Déborah, ingeniera química y notable combatiente clandestina


NPG x132297; Mariela Castro EspÌn; Vilma EspÌn Guillois by Ida Kar

Por: Nancy Pérez Medina

Fue incansable luchadora por la emancipación de la mujer y la defensa de los derechos de la niñez, la juventud y la familia. En su quehacer en defensa de los humildes, trascendió fronteras …

Nació el 7 de abril de 1930 en Santiago de Cuba en el seno de una familia de la alta burguesía: su padre era un ejecutivo y accionista de la firma Bacardí, y su madre, de ascendencia francesa. En su árbol genealógico estaba el yerno de Carlos Marx y fundador del Partido Comunista Francés, el santiaguero Paul Lafargue, primo de su abuela materna. Tuvo cuatro hermanos.

Su vida estuvo llena de ternura y coraje. Fue una importante personalidad del movimiento revolucionario cubano. Con el nombre de guerra Déborah, se destacó como notable combatiente clandestina bajo las órdenes de Frank País García, en especial durante el Alzamiento del 30 de Noviembre de 1956 en su ciudad natal.

Se unió al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra cuando su vida corrió extremo peligro en la insurrección urbana. Nombrada miembro de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio, a pesar de sus labores revolucionarias, se graduó de ingeniera química y cumplió funciones en el ejercicio de esa profesión.

El 22 de junio de 1958 Raúl Castro ordena la detención de 50 ciudadanos norteamericanos que se encontraban en la zona que controlaba. Esta medida debía obligar al gobierno de Fulgencio Batista abstenerse de bombardear con la Fuerza Aérea la zona rebelde. Batista accede, y el 18 de julio de 1958 todos los rehenes fueron liberados sanos y salvos. Durante esta operación, ella era quien ejercía de intérprete del inglés.

En 1959 fue designada directora general de la nueva cadena nacional de radio– Radio Rebelde–, basada en la fusión de la modesta emisora de los revolucionarios de la Sierra Maestra de igual nombre y la cadena nacional CNC Reloj de Cuba.

Desde 1976, al constituirse la Asamblea Nacional del Poder Popular, fue elegida Diputada y miembro del Consejo de Estado. Presidió varias comisiones de la Asamblea Nacional, como la Comisión Nacional de Prevención y Atención Social, y la Comisión Permanente de Atención a la Juventud, la Niñez, y la Igualdad de Derechos de la Mujer. También fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Sencilla e intransigente fue una incansable luchadora por la emancipación de la mujer y la defensa de los derechos de la niñez. Como conductora principal de las acciones políticas y estatales materializó el acceso de las cubanas a todo lo que merecían. También era amiga leal y fiel compañera de todas las féminas del mundo.

De extraordinaria vocación martiana y patriótica, es considerada una de las mujeres más excepcionales de la Revolución. Desde joven estuvo ligada a las mejores causas de la Patria. Al triunfo revolucionario en 1959, por encargo de Fidel encabezó la unificación de las organizaciones femeninas y luego la constitución de la Federación de Mujeres Cubanas.

En su fecunda vida trascendió fronteras defendiendo a los humildes como vicepresidenta de la Federación Democrática de Mujeres (FDIM) y en el largo y complejo proceso de formación de la gran familia llamada Cuba, no escatimó esfuerzos. Los valores éticos la acompañaron para toda la vida.

Recibió múltiples condecoraciones, títulos y órdenes nacionales e internacionales, como el Premio Lenin de la Paz.

Falleció de cáncer el 18 de junio de 2007.

De ella sus amigos y compañeros de lucha han dicho que fue leal esposa y madre de numerosos hijos. En ella sobresalía un sentido muy alto de la justicia, el compromiso con la verdad, su afán por transformar mentalidades y modificar costumbres. Educar fue una razón de su vida.

La recuerdan desafiando el peligro, labrando el camino luminoso de la Patria que ayudó a construir.

A todos nos deja un ejemplo insuperable de lealtad, firmeza, sacrificio y modestia, así como su ternura, intransigencia ante lo mal hecho, y su defensa de los valores principales que deben caracterizar a los seres humanos.

Por supuesto que hablamos todo el tiempo de la Heroína de la Revolución Cubana, Vilma Espín Guillois.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s