Ciudadanos de los Estados Unidos, armaos!!!


Por Eddy Mc Donald Torres (torres@uci.cu)

Demasiado frecuentes se tornan las noticias de asesinatos masivos producto del empleo de armas en las escuelas, centros comerciales, conciertos musicales o espacios públicos en los Estados Unidos, una suerte de deja vu, cual ciclo infernal llena los titulares de los medios de prensa en aquel país y en todo el orbe.

Cuando parece que un acontecimiento de esta índole llega al clímax de la violencia y la muerte, otro supera al anterior y las estadísticas no hacen más que confirmar la aciaga realidad en la que más de 33 mil personas pierden la vida a causa de las armas de fuego o donde 93 personas al día mueren por esta sinrazón, las armas superan la cantidad de habitantes pues se estima que hayan 357 millones de estas y 270 millones en los hogares, según fuentes como El País, La Jornada y The Washington Post.

El pasado 14 de febrero del presente año se produjo la matanza de 17 personas en la secundaria Marjory Stoneman Douglas de Florida a manos de un ex alumno, empuñando un fusil de asalto AR-15, el episodio conmocionó no solo al estado sureño sino al país y se ha desarrollado un movimiento de protesta contra el uso de armas, encabezado por los jóvenes de esa institución y de otros centros educacionales, sin embargo sobrevienen las interrogantes ¿Por qué se producen estos hechos con tanta sistematicidad en el gigante norteño? ¿Es realmente incapaz el sistema político estadounidense de parar semejante barbarie? ¿Cuántos muertos más serán noticias antes de una acción efectiva contra el uso y la proliferación de las armas de fuego en esa sociedad?

Independientemente de las movilizaciones de los jóvenes que suscitan la solidaridad de muchos en aquel país, lo que está en juego no es un hecho circunstancial sino toda una cultura de violencia y muerte, cimentada desde los inicios de la nación cuando se institucionaliza la tenencia de armas por las condiciones de vida en aquel momento, fundamentalmente una población concentrada en zonas de grandes espacios, en el que las armas le permitían cazar para sobrevivir o para actuar contra los nativos, no olvidar que los colonizadores europeos quienes se fueron asentando en territorio de los indios a sangre y fuego conquistaron estas tierras y que como todo un proceso en espiral de violencia los blancos nacidos en esas tierras fueron arrebatándoselas a sus verdaderos dueños con la expansión hacia el oeste, tragándose incluso más de la mitad del territorio mexicano en el siglo XIX.

Niños y jóvenes acompañan a sus padres en ferias que promueven la compra y venta de armas en los Estados Unidos

La famosa y architraída Segunda Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos tenía determinada lógica cuando se aprobó el 15 de diciembre de 1791 que según su liturgia: protege el derecho del pueblo estadounidense a poseer y portar armas. Asi, EE.UU. es uno de los países con menores limitaciones para adquirir y portar armas de fuego. La cultura de la violencia y del miedo es lo que ha movido durante siglos al pueblo de ese país a aceptar las armas de fuego como parte cotidiana de sus vidas y, donde no pocos ciudadanos salen todos los días a la calle con un artefacto de matar para protegerse de otras personas.

Cabría preguntarse ¿no sería más efectivo vivir sin tener que pensar en la muerte por esta vía? Hasta tal punto está instalada esa cultura infernal que un presidente como W. Bush públicamente defiende la tortura cual método para llegar a sus objetivos, o políticos como Marco Rubio o el actual inquilino de la Casa Blanca reciben entre 4 y 30 millones de dólares respectivamente por la poderosísima Asociación Nacional del Rifle, que apenas pasados unos pocos días de la terrible situación en la Florida desarrolló una feria comercial en el mismo Estado donde los fusiles de asalto se enseñoreaban; qué decir, del Senado floridano cuando este sábado 3 de marzo aprobó una moción que prohibía a lo largo de 24 meses, la venta de rifles de asalto AR-15 y, apenas pasados 15 minutos la medida fue rescindida ¿cuánta presión se desató en ese cuarto de hora?

Además en esta misma región, se ha aprobado la descabellada idea de Donald Trump de armar a los maestros en las escuelas los que recibirán 500 dólares por la posesión y uso de armas, supuestamente para defender a estudiantes y trabajadores ante situaciones como las que se han descrito en estas líneas, no olvidar que la policía tiene como institución un feo expediente de abuso de poder y extralimitaciones contra los ciudadanos de su país, especialmente los negros o como eufemísticamente les llaman, los afroamericanos.

Aunque es lamentable, dudo mucho que la parte de la sociedad que hoy protesta en las calles y hace determinada presión en los institutos políticos, así como en los medios de comunicación y redes sociales de internet tengan éxito en su cruzada por legislaciones constructivas para limitar la venta de armas, si desde los inicios se han encargado las mismas estructuras de dirección empresarial y política de fomentar la necesidad de armarse a sus ciudadanos, en el país que más armas produce y vende tanto dentro como allende sus fronteras, lejos de escucharse la voz de la sensatez, seguramente persistirá aquella, parafraseando al Manifiesto Comunista ¡Ciudadanos de los Estados Unidos, armaos!

Notas: Información de Cubadebate, Granma, Juventud Rebelde, Prensa Latina, The Washington Post, The New York Times, El Pais y La Jornada.

Un comentario en “Ciudadanos de los Estados Unidos, armaos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s