Fake News Vs. Cuba en síntesis


No pocos consideran las fake news (noticias falsas, en español), un fenómeno de estos tiempos, propio del desarrollo de internet y sus redes sociales. Nada más alejado de la verdad. Es posible situar su aparición, sin lugar a dudas, casi con el surgimiento mismo de la palabra escrita ¡hace ya unos cuantos años!

Ahora bien, como término generalmente reconocido, tiene corta vida. Durante la campaña presidencial de Donald Trump, en Estados Unidos, en 2016, alcanzó su popularidad, al circular por entonces miles de noticias falsas sobre Hilary Clinton y el actual presidente, que ayudaron a este último a hacerse del puesto en la Sala Oval. Al siguiente año, la editorial de diccionarios Collins lo proclamó como palabra del año[i].

Sin embargo, para Sir Tim Berners-Lee, uno de los padres fundadores de la World Wide Web, las fake news, se encuentran entre las grandes amenazas a la web en la actualidad[ii], y no le falta razón.

Es importante conocer que el empleo de las fake news tiene un marcado carácter político y su objetivo principal es manipular la opinión pública. Tales informaciones parecen desenvolverse como una nueva forma de propaganda política polifacética, aprovechando ahora los medios de comunicación de masas digitales.

Referentes a Cuba se han producido incontables noticias falsas a lo largo de su historia, desde tiempos muy remotos; mucho antes incluso de que se pensara siquiera en ordenadores y menos en una red global que los enlazara.

Tal vez uno de los primeros hechos documentados se remonta al siglo XVII, según una publicación del periódico Granma. Corría el mes de septiembre de 1682, cuando el vicario juez eclesiástico y comisario del Santo Oficio de la Inquisición en Cuba, José González de la Cruz, realiza una serie de exorcismos documentados por el notario público Bartolomé Díaz del Castillo y en presencia de autoridades de la Villa de San Juan de los Remedios del Cayo. De estos, el primero y más sonado, sería el de la esclava Leonarda, “que arrojó un saldo de 35 legiones de demonios dispuestos a hundir la ciudad a causa de los pecados de los ancestros de sus moradores”[iii].

Fue quizás la primera fake news de gran envergadura producida durante el proceso de colonización del archipiélago cubano. Todos por entonces, tanto creyentes como incrédulos, estaban obligados a darle crédito a la noticia, dados los cargos oficiales ostentados por el tal José González.

Detrás de aquel circo mediático (que incluyó al Capitán General, la Audiencia de Santo Domingo, al Obispo de La Habana y, finalmente, al propio rey), estaba el interés del comisario José González por la mercedación de terrenos favorables a su persona, así como la cercanía de tales adquisiciones con una nueva villa, surgida del traslado de Remedios y de donde nació, en 1689, la actual ciudad de Santa Clara.

La esencia de toda fake news consiste en defender una ideología, sirviéndose de hechos recreados de manera artificial, donde solo importa una verdad verosímil. Los demonios, en aquel caso, fueron esa verdad verosímil.

Otra noticia falsa notoria en nuestra historia fue la voladura del acorazado USS Maine, el 15 de febrero de 1898, en el puerto de La Habana. El hecho, utilizado como pretexto para la intervención militar de Estados Unidos, inauguró la etapa de expansión imperialista en la historia contemporánea de la actual potencia. El buque, como es ya bien sabido, fue deliberadamente hundido para justificar una oportunista declaración estadounidense de guerra a España, cuando los independentistas cubanos estaban a punto de poner fin a la presencia colonial en Cuba, luego de una cruenta y prolongada contienda.

No puede faltar en esta apretada síntesis, una de las más crueles mentiras, urdida bajo la supuesta Ley de Pérdida de la Patria Potestad, que la CIA hizo circular en Cuba como inicio de la despiadada Operación Peter Pan. Esta provocó que no pocos padres, influidos por las campañas anticomunistas y anticubanas que no han cesado desde entonces, enviaran a sus hijos menores hacia Estados Unidos sin acompañantes. La mentira fue conocida poco después, cuando ya el mal estaba hecho.

Para no hacer muy extenso este recorrido damos un salto en el tiempo y nos ubicamos en 2002. El 6 de mayo de ese año, el mismísimo presidente estadounidense George W. Bush acusó a nuestro país de desarrollar armas biológicas ofensivas, y de proveer sus conocimientos sobre estas a naciones enemigas de Estados Unidos. Cuatro días después, Fidel respondía: “En lo que se relaciona con las armas de destrucción masiva, la política de Cuba ha sido intachable. Nunca nadie ha presentado una sola prueba de que en nuestra patria se haya concebido un programa de desarrollo de armas nucleares, químicas o biológicas”[iv].

Insólita noticia falsa, fue también la propalada por la revista Forbes durante muchos años sobre la supuesta fortuna personal de Fidel Castro. Desde 2003, comenzó a incluirlo en su lista de Reyes, Reinas y Dictadores, con un presunto botín de 110 millones de dólares, primero, cifra que después incrementó a 550 millones, en 2005, y 900 millones, en 2006. La prensa internacional, por supuesto, se hizo eco inmediato de la “información”, sin siquiera detenerse a analizar cómo la revista había realizado sus cálculos. Forbes, sin más, confesaba descaradamente que su deducción era “más arte que ciencia”, adjudicando a Fidel de manera arbitraria alrededor del 10% del PIB cubano, “el control económico sobre una red de empresas del Estado, incluso el Palacio de Convenciones […]; CIMEX, un conglomerado de ventas al por menor y Medicuba…”. Por si no bastara, admitía, también que no disponía de ninguna prueba en cuanto a eventuales cuentas bancarias del mandatario cubano en el exterior. En 2006, Fidel respondió a los ataques con un reto: “Los desafío, los emplazo al presidente Busch, a la CIA, a los 33 organismos de inteligencia de Estados Unidos, a los miles de bancos que hay en el mundo y a los criados de la revista Forbes […] que prueben que tengo aunque sea un solo dólar en el exterior…”[v] Su emplazamiento jamás ha obtenido respuesta.

En 2017, una noticia al parecer salida de alguna película de James Bond, es hecha pública por los más reconocidos medios de todo el mundo, el supuesto ataque sónico a diplomáticos estadounidenses en La Habana. Aunque nadie lo creyó ni lo cree en Cuba, el fake news, acertó en la opinión pública estadunidense.

El 9 de agosto, el Departamento de Estado develó la fábula de las supuestas agresiones a diplomáticos de Estados Unidos. Dos funcionarios fueron sorpresivamente expulsados de la embajada de Cuba en Washington y medios y redes se enzarzaron en demandas de relatos conspirativos para intentar explicar sospechas infundadas. Pocos después, el gobierno de ese país cerró su consulado en La Habana. Decenas de científicos han reclamado evidencias de una trama que desafía las leyes de la física; hasta hoy brillan por su ausencia.

El 22 de febrero de 2019, medios de prensa e internautas cubanos denunciaban una fake news relacionada con el presidente Miguel Díaz-Canel y la supuesta página del mandatario en Facebook, donde hablaba de la convocatoria a los artistas cubanos para participar en el concierto por la Paz en Venezuela. Advertía el sitio Cubadebate que “Esta página es falsa y entre copias del contenido de la cuenta real de nuestro Presidente en Twitter, a cada rato pública declaraciones que no son reales”[vi]. Sabido es que el jefe de Estado no tiene aún página oficial en esa red social.

Pocos días después, y también vinculada con el presidente cubano, aparece otra a raíz del tornado que azotara a la capital cubana, el 27 de enero. En este caso se trató de un video circulado en redes sociales, con una amplia difusión en no pocos medios internacionales. Según este, el dirigente había sido abucheado en una visita realizada a Regla, municipio fuertemente afectado por el fenómeno. Sucesivos reportes periodísticos desmintieron el asunto de forma categórica a través de los mismos residentes del lugar, quienes confirmaron que nadie gritó nada de lo que se escucha en el fraudulento video.

Aunque para muchos, los videos han constituido pruebas contundentes de hechos ocurridos a lo largo de la historia, como vemos, tal creencia también se desmorona gracias a la aparición de una nueva tecnología: el deepfake.

Ya en tiempos de coronavirus, tenemos un caso hecho público a fines de marzo por el Ministerio de Salud Pública: la utilización de la réplica en redes sociales de los carteles empleados diariamente en las actualizaciones oficiales acerca de la pandemia en el país contentivos de información falsa, con el objetivo de desatar el pánico en la población[vii]. En los últimos meses, no han sido pocos los eventos de similar naturaleza, con el deliberado propósito de sembrar el pánico entre la población y la desconfianza en la información brindada por las autoridades cubanas.

Hemos esbozado de manera muy sintética solo unos pocos casos, como comprenderán nuestros lectores, para no hacer tediosa la lectura. Habrán podido apreciar que varios asuntos han sido muy someramente abordados. Para profundizar en el concepto, técnicas y maneras de contrarrestar el fenómeno, volveremos en próximas entregas. Hasta entonces.

Fotos: Tomadas de Internet

Notas

[i]    Salas Abad, C. (2019). La primera fake news de la historia. Historia y comunicacion social 24 (2), 411-431.

[ii]    Berners-Lee, T. (2018, marzo 12). The web is under threat, World Wide Web Foundation, . Obtenido de https://webfoundation.org/2018/03/web-birthday-29/

[iii]   Escuela, M. (2019, febrero 18). Fake news, la verdad de las mentiras. Obtenido de Granma: http://www.granma.cu/mundo/2019-02-18/fake-news-la-verdad-de-las-mentiras-18-02-2019-21-02-09

[iv]    Etcheverry y Vázquez, P. (2015, junio 1). Agresiones biológicas imposibles de olvidar. Obtenido de Granma: http://www.granma.cu/cuba/2015-06-01/agresiones-biologicas-imposibles-de-olvidar/

[v]     Lamrani, S. (2006, mayo 24). Forbes, la “fortuna” de Fidel Castro y su repercución mediática. Obtenido de Cubadebate: http://www.cubadebate.cu/opinion/2006/05/24/forbes-la-fortuna-de-fidel-castro-y-su-repercucion-mediatica/

[vi]   Prensa Latina. (2019, febrero 22). Denuncian en Cuba nueva fake news sobre presidente Díaz-Canel. Obtenido de La Demajagua: http://lademajagua.cu/denuncian-cuba-nueva-fake-news-presidente-diaz-canel/

[vii] Reyes Carmona, S. (2020, marzo 26). Advierte Cuba sobre falsas réplicas de carteles oficiales. Obtenido de Agencia Cubana de Noticias: http://www.acn.cu/cuba/62527-advierte-cuba-sobre-falsas-replicas-de-carteles-oficiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s