Frente a las fake news ¿qué hacer?


Por M. Sc. Waldo Barrera Martínez

Siempre han existido, pero en tiempos donde internet y sus redes sociales ganan a diario terreno a medios de comunicación tan poderosos como la televisión o la prensa escrita, las fake news (bulos o noticias falsas) están mucho más presentes en nuestro día a día de lo que podamos siquiera imaginar.

En entregas anteriores, hablamos sobre la llamada post verdad, de la cual las noticias falsas constituyen instrumentos fundamentales para su fabricación. Abordamos, también, la historia de las fake news, su conceptualización e incluso cómo se han venido utilizando para fomentar el descrédito contra Cuba, sembrar dudas y desánimo en nuestra población.

En internet, un considerable número de sitios y perfiles de redes sociales se dedican hoy a difundir informaciones que, aun partiendo en ocasiones de determinados hechos reales, son manipuladas y tergiversadas para sembrar desánimo e incertidumbre o sencillamente desprestigiar al sistema social que de manera soberana la abrumadora mayoría del pueblo cubano ha elegido.

Ante la avalancha informativa, muchas veces falseada, que a diario le sirven en internet, resulta vital su capacidad para identificar y decantar el engaño. Hoy pretendemos brindarle algunas recetas sencillas para que pueda sentirse más seguro al navegar por este complejo escenario.

Debemos tener en cuenta primero las características distintivas de las noticias falsas: ante todo, pretenden explotar el componente emocional, por ello suelen tener un carácter sensacionalista, sorprendente, llamativo…, sin embargo, como norma adolecen de una argumentación racional y no especifican las fuentes de origen. Muchas veces obedecen a estrategias complejas de desinformación que emplean diversas técnicas y pueden alargarse en el tiempo (desarrollo por fases); la campaña instrumentada contra nuestro país a lo largo de los años es un ejemplo claro de ello. En general utilizan y mezclan datos y nombres reales para generar impresión de veracidad.

Es importante tener presente, también, que ahora cualquier contenido puede ser manipulado, no solo textos, sino asimismo imágenes, archivos de audio o video. Hasta hace poco se creía que las fotos, videos o audios constituían evidencias probatorias e irrefutables de la veracidad de determinados hechos; sin embargo, con modernas técnicas como las del deepfake, de las cuales ya hablamos en una anterior entrega, también estos son susceptibles de manipulación y distorsión.

Ante tan complejo fenómeno ¿qué hacer?

  1. Verifique la fuente de la información y más si está en juego la reputación de algo o alguien. Dude siempre que:
  2. La publicación no especifique la fuente de procedencia de la noticia o la declara como anónima.
  3. Si quien publica es una web o usuario de redes sociales desconocido, sin reputación, y la noticia no parte de ningún canal oficial.
  4. Si no procede de un medio; es una información que está circulando por las redes sociales.
  5. Revise detenidamente el titular de la noticia. Por ejemplo, una frase que contenga faltas de ortografía no solo indica ausencia de seriedad en lo informado; indica también que lo ha escrito alguien demasiado deprisa o con deficientes conocimientos lingüísticos.
  6. Cerciórese de que ninguna otra web reconocida se ha hecho eco de la noticia; si esto sucede, es un claro indicio de que estamos en presencia de una información falsa. En caso contrario incluso, verifique que el origen expresado por el medio no sea precisamente las redes sociales.

Ahora bien ¿cómo reconocer un perfil falso (bot) en las redes sociales? Estos son algunos de sus indicios:

  • Publica con frecuencia y a toda hora
  • Son generalmente de muy reciente creación
  • Contiene letras y números aleatorios en su nombre de cuenta
  • No posee foto de perfil ni de portada ni biografía
  • Sigue un patrón comparable con otras cuentas. Sus publicaciones son semejantes a las aparecidas en otros perfiles y es que a tales fines se crean decenas para publicar casi lo mismo.

Existen en internet, varias aplicaciones destinadas a identificar este tipo de perfiles. Para Twitter, una de ellas es Botometer, la cual parte de un algoritmo basado en machine learning, sustentado en decenas de miles de ejemplos etiquetados, desarrollado conjuntamente por el Instituto de Ciencias de la Red y el Centro de Investigación de Redes y Sistemas Complejos, de la Universidad de Indiana (EE.UU.). La misma extrae unas 1.200 características para caracterizar el perfil en cuestión, los amigos, estructura de la red social, patrones de actividad temporal, lenguaje y sentimiento. Brinda una puntuación de la cuenta, que oscila entre 0 y 5, siendo cinco una señal de automatización inequívoca.

Una vez identificado el perfil falso, solo queda denunciarlo a la red social. Cada plataforma dispone de funcionalidades que permiten a los usuarios realizar los reportes correspondientes. Otra manera de contrarrestarlo es sencillamente banearlo (bloquearlo). Debe suceder que los perfiles objeto de varias denuncias o baneos, sea eliminado por la plataforma.

Lo demás depende de su pericia, intuición y perspicacia ¡Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s