Fidel y la Historia me absolverá


Feliz cumpleaños ComandantePor Yisell Gómez Montiel* (ymontiel@estudiantes.uci.cu)

Nuestro comandante Fidel Castro Ruz, por cuestiones de la vida ya no se encuentra presente físicamente en su pueblo, pero vive en cada corazón de esta hermosa isla que lo recuerda por sus increíbles anécdotas y hechos que marcaron gran trascendencia en la historia del país. Uno de esos hechos que, a mí, como estudiante universitaria, más me ha cautivado es La historia me absolverá.

Esta es considerada un magno documento de la historia cubana, ya que, no fue solo el alegato de autodefensa del joven abogado Fidel Castro ante el juicio en su contra comenzado el 16 de octubre de 1953 por los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en Santiago de Cuba y Bayamo respectivamente, sino que se convirtió en la obra que arrojó luz sobre la oscuridad de toda una época, bañada de sangre, torturas y crímenes que desataron una gran lucha por alcanzar la revolución.

Este legado que tuvo como autor la figura de Fidel Castro Ruz, fue dado por los sucesos del 26 de julio de ese mismo año. Este memorable discurso de defensa fue iniciado con la cordial cortesía Y caballerosidad que caracterizaba a nuestro comandante Fidel:

Señores magistrados…, que a pesar de estar viviendo todos aquellos males que envolvían al país no dejaba de tratar a sus acusadores con el respeto que lo caracterizaba. Fidel, entonces doctor en Derecho Civil y licenciado en Derecho Diplomático, decide así asumir su propia defensa en tan difíciles condiciones, valiéndose de su admirable memoria para lograr armar su tesis.

Durante su discurso denunció todos los males que aquejaban a la república, que a su consideración se agrupaban en seis necesidades indispensable para el desarrollo social de la nación:

  • El problema de la tierra.
  • El problema de la industrialización.
  • El problema de la vivienda
  • El problema del desempleo
  • El problema de la educación.
  • El problema de la salud.

No solo criticó y le declaró la guerra a la dictadura de Fulgencio Batista, sino que expuso todas las soluciones concretas que se le debían dar a todos esos problemas para darle fin a los males que oprimían al país. En su discurso todas las críticas y soluciones que le dio a los males de la república fueron forjadas por su extraordinario intelecto y por su capacidad de expresar lo mal hecho de forma educada, como se evidencia en una de las frases más conmovedoras del histórico documento:

“En todo grupo humano hay hombres de bajos instintos, criminales natos, bestias portadoras de todos los atavismos ancestrales revestidas de forma humana, monstruos refrenados por la disciplina y el hábito social, pero que si se les da a beber sangre en un río no cesarán hasta que lo hayan secado (…)”.

En esta, se aprecia que fueron palabras dedicadas a los sicarios batistianos y tanto estas como otras afirmaciones, revisten una agudeza asombrosa en su capacidad y sencillez para definir justamente conceptos e ideas que fue contextualizando a raíz de lo que presenciaba.

Fidel a lo largo de su autodefensa trató muchos puntos importantes que eran esenciales para su defensa, entre los cuales cabe mencionar los manejos turbios de su proceso judicial, donde incluían los intentos de asesinato que tuvo que soportar; analizó los sucesos del Moncada que eran las bases por las cuales estaba allí en aquella salita pronunciando su autodefensa; dejó claro en su juicio que en la lucha revolucionaria, el pueblo sería la fuerza fundamental, y ahí emite un concepto marxista-leninista de pueblo, el cual estaba ajustado a la realidad cubana, en el que incluyó a todas las fuerzas, clases y sectores sociales afectados por el régimen, concepto que expresó basado en las ideas de nuestro apóstol José Martí y del cual él era su seguidor, terminándolo con la frase:

“¡Aquí tienes, lucha ahora con toda tus fuerzas para que sean tuyas la libertad y la felicidad!”, frase que invita al pueblo a que se una para juntos lograr la revolución; además trata en su defensa la lamentable realidad cubana de aquellos momentos y consigna las medidas y leyes revolucionarias que inicialmente habrían de dictarse, una vez logrado el triunfo, estas son: la reforma agraria, la reforma integral de la enseñanza, la nacionalización de empresas, entre otras; esboza también cuál sería el programa a aplicar por el gobierno revolucionario establecido, conocido históricamente como el Programa del Moncada; acusa a Fulgencio Batista por las violaciones cometidas al escenificar el golpe de estado del 10 de marzo de 1952, denuncia los crímenes cometidos por la tiranía y en todo momento va retomando la vigencia histórica del pensamiento del Apóstol, como el autor intelectual de las acciones del 26 de julio:

“Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre, ¡tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno, su pueblo es fiel a su recuerdo; hay cubanos que han caído defendiendo sus doctrinas, hay jóvenes que en magnífico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darle su sangre y su vida para que él siga viviendo en el alma de la patria. ¡Cuba, qué sería de ti si hubieras dejado morir a tu Apóstol!”

La frase con que cerró su alegato de autodefensa, recoge en sí misma el ímpetu, el coraje, la honradez y la intelectualidad de Fidel al expresar:

“Condenadme no importa, la Historia me Absolverá”, dio señal de que no había miedo, solo se quería lograr de una vez por toda el triunfo revolucionario.

Tan importante fue el alegato de Fidel en lo político, como en cuanto a los argumentos jurídicos que expuso llegando a convertirse de inmediato en el programa político de la nueva etapa de lucha que se había iniciado, el cual dejó plasmado en él, una asombrosa visión futurista, al definir la estrategia a seguir para hacer realidad los anhelos libertarios del pueblo cubano, su posición antiimperialista y el trazado irreversible del camino revolucionario transitado por nuestro pueblo hasta los días presentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s