El genocidio del bloqueo a la vida


5949-bloqueo-dialisis

por: Claudio Fernández

Durante 56 años, Cuba ha sido sometida al bloqueo más largo, caro y genocida de su historia, y probablemente de la historia de la humanidad. Múltiples son las afectaciones que ocasiona al pueblo cubano, pues supone la prohibición de comercio con la potencia económica más grande del planeta y sus empresas subsidiarias, donde se llevan a cabo la mayoría de las innovaciones en tecnología, se producen cientos de productos de primera necesidad, se aplican los últimos descubrimientos de la ciencia, etc.

Sin embargo, es particularmente cruel la afectación que cada año causa al sistema de salud cubano, al impedirle el acceso a tecnología, medicinas y tratamientos que pueden salvar cientos de personas y mejorar la calidad de vida de todo un pueblo. Por solo poner un ejemplo, cuando la epidemia de dengue hemorrágico en Cuba en 1981, se negó a venderle al país los químicos necesarios para combatir  al agente causante de la transmisión de la enfermedad, el mosquito Aedes Aegypti, a pesar de que ocasionó cientos de miles de infestados y la muerte de 158 personas, incluyendo 101 niños.

Cuantiosas han sido las pérdidas causadas al MINSAP, se estimaba hasta el 2017 una afectación de más 2 000 millones 600 000 dólares, sin tener en cuenta el costo psicológico que significa para los pacientes ser privados de los tratamientos más adecuados para sus dolencias.

Piezas de repuesto, medicamentos, reactivos, tecnología de avanzada y tratamientos experimentales, instrumental médico, entre otros, son solo parte de los elementos que engrosan la larga lista de prohibiciones a la que somos sometidos. Tampoco podemos exportar medicamentos cubanos para tratar diferentes dolencias sin un permiso especial de Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), privando a los propios norteamericanos del acceso a productos cubanos muy reconocidos a nivel mundial.

Y no solo es la imposibilidad de comprar en el mercado norteamericano la que golpea la economía, sino que los productos de sus subsidiarias o empresas afines alrededor del mundo tienen prohibido el comercio con el MINSAP, y en consecuencia el país tiene que erogar grandes sumas de dinero para adquirir en mercados lejanos los implementos que necesita, eso sin contar que las transacciones en dólares están vetadas y son perseguidas por la OFAC, haciendo una verdadera odisea el pago a los proveedores y encareciendo los ya altos costos.

Como si todo lo anterior no es suficiente, los profesionales cubanos no tienen posibilidades de cobrar los artículos científicos que publiquen en respetadas revistas internacionales, así como ven dificultada la adquisición de materiales de estudio para poder superarse. También muchas veces su entrada a Estados Unidos para participar en eventos científicos es denegada. Y como toda acción viaja siempre en dos direcciones, el departamento de estado suele aconsejar a sus profesionales que eviten la participación en encuentros con científicos cubanos y los presionan para que desistan de presentarse en actividades organizadas por la comunidad médica de la mayor de las Antillas.

Enfocándonos ahora en casos particulares, a Cuba le resulta imposible la adquisición de reactivos especiales para tratar los retino plastomas, un tipo de cáncer ocular. En la provincia de Granma han  tenido afectación con el suministro de antibióticos de última generación, con piezas de repuesto para equipos médicos, etc. También se dificulta el acceso a materias primas para la producción doméstica de medicamentos, causando faltantes en farmacias y hospitales.

Nuestro país exhibe importantes conquistas en el sector de la salud, al ser universal y gratuita, de calidad, con avances biotecnológicos comparados a los del primer mundo, que ayudan a combatir eficazmente diferentes tipos de cáncer, úlceras del pie diabético, la hepatitis B y hasta la meningitis meningocócica, mantenemos la mortalidad infantil con valores propios de un país desarrollado y hemos sido la primera nación en evitar la transmisión de la sífilis y el VIH de madre a hijo.

Nuestros científicos y profesionales de la salud tienen un alto compromiso con el país y con su pueblo. Cuba es uno de los pocos países del mundo que brinda ayuda solidaria médica a diferentes regiones del planeta, y siempre ofrece sus servicios médicos ante cualquier catástrofe o epidemia que se desate en el mundo. ¡Cuánto más se pudiera hacer sin el bloqueo!

Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s