Trump: Sus primeros 100 días


trump-2
Por: Nicanor León Cotayo
El balance de este corto período reafirma el zig-zag que podría seguir caracterizando peligrosamente su actuación. Una periodista de la Associated Press (AP), Julie Pace, entrevistó a Donald Trump y facilita subrayar cuestiones que no deben pasar inadvertidas.

Lo hizo en ocasión de sus primeros 100 días al frente de la Administración y durante un diálogo que se extendió por una hora.

Ella comenzó haciendo un apretado resumen de lo sucedido en ese lapso, donde  abunda lo inesperado.

Cuando sorprendió a líderes mundiales con su “imprevisibilidad” y recibió elogios por un inesperado ataque contra Siria.

La periodista Julie Pace recordó que durante su campaña electoral Trump prometió hacer un cambio inmediato, pero ahora admitió: “eso es imposible en Washington”.

Su entrevistadora comentó que “mantiene su sello de  bravuconería” y la confianza de un vendedor en ascenso, pero se muestra preocupado porque muchas de sus expectativas para los 100 primeros días en el cargo “no se cumplirán”.

Sin embargo, al menos aparentemente, el multimillonario presidente restó importancia a la evaluación de ese famoso período.

¿Qué dijo? A contrapelo de la tradición manifestó que “no es muy significativo”, un presidente necesita mucho más tiempo para que se sienta su impacto.

Luego asomó una de las tantas maquinaciones de la política estadounidense al añadir:

Nuestros presidentes modernos tratan de aprovechar el capital político y buena voluntad que acompañan la llegada de un nuevo mandatario.

Aquí la periodista Pace formuló una aclaración devastadora: Aunque Trump no posee ninguna de las dos cosas.

Es una figura que provoca  divisiones, sacó menos votos que Hillary Clinton, y alcanzó la victoria en el Colegio Electoral con un estrecho margen.

¿Y luego de iniciar la presidencia? Según casi todos los sondeos de opinión no le ha acompañado el 60 por ciento de los entrevistados.

Trató dos veces de cerrar puertas a la inmigración, pero fracasó y sus proyectos quedaron en suspenso por jueces federales.

Sufrió un durísimo golpe  cuando legisladores de su partido bloquearon una de sus más importantes promesas electorales, anular el Obamacare.

O sea la iniciativa de salud que respaldaron muchos estadounidenses bajo el gobierno de Barack Obama.

Ella no incluyó, entre otros, el seguimiento dado a los planes subversivos contra Venezuela, llamados hasta aquí al fracaso.

Así como el apenas encubierto delirio militarista que va asomando sus orejas entre influyentes sectores de Washington.

Un apunte final de la periodista Julie Pace, aparentemente fuera de contexto, cerró la entrevista que hizo al Comandante en Jefe de Estados Unidos:

“..disfrutó cuando apretó un botón rojo y de inmediato apareció un mayordomo con una Coca Cola para el mandatario.”

Este último, vale no olvidarlo, exhibe como única experiencia en su vida los trajines empresariales.

De ahí su expresión de cruda franqueza al decir con tono casi lastimoso a quien dedicó una hora de entrevista:

“Este es un ambiente muy duro”, y “no por culpa mía necesariamente”.

Buen final en sus primeros 100 días a la cabeza del Gobierno todavía más poderoso de la Tierra.

Tomado de CubaSí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s