Conflicto Estados Unidos – Cuba, desde la perspectiva de cinco jóvenes universitarios cubanos


Por Jeniffer Justiz, Lisandra Pedroso, Yisell Gómez, Enit Martínez y Luis Rodolfo Rodríguez*

El conflicto entre Estados Unidos y Cuba tiene un carácter histórico y donde los intereses de la potencia del norte han sido los mismos de desde su fundación como nación. Comencemos sabiendo que estas ansias de Estados Unidos de apoderarse de Cuba preceden a la Constitución de su propia República. Benjamín Franklin, uno de los padres de la independencia estadounidense, reclamó a Inglaterra en la época de las Trece Colonias la toma de la Isla de Cuba y así se fue viendo hasta la paradoja de madurar la fruta y citamos según lo plasmado en el libro de James D. Cockcroft, “América Latina y Estados Unidos: historia y política país por país”, el 28 de abril del propio año 1823, John Quincy Adams, a la sazón Secretario de Estado, escribió:

“…hay leyes de gravitación política, como leyes de gravitación física, y Cuba, separada de España, tiene que gravitar hacia la Unión, y la Unión, en virtud de la propia ley, no iba a dejar de admitirla en su propio seno. No hay territorio extranjero que pueda compararse para los Estados Unidos como la Isla de Cuba. Esas islas de Cuba y Puerto Rico, por su posición local, son apéndices del continente americano, y una de ellas, Cuba, casi a la vista de nuestras costas, ha venido a ser de trascendental importancia para los intereses políticos y comerciales de nuestra Unión”.

Con posterioridad, hasta hoy, ninguno de los gobernantes que han pasado por la administración norteamericana ha renunciado a su sed de anexarse a Cuba “Isla Tropical, llena de encantos dentro de sus ciudades y sus campos”.

Pero no dejemos de apreciar que hoy más que ayer, las escalada de los Estados Unidos están desarrollándose con mayor énfasis. Para desde dentro de nuestra propia tierra poder avanzar en cuanto a poder; enfermedades, becas, falsos sueños a los jóvenes, altas calumnias en cuanto a tecnologías que ni siquiera Cuba posee, de todo lo que a la imaginación del ser humano pueda ocurrírsele se aplica a las atrocidades que se ve expuesto el pueblo cubano.

Pero como dice nuestro apóstol José Martí: “En Revolución los métodos han de ser callados; y los fines, públicos”.

Nuestro país ha sabido enfrentar todas las trabas puestas por los Estados Unidos, somos los primeros en brindar ayuda a necesitados, aún con un bloqueo económico que no nos permite mejorar nuestra economía. Somos el único país donde la salud y la educación van de la mano para cada ciudadano. También somos los primeros en decir cuenten conmigo cuando la Revolución necesita apoyo para fortalecer vínculos con países hermanos.

Nuestra pequeña isla es aún más grande que el monstruo del norte, solo en principios, ética y solidaridad se puede decir que Cuba supera con creces a la superpotencia del mundo y que sus jóvenes continuarán la obra humana y altruista edificada hace más de medio siglo.

Nota: * Los autores son estudiantes de 4to año de la Universidad de Ciencias Informáticas.

Anuncios

2 comentarios en “Conflicto Estados Unidos – Cuba, desde la perspectiva de cinco jóvenes universitarios cubanos

  1. Estoy de acuerdo hoy ms que nunca deberiamos los jovenes concientizar sobre la actualidad, sobre los sucesos que actulmente ocurren y defender la obra de la revolución cubana mas que nunca que ha sido por ms de 50 años tratada de derrrumbar.

  2. El conflicto entre los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos transita ya por la quinta década, en ese periodo de tiempo, cada presidente norteamericano que pasó por la Casa Blanca trato infructuosamente de lograr resultados donde sus predecesores fallaron empleando el mismo instrumento político. Con las excepciones de Carter y Clinton que ensayaron algunas medidas parciales de relajamiento al embargo, nunca se llegó a cuestionar seriamente las bases de tal política. Tal persistencia ha llevado a crear una imagen sobre la actitud norteamericana en que se le asocia con la irracionalidad y una ineficacia sin precedentes en la historia moderna de las relaciones internacionales. Inoperante para alcanzar sus propósitos declarados de lograr el cambio de régimen, esa política ha terminado por deshabilitar incluso la posibilidad de mantenerse en contacto con el país real, y en consecuencia adaptarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s