control a una persona, no es porque desconfíe de ella, es para protegerla. Entonces hablamos de la contrapartida, otra figura importante en el sistema de control interno. Igual lo es también el tema de las relaciones de familiaridad. No puede ser que el director o el comercial de una empresa sea el papá, que el comprador sea el hijo y que el almacenero sea el sobrino, porque eso es tentar al diablo. Hasta si no sucede nada, está la duda, porque la gente dice, claro, como es su hijo…

“La 60 además le da mucho valor a la rendición de cuentas de la administración en su consejo de dirección y a sus trabajadores. No estamos hablando aquí de que todo lo que vaya a hacer el director tenga que llevarlo a una asamblea, ni a la superconsulta que afecte o limite la autoridad. Pero para que los trabajadores puedan tener sentido de pertenencia necesitan estar informados de cuáles son los objetivos, cuáles son las metas, cuál es el presupuesto, qué dificultades enfrentarán, qué deberán ahorrar, desde dónde vienen las materias primas, lo que cuestan… Eso garantiza, en buena parte, que puedan recurrir a estos mecanismos cuando haya un recorte o se necesite ahorrar por alguna razón. Y ante todo, es una herramienta de control y de exigencia.

“Y me interesaría llamar la atención sobre la información y comunicación de que habla la Resolución. El jefe dice: redujeron el presupuesto, la orientación vino de arriba. No. Hay que informar, explicar, y no hablo del dato cuya divulgación afecte al país. Pero no debemos aceptar el secretismo por el secretismo, como ha expresado Raúl. Aquí la mayoría de las cosas son públicas, y las podemos decir.

“Un jefe dice que hubo recortes en el combustible; sin embargo, los carros administrativos siguen gastando. O un día te encuentras que un director gasta 800 litros, sin justificar, y la gente se asombra. La información también es prevención.

“Y por último está la supervisión del control que, por supuesto es el análisis final sobre cómo funciona el sistema interno de una entidad. La Resolución tiene 19 normas, imposibles de abordar en un solo artículo periodístico”.

—¿Qué es control para usted?

—El control no es más que la preparación y la organización de un organismo, empresa, entidad y persona para cumplir su deber. Si yo soy auditora, o si soy una jefa de grupo, y quiero cumplir, tengo que conocer cuál es mi función, prepararme… Por eso te digo que es organización.

“Es un principio. Y es control. Los niños, por ejemplo, para jugar a las quimbumbias, se organizan, de la rayita para allá no puedes pasar tú, es decir, precisar las reglas. Lo que sucede es que nosotros nos hemos acostumbrado a que todo sea de todos. Me encantan las palabras nosotros, somos, pero a veces abusamos de estas, y hay cosas en las que somos, pero hay otras que son tuyas, mías, de él, de ellas.

“Control es organización y preparación, y también es educación y exigencia, porque lo que se orienta y no se controla, tiene muy pocas posibilidades de ser cumplido y de perfeccionarse.

“Hay gente a la que se le ha dicho esto mil veces, y siguen en primer grado, algunos en preescolar. Hay que pasar de grado también en materia de control.

“Ejemplo de eso lo tenemos en el tema de las cuentas por cobrar y pagar. A las administraciones hay que pasarles una raya roja. Y decir se acabó esta historia. Lo que me queda viejo hay que depurarlo, esclarecerlo, pero en el dinero de 2012 no se pueden seguir acumulando cuentas sin conciliar, sin documentar, y de ninguna manera usar el presupuesto que tienen en el plan para comprar lo que no tiene autorizado. Vamos a empezar por hacer lo que está en el plan y dentro del presupuesto”.

—Pero el control lo ejercen hombres y mujeres…

—Si le defines a un trabajador su contenido, si lo controlas, puedes hacer una evaluación. En una persona, la evaluación es el resultado final del control, es el balance final. Por tanto, cuando le dices cuál es la tarea y los objetivos, y lo controlas de manera sistemática, lo ayudas.

“Si se trata de los cuadros, por ejemplo, nos hemos encontrado a alguien que nos ha dicho que no tiene ningún señalamiento en su evaluación. Usted no tiene ningún señalamiento, y los resultados de su empresa son un desastre. Entonces, si recibe una bandera, es suya, y si tiene problemas, de quiénes son, ¿míos? Eso no está bien, no es correcto, ni mucho menos es el comportamiento y el compromiso que la Revolución espera de sus cuadros. Hay que ser consecuentes, y si me apunto lo bueno, también tengo que apuntarme lo malo.

“Otro ejemplo: un día nos topamos con un cuadro que no tenía ninguna recomendación en su evaluación. Y le dije: “Si yo estuviera en tu posición, estaría preocupada, llorando, y él me miró como quien no entendió nada. Si usted como jefe no aspira a nada más, no reconoce que las cosas pueden hacerse mucho mejor, usted está en terapia. No puede haber conformismos. Es muy dañino”.

“El jefe tiene que reconocer al subordinado, y también ser capaz de decirle: ‘Fulano, estás bien, pero puedes mejorar esto’. Porque si uno no tiene aspiración, si se piensa que todo está perfecto, que todo está bien, uno empieza a caminar hacia atrás, involuciona”.

—¿Y la participación popular?

—Es imprescindible, y no es popular para darse baños de popularidad. Mis compañeros saben que cuando vamos a un lugar, pregunto, por ejemplo: ¿Este plan de prevención se diseñó con la participación de los trabajadores? Y me responden sí, dimos una asamblea, se presentó y se discutió. Y yo digo, eso no sirve porque esa asamblea que se da a las cuatro de la tarde, a las cuatro y media, y ponen un PowerPoint, y ya son las cinco, no generó ninguna atención por parte de los trabajadores.

“Tiene que ser una participación real, no formal, y real quiere decir que me voy a reunir con los tres del almacén, y ver con ellos lo que deben hacer, escuchar sus criterios, precisar sus responsabilidades.

“A principios del año 2006, cuando llegábamos a un centro para realizar una auditoria, los primeros que se viraban contra nosotros eran los trabajadores. ¿Cómo es posible esto?, nos preguntamos entonces. Nos reunimos y nos dijimos que no podíamos llegar a la conclusión de que los colectivos están mal. Eso es una reacción. Si estoy en un centro que está ganando estimulación, que tiene la bandera del Moncada, y llegan tres auditores, se meten en una oficina a revisar papeles, y al mes vienen a decirme que aquello anda mal y, como resultado del informe de los auditores, pierdo la Bandera y pierdo la estimulación, ¿quién va a querer a los auditores? Porque nosotros vamos a decir lo que haya que decir. Ah, pero nos replanteamos nuestro trabajo.

“Además de las conclusiones finales, dijimos que la discusión con la administración y los trabajadores la haríamos por tema de las auditorias. Eso significa que si terminamos el tema de Caja y Banco, nos reuníamos con la gente que atiende eso, y así sucesivamente. Les decimos en ese momento cuál es la evaluación, dónde están los problemas y cómo resolverlos. Luego, al final, todo el mundo está claro de la situación. Como no lo hacíamos así, entonces el dirigente administrativo que no tenía una buena conducta, decía: ‘Esta gente son unos extremistas’, y preparaba a la gente, mientras nosotros perdíamos la oportunidad.

“Siempre digo que hay que hablar de control y prevención en un sentido constructivo. El control es para que el trabajo de ustedes sea más eficiente. Nuestro trabajo tiene que ser con los buenos, y con la gente que está dispuesta a rectificar. Y si hay alguien que está haciendo algo mal y cuando hubo ese intercambio se percató y rectificó, ganamos todos.

“Para que la gente participe, tiene que ser así. La discusión del presupuesto hay que hacerla área por área y desagregarlo. Lo mismo el de la empresa, que el de una unidad presupuestada, que el de un hospital, porque son muy grandes. Y el de la cocina es diferente al de la lavandería y a lo que se gasta en un laboratorio”.

—Control colectivo en la empresa, y control popular en la comunidad…

—Cuando hablamos de organizar el combate y de enfrentamiento integral a la ilegalidad, las indisciplinas y los hechos de corrupción, estamos pensando en todos los niveles, y eso incluye a la comunidad.

“Si alguien vende es porque alguien compra. Y no decimos nada. La responsabilidad del mercado negro no es del pueblo, es de quien tiene el producto y no lo administra, pero el enfrentamiento tiene que ser entre todos. Porque si se pierde la Revolución, ¿quién la pierde?: el que administra y todos nosotros.

“Entonces, hablamos de luchar contra la corrupción, pero no la convirtamos en una consigna. Tampoco hay que ser agresivo ni llegar a un lugar diciendo, por ejemplo, el que compró un huevo es corrupto, sino hablar de lo que uno pierde, de lo que deja de tener. Hay una mezcla de tolerancia, indisciplina, ilegalidad y corrupción. Tenemos que generar en la gente la obligación y el deber de defender lo nuestro.

“Si alguien gana porque trabaja mucho, que lo gane; no estamos contra eso. Si saca un rollo de billetes, pero es el resultado de su trabajo y le sirve bien a la gente, que lo tenga. Lo que no puede suceder ni aceptarse es que se gane el dinero robándole al pueblo, poniéndole la multa, y nosotros, casi como si fuera una desgracia, recibirlo. La gente tiene que enfrentar eso. Tenemos que educar a la gente en su papel como fiscalizadores”.

Guerra por la hegemonía económica


(Hedelberto López Blanch, Granma) Con la excusa de que Teherán puede fabricar armas nucleares, Washington continuó expandiendo las sanciones económicas y fiscales contra Irán, primero al imponer unilateralmente la prohibición de que cualquier país compre su petróleo (a lo cual se sumará a partir de julio, como siempre hace la dócil Unión Europea) y después otras medidas generales contra el Banco Central de Irán y las instituciones extranjeras que comercien con ese banco.

Teherán ha informado que cortará los suministros de petróleo a la Unión Europea (UE) antes de que entre en vigor el bloqueo de la compra de crudo impuesto a esos países por las presiones estadounidenses. Ya se ha hecho una práctica que Washington ordene a la UE lo que debe hacer en política internacional.

El Parlamento iraní aprobó por 200 votos a favor y 90 abstenciones, la decisión de los ministerios de Petróleo y Comercio de cortar el suministro de crudo a las compañías y países que se han unido al embargo petrolero de la UE, que entrará en vigor el primero de julio próximo.

Estados Unidos ya bombardeó e invadió desde 2001 a Afganistán, Irak, Libia y amenaza con hacer lo mismo contra Siria e Irán. El control del hidrocarburo es fundamental para la sobrevivencia de la potencia imperial norteamericana, pero también lo es el mantenimiento del comercio mundial del crudo mediante los petrodólares que financian su endeudamiento.

En recientes declaraciones Henry Kissinger, exsecretario de Estado durante la gobernación de Richard Nixon, quien también fue uno de los gestores principales del golpe de Estado contra el presidente chileno Salvador Allende y propulsor de la operación Cóndor, afirmó:

“Le dijimos a los militares que tendrían que conquistar más de siete países de Oriente Medio por sus recursos y casi han completado su trabajo. Es solo la última piedra del camino, es decir, Irán, la que realmente inclinará la balanza. ¿Cuánto tiempo pueden China y Rusia esperar y ver a América poniendo orden? El gran oso ruso y la hoz china se han despertado de su letargo, y aquí es cuando Israel tiene que luchar con todas sus fuerzas y armas para matar a tantos árabes como pueda. Esperemos que si todo va bien, la mitad de Oriente Medio será israelí”.

No pueden ser más esclarecedoras las intenciones de Estados Unidos, declaradas por Kissinger a periodistas en su apartamento en Manhattan, Nueva York.

O sea, es una guerra para controlar las inmensas reservas de petróleo del Medio y Cercano Oriente que serían custodiadas y administradas por su principal aliado, Israel, el único poseedor de armamento nuclear en esa región, y por último, mantener la hegemonía de los petrodólares para adquirir el crudo.

La historia, aunque lejana, es sencilla. Desde los acuerdos de Bretton Woods, en 1944, Washington logró que el billete verde se estableciera como moneda de reserva en el orbe y su valor estaba garantizado por sus grandes acumulaciones de oro.

En 1973, bajo el mandato de Nixon, Estados Unidos negoció que el rey Faisal, de Arabia Saudita, aceptara el pago en dólares por el petróleo que exportaba y que invirtiera los beneficios en bonos y letras de cambio del Tesoro estadounidense. A la par, Washington protegería a Riad de cualquier hipotética agresión.

Además, la administración de Nixon, separó al dólar de sus reservas de oro y comenzó a imprimir a diestra y siniestra su moneda con la cual inundó al mundo, sin que esta tenga un valor real respaldada con las riquezas del país emisor.

Para 1975, todos los miembros de la OPEP acordaron cobrar su petróleo únicamente en dólares mientras los importadores debieron acumular sus excedentes comerciales en esa moneda.

Con la abrupta demanda, el dólar se fortaleció, mientras los países productores del Golfo ponían sus excedentes del billete verde en obligaciones del Tesoro estadounidense, lo cual posibilitaba un aumento considerable en su gasto público. Washington imprime desde entonces grandes cantidades de moneda sin tener un respaldo en oro.

La bonanza fue grande, y uno de sus resultados es que la actual deuda externa sobrepasa los 16 billones de dólares por lo que, para mantener sus enormes importaciones, necesita la llegada diaria de miles de millones de dólares procedentes de China (mayor acreedor de títulos del Tesoro público de Estados Unidos) las monarquías árabes, Japón y Corea del Sur.

La depreciación del billete verde en los últimos años; provocada por la crisis del sistema capitalista estadounidense, sus enormes gastos de guerra en Irak y Afganistán; la baja en la productividad y el aumento del desempleo, entre otros males, han motivado que grandes bancos internacionales y diversos países busquen otras monedas para sus transacciones comerciales.

Por ejemplo, Beijing estableció un programa piloto para permitir que las compañías chinas usen el yuan (o renmimbi) para sus compras y ventas externas. El Banco Mundial y el Asiático de Desarrollo han lanzado títulos en esa moneda.

China permite a naciones vecinas realizar negocios con su propia moneda sin necesidad de convertirla en euros o dólares lo cual evita las fluctuaciones en los tipos de cambio.

El gigante asiático y Rusia renunciaron al dólar y usan sus propias divisas para el comercio bilateral. También Beijing firmó multimillonarios convenios con Brasil y Argentina donde la moneda de intercambio es el yuan, mientras que Perú y Chile están interesados en acogerse a esas transacciones. La utilización del renmimbi se ha extendido a Corea del Sur, Malasia, Belarús e Indonesia.

Otras naciones tratan de minimizar el uso del dólar como el caso de las integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que ya realizan parte de sus transacciones mediante el SUCRE, moneda virtual de convenio comercial.

Resulta sintomático que dos de las naciones bombardeadas (Irak y Libia), y otras dos amenazadas con guerras para derrocar a sus gobiernos (Siria e Irán) hayan impulsado el no empleo del billete verde.

Desde hace unos años Siria comenzó a cambiar gran parte de sus reservas por euros.

A finales de 2000, varios miembros de la UE convencieron al presidente Saddam Hussein para que Irak, (que ya padecía sanciones de la ONU por imposición de Estados Unidos) vendiera petróleo por alimentos en euros, lo cual se puso en marcha. Rusia, Irán, Indonesia y Venezuela apoyaron la idea. Para muchos especialistas ese fue el punto final para la invasión contra Bagdad en marzo de 2003.

La medida ponía en peligro el predominio del dólar como moneda de reserva mundial.

Lo mismo ocurrió con el presidente libio Muammar el Gaddafi cuando, varios meses antes de su derrocamiento por fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) dirigidas por Estados Unidos, propuso eludir transacciones mercantiles en dólares o euros y emplear el dinar de oro en el comercio internacional y crear un único estado africano con espacio económico común.

El planteamiento fue apoyado por varias naciones africanas y árabes pero provocó una álgida respuesta por parte de Estados Unidos y la Unión Europa. El presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, declaró inmediatamente: “Libia amenaza la estabilidad financiera de la humanidad”.

Irán fue más lejos al autorizar la apertura de un mercado de petróleo con operaciones en euros. La República Islámica registró una bolsa de petróleo en la isla de Kish, en el Golfo Pérsico, donde vende crudo en euros y es el quinto mercado de petróleo, después de Nueva York, Londres, Singapur y Tokio.

Ante el embargo petrolero y financiero decretado por Estados Unidos y la UE, los dos principales compradores del crudo iraní, China (un millón de barriles diarios) e India (370 000 barriles diarios) aseguran que lo adquirirán con yuanes, rupias u oro.

Lo cierto es que el juego de la guerra se vuelve cada vez más peligroso. No es la presunta proliferación nuclear de la nación persa, sino que Irán (al igual que Siria) representa un estorbo para las ansias hegemónicas estadounidense e israelí en la región.

Washington quiere garantizar, sobre todas las cosas, la continuidad del sistema de petrodólares que financia su profundo endeudamiento, y que persista el predominio del billete verde como moneda de intercambio comercial. La guerra está a la vuelta de la esquina; si estalla, será un desastre para toda la humanidad.

Mercados atentos a situación de suministros petroleros


(Opciones) Los precios del petróleo iniciaron este jueves la jornada con ajustes a la baja en los mercados energéticos internacionales, atentos al comportamiento de los suministros y las discusiones sobre la ayuda a Grecia, informa PL.

Los operadores siguen de cerca las negociaciones para facilitar a Atenas un paquete de asistencia financiera por unos 170 000 millones de dólares, en un esfuerzo dirigido a evitar una situación de iliquidez en ese país.

Grecia se incluye en la lista de Estados más golpeados por la crisis de la deuda soberana en la Eurozona, unido a pronósticos pesimistas de crecimiento económico.

Mientras, en materia de suministros destacan las versiones sobre eventuales interrupciones en las exportaciones iraníes de crudo a seis países del viejo continente.

Reportes televisivos en Teherán dieron cuenta de la suspensión de las ventas a España, Francia, Italia, Holanda, Portugal y Grecia, en reacción a las restricciones que aplicará la Unión Europea (UE) para el crudo de Irán a partir de julio.

Sin embargo, el Ministerio del Petróleo de la nación persa desmintió la información en Teherán.

Bajo esas condiciones, la cotización del West Texas Intermediate (WTI) cedió 0,8 % en el New York Mercantile Exchange y se ubicó en 101,02 dólares el barril.

Asimismo la calidad Brent del Mar del Norte retrocedió apenas un centavo para situarse en 118,92 dólares el tonel en los contratos con entrega en abril.

Suscriben Cuba y Dominicana plan de acción 2012-2013


Odalys Seijo y Eddy Martínez, firmaron el acuerdo de colaboración. Foto: Roberto Ruíz

 

Una misión comercial y multisectorial de República Dominicana, compuesta por más de 30 funcionarios y empresarios interesados fundamentalmente en proyectos de energía, alimentación, salud, biotecnología, turismo y servicios, visitó La Habana, la semana anterior.

La delegación estuvo en la sede de la Cámara de Comercio de la República de Cuba (CCC), donde fue recibida por su presidenta en funciones, Odalys Seijo, y la directora de Relaciones Internacionales, Celia Labora, entre otros funcionarios de dicho organismo.

La ocasión fue propicia para suscribir el plan de acción correspondiente a 2012-2013, que desde 2003, fecha en que se firmó el Acuerdo de Colaboración entre ambas naciones, se reactiva anualmente. El documento fue signado por Odalys Seijo y Eddy Martínez Manzueta, secretario de Estado y director del Centro de Exportación e Inversión de República Dominicana (CEI-RD).

Con anterioridad, Martínez y su comitiva habían participado en una sesión plenaria organizada por la CCC en aras de fortalecer los nexos bilaterales, momento en que recibieron una detallada exposición acerca de las oportunidades de negocios en este archipiélago por parte de Labora. El objetivo de esta reunión fue informar a los empresarios dominicanos sobre el desempeño de la economía cubana en 2011 y las perspectivas para 2012, su comercio exterior y las relaciones bilaterales.

Asimismo, los visitantes pudieron comprobar que las economías de ambos países tienen particularidades que las hacen complementarias, y por tanto ideales para potenciar relaciones comerciales mutuamente beneficiosas.

La delegación dominicana recorrió las instalaciones del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), como parte del interés en fomentar los lazos comerciales, económicos y de cooperación entre Santo Domingo y La Habana.

Allí apreciaron los avances médicos y farmacéuticos de Cuba mediante esas técnicas y de sus productos, muchos de estos con elevada presencia en el mundo.

El grupo sostuvo un encuentro de trabajo con representantes del Ministerio de Turismo cubano, en el cual Martínez Manzueta dijo ver un potencial para ambos países.

Interrogado acerca de la conveniencia de un acuerdo de alcance parcial bilateral en la esfera comercial, afirmó que hay una gran oportunidad en ese sentido, y precisó que mediante encuentros como este se da continuidad al diálogo ya iniciado al respecto, y reforzado durante la última visita del presidente Leonel Fernández Reyna a Cuba en julio de 2010, cuando se reunió con su homólogo cubano, Raúl Castro Ruz, en aras de fortalecer los vínculos entre ambos países caribeños, e impartió una conferencia magistral en el Aula Magna de la casi tricentenaria Universidad de La Habana.

Buenas perspectivas para los negocios

Concluida la ceremonia de suscribir el plan de acción 2012-2013, el Secretario de Estado y el Embajador en Cuba de la República Dominicana ofrecieron declaraciones  a Opciones.

“Además de la gran hermandad entre nuestros dos países, hay un enorme potencial no realizado aún en los vínculos comerciales y económicos. Eso significa oportunidad para las empresas dominicanas y cubanas, a fin de desarrollarse, expandirse y poder con ello generar mayores riquezas y empleos”, aseguró Martínez Manzueta, y agregó:

“Vemos que ambas economías tienen particularidades que las hacen complementarias, y en ese sentido, el intercambio bilateral, una vez que podamos identificar oportunidades, definitivamente va aumentar”.

Por su parte, el embajador José Manuel Castillo recordó que, en la actualidad, el comercio bilateral ronda entre 60 millones y 70 millones de dólares al año, “volumen bajo -aseguró- de acuerdo con el nivel de intercambio que tiene cada una de las dos naciones con el resto del mundo, por lo que puede ser mucho mayor”.

El Director ejecutivo del CEI-RD vaticinó que el intercambio comercial entre Cuba y República Dominicana debe aumentar, una vez que las dos partes identifiquen oportunidades, tal y como lo han expresado sobre todo porque ambas economías tienen particularidades que se complementan.

Finalmente, el diplomático quisqueyano añadió que la visita de la delegación concluirá el próximo día 12, “por lo que aún nos quedan jornadas de trabajo -aseguró- para profundizar en los modelos de comercio, cooperación e inversiones; tanto es así que hasta hoy hemos identificado un 68 % de importantes nichos que pueden fortalecer nuestro comercio bilateral”, aseguró Castillo.

Entre las personalidades que acompañan a Eddy Martínez durante este viaje de trabajo figuran Domingo Dahuaje, en representación del sector bancario dominicano; Ramón Almanzar, de Rama Trading S.A.; el ingeniero Mariano Morillo, de Caribbean Farmacéutica y Caribbean Salud; y Martin Zamburek, vicepresidente ejecutivo de Excel Credit, Comercio Internacional.

 

Mantiene Estados Unidos su política de bloqueo económico contra Cuba


(PL, AIN y Cubadebate) El bloqueo impuesto a Cuba por los Estados Unidos desde hace 50 años ha ocasionado a su pueblo, hasta diciembre de 2010, un daño económico directo que supera, a precios corrientes, los 104 000 millones de dólares. Al tener en consideración la depreciación del dólar, el perjuicio está por encima de los 975 000 millones de dólares.

El 3 de febrero de 1962, el entonces presidente estadounidense, John F. Kennedy, firmó la proclama 3447, con la cual formalizó el cerco económico, comercial y financiero, una política fracasada luego de cinco décadas.

La medida hizo más visible la política de hostigamiento que EE.UU. llevaba a la práctica tras el triunfo mismo de la Revolución, el primero de enero de 1959.

La excusa inicial fue la expropiación que las autoridades isleñas dispusieron sobre bienes y empresas estadounidenses.

Diez administraciones, republicanas y demócratas, mantuvieron y hasta agudizaron la determinación, que Washington se empeña en llamar “embargo” y limitar a una cuestión bilateral.

La política de enfrentamiento del Gobierno estadounidense tuvo su punto más alto en abril de 1961 (tres meses después de que Washington rompió unilateralmente las relaciones diplomáticas), con el frustrado intento de invasión por Playa Girón.

Entre esa primera derrota el imperialismo en América y la oficialización del bloqueo, la administración yanqui logró el 31 de enero de 1962, mediante presiones, la exclusión de Cuba de la Organización de Estados Americanos (OEA), durante la VIII Reunión de Consulta del organismo, realizada en Punta del Este, Uruguay.

Esa supresión buscó ser variada en 2009 en San Pedro Sula, Honduras, donde se dejó sin efecto la resolución de 1962 con la idea de “reparar una injusticia histórica” y propiciar “una reivindicación al pueblo de Cuba y a los pueblos de América”, pero La Habana la desestimó al considerar a la OEA con un papel y una trayectoria que repudia.

La Mayor de las Antillas, con todo, comunicó su decisión de permanecer fuera del organismo.

El 4 de febrero de 1962, apenas un día después de dispuesto el bloqueo, más de un millón de personas -la mayor concurrencia pública efectuada en la Isla hasta ese momento-, aprobó el documento titulado Segunda Declaración de La Habana.

Esta denunciaba la maniobra agresiva contra Cuba y el grado de dependencia de otros países latinoamericanos, “la esencia de la dominación estadounidense y la explotación y miseria de millones de hijos de Nuestra América”.

La proclama 3447 formalizaba una decisión que, en los hechos, regía ya al menos desde el 4 de septiembre de 1961, cuando el Congreso estadounidense autorizó el cese de todo comercio con la nación caribeña.

Estados Unidos endureció su cerco a Cuba con la llamada Ley Torricelli -promulgada en 1992 por George Bush-, que cortó el comercio de medicinas y alimentos cubanos con las subsidiarias de compañías estadounidenses con base en terceros países.

Unos años después, en 1996, la presidencia de William Clinton agudizó el bloqueo al poner en vigor la Ley Helms-Burton, que estableció que empresas no estadounidenses podían ser sometidas a represalias legales y sus representantes, impedidos de entrar a Estados Unidos si comerciaban con Cuba.

A pesar de los crecientes reclamos de más de 185 naciones de la comunidad internacional, expresada en votaciones sucesivas en Naciones Unidas durante los últimos 20 años, el gobierno norteamericano mantiene esa política. Numerosas voces en Estados Unidos abogan por un cambio de actitud en la Casa Blanca, lo cual tendría un impacto beneficioso en las sociedades cubana y estadounidense, indicó recientemente el Centro para la Democracia en las Américas.

Esa organización promueve desechar el actual enfoque de inducir un desmontaje del sistema político y sustituirlo por uno que aborde nuevas políticas hacia la normalización y reconocimiento del Gobierno cubano, señala el grupo en su página en Internet.

Mientras tanto, legisladores estadounidenses del llamado grupo anticubano abogaron por mantener el bloqueo contra la Isla. En un comunicado conjunto, los congresistas republicanos Ileana Ros-Lehtinen, David Rivera y Mario Díaz Balart, y el demócrata Albio Sires insistieron en el mantenimiento de la política encaminada a dificultar la vida de los cubanos y tratar de desmontar el sistema político del país.

Díaz Balart arremetió contra el presidente Barack Obama y lo acusó de ofrecer    concesiones unilaterales a Cuba al tiempo que llamó a aplicar nuevas sanciones para privar al Gobierno antillano de apoyo financiero.

Los congresistas anticubanos defienden el endurecimiento de la postura de Estados Unidos e incentivan regulaciones para reforzar el cerco contra La Habana y frenar el desarrollo económico de la nación caribeña.

El grupo se opone a la decisión de Obama  respecto a eliminar restricciones adoptadas durante la administración de George W. Bush, como permitir solo un viaje a su país de origen cada tres años para los cubanos residentes en Estados Unidos y un límite de 100 dólares mensuales por concepto de remesas.

Dichas disposiciones, aprobadas hace doce meses, permiten algunos viajes académicos, religiosos, culturales o deportivos pero sometidos a regulaciones específicas que, de hecho, dejan intacta la prohibición a los estadounidenses de viajar libremente a Cuba.

Las autoridades cubanas estiman que esos cambios resultan insuficientes y extremadamente limitados, pues no alteran la compleja estructura de leyes, regulaciones y cláusulas que conforman la política de bloqueo contra la Isla.

Por otro lado la no gubernamental Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) destacó los profundos cambios económicos que ocurren en Cuba y señaló que Estados Unidos debería conocerlos.

El embargo (bloqueo) es una reliquia, un remanente de la Guerra Fría, sostuvo en un comunicado el director de programas de WOLA, Geoff Thale, quien añadió que se trata de una medida desactualizada que perjudica al pueblo cubano, a sus familias en EE.UU. y a los intereses estadounidenses.

Thale expresó: “En lugar de ajustar la política de Estados Unidos hacia Cuba para adaptarse a un mundo cambiante, los defensores del bloqueo se han centrado en ajustar sus argumentos para preservar una política obsoleta”.

El experto añadió que para el Congreso será poco factible retirar el bloqueo de la noche a la mañana, pero recomendó a los políticos  sensatos trabajar en favor del diálogo entre Cuba y Estados Unidos.

En reiteradas ocasiones el Gobierno cubano ha anunciado su disposición a dialogar en igualdad de condiciones sobre el diferendo entre ambos países, pero Washington nunca ha dado respuesta.