Socialismo o barbarie en América Latina: ¿quo vadis?


PRESIDENTES-LATINOAMERICANOS-CARACAS-DESPEDIR-CHAVEZ_IECIMA20130306_0047_7
Por: Eddy Mac Donald Torres y  Yaimara Cao García

Los acontecimientos recientes en Latinoamérica, advierten un antiguo debate en la academia sobre la pertinencia y eficacia de las transformaciones sociales desde los sistemas políticos liberales. Su permanencia y profundidad cobran en la actualidad ribetes transcendentales, retornando interrogantes acerca del fin de un ciclo revolucionario en la región, encontrándose respuestas en las antípodas de dichas observaciones.

La pérdida de las elecciones en Argentina primero y luego en Venezuela el 6 de diciembre de 2015, sumado al hecho que en Bolivia Evo Morales no pudo ser propuesto como candidato del Movimiento al Socialismo para otro período a continuación de su mandato como presidente y, las constantes pujas de la derecha en Brasil por destituir a Dilma Rousseff en lo inmediato, así como intentar eliminar políticamente a Lula da Silva, constituyen las realidades más visibles del retroceso de la izquierda y el ascenso de la reacción conservadora en la región.

Sin embargo, sus causas más profundas habría que encontrarlas en las respuestas a las preguntas: ¿Cómo hacer la Revolución hoy? ¿Es posible construir un sistema anticapitalista desde la democracia burguesa? ¿Volverá a enseñorearse el neoliberalismo como modelo en la región? ¿Cuáles son los desafíos que tiene la izquierda en el poder en América Latina? ¿Se estará legitimando la tesis de la muerte del sujeto social? (1)

Para intelectuales como Fernando Martínez Heredia y Atilio Borón se está gestando la matriz de opinión que pondera la conclusión del período progresista, persiguiendo provocar un efecto desesperanzador en los pueblos.(2)

La idea de traer al horizonte de reflexión cubano el nuevo momento por el que transita la izquierda en América Latina responde a una triple necesidad, por un lado, sistematizar la teoría marxista de la Revolución social, de otro comprender la nueva estrategia de dominación norteamericana hacia Cuba que en letra de Silvio Rodríguez significa, servir pasado en copa nueva y por último, repensar las circunstancias desde las fortalezas que podrán facilitar la unidad de la izquierda revolucionaria ponderando el análisis tercermundista desde la Ciencia Política que se construye con enfoque sur. Los autores de este artículo pretenden aproximarse a dichas teorías y ofrecer un punto de vista propio.

Polémicas dentro del Marxismo acerca de la Revolución Social

El escenario latinoamericano para la izquierda se ha complejizado desde la pérdida física de Hugo Rafael Chávez Frías, uno de los principales líderes del llamado Socialismo del siglo XXI (3) y la Revolución Bolivariana de Venezuela. En el nuevo contexto se hace necesario la construcción de un liderazgo colectivo pues también Cuba -baluarte de resistencia-, se aproxima a la salida en las próximas elecciones de 2018 de su liderazgo histórico, donde habrá que pensar en un diálogo entre iguales debiendo retomar el Partido Comunista el lugar de vanguardia y conducir el proceso revolucionario iniciado en 1959. Unido a lo anterior, se debe valorar con justeza los alcances y las limitaciones de estos procesos de cambio, sin perder de vista su desgaste en el tiempo y la impostergable urgencia de sobrepasar las conquistas alcanzadas.

En obras de Marx y Engels aparece el concepto de revolución permanente, utilizado en 1844, en La sagrada familia y en 1850 en un Mensaje del Comité Central a la Liga de los Comunistas. “(…) nuestros intereses y nuestras tareas consisten en hacer la revolución permanente hasta que sea descartada la dominación de las clases más o menos poseedoras, hasta que el proletariado conquiste el poder del Estado, hasta que la asociación de los proletarios se desarrolle, y no sólo en un país, sino en todos los países dominantes del mundo, en proporciones tales, que cese la competencia entre los proletarios de estos países, y hasta que por lo menos las fuerzas productivas decisivas estén concentradas en manos del proletariado” (4). Finalizando el escrito y observando la situación de Alemania dirán: “Pero la máxima aportación a la victoria final la harán los propios obreros alemanes cobrando conciencia de sus intereses de clase, ocupando cuanto antes una posición independiente de partido e impidiendo que las frases hipócritas de los demócratas pequeño burgueses les aparten un solo momento de la tarea de organizar con toda independencia el partido del proletariado. Su grito de guerra ha de ser la revolución permanente” (5).

Para el siglo XX el concepto lo retoma León Trotsky destacando tres ideas claves del mismo; la primera “(…) encierra el problema del tránsito de la revolución democrática a la socialista”(6), la segunda, refiere “(…) el carácter permanente de la revolución socialista” (7) y la tercera, tiene que ver con “El carácter internacional de la revolución socialista” (8). Para Trotsky: “La revolución permanente, en el sentido que Marx daba a esta idea, quiere decir una revolución que no se aviene a ninguna de las formas de predominio de clase, que no se detiene en la etapa democrática y pasa a las reivindicaciones de carácter socialista abriendo la guerra franca contra la reacción, una revolución en la que cada etapa se basa en la anterior y que no puede terminar más que con la liquidación completa de la sociedad de clases” (9). Esta noción –desde nuestro punto de vista- resulta pertinente en las circunstancias de la región.

Cabe destacar las diferentes lecturas que se le dio al concepto por algunos  seguidores de Marx, con lo cual, toda Revolución social debía necesariamente transitar por dos etapas; antes de declararse su carácter socialista. Los fundadores del marxismo vivieron las oleadas revolucionarias en la Europa del siglo XIX y escribieron incluso sobre las sublevaciones campesinas en Alemania. Sus observaciones son válidas para aquella época e incluso para ésta, siempre que se asuman de forma crítica. Constituye una revelación cómo Marx y Engels en Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850, alertan sobre la falta de madurez de las aspiraciones proletarias, sentencian que el método de lucha de barricadas es anticuado y plantean el valor del sufragio universal y las posibilidades que ofrece de lucha en el parlamento. De ahí que digan: “Pero con este eficaz empleo del sufragio universal entraba en acción un método de lucha que se siguió desarrollando rápidamente. Se vio que las instituciones estatales en las que se organizaba la dominación de la burguesía ofrecían nuevas posibilidades a la clase obrera para luchar contra estas mismas instituciones” (10).

En la práctica política de  países latinoamericanos como Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina, Brasil y Uruguay tomará validez la tesis anterior donde la clase obrera, los indígenas y campesinos han alcanzado ciertas reivindicaciones mediante el voto, siendo la lucha pacífica una alternativa para el necesario cambio. Sin embargo, para el premio de Ciencias Sociales cubano, Fernando Martínez Heredia, el camino hacia la Revolución social no se puede concebir sin la lucha armada. Este criterio es discutible en la actualidad cuando las armas son tan sofisticadas al punto de hacer desaparecer a la propia especie humana.

En la concepción de Marx, la Revolución social debía darse primero en los países económicamente más desarrollados para extenderse luego al resto. La Revolución Socialista de Octubre de 1917 pone en descrédito esta tesis de Marx pues no estaba previsto que triunfara un proceso revolucionario en un país cuya población era el 80% campesina y donde existían fuertes rezagos feudales. ¡Qué decir de la Revolución cubana! Un país como los del resto de América Latina con una economía estructuralmente deformada por siglos de explotación y subdesarrollado, con las connotaciones que encierra este término en el plano económico, político, social, ideológico y cultural.

Otro concepto utilizado por Marx es el de dictadura del proletariado, satanizado por los detractores del marxismo y que por estudios más recientes de las traducciones de los textos del alemán al español del término dictadura, se supone debió abandonar el propio Marx. En la región objeto de de estudio, la categoría antes expuesta se rechaza por las nefastas experiencias vividas en su historia reciente. En la obra El Estado y la revolución  de Lenin, se retoma el concepto para referir una transición revolucionaria entre el capitalismo y la sociedad comunista.

Las aportaciones del líder de la revolución rusa en el camino hacia la construcción del socialismo son de inestimable valor para la conversión de la teoría marxista en praxis revolucionaria. En la propia obra antes citada expresa que el problema de toda Revolución está dado en quién posee el poder.

La lucha de clases y los movimientos sociales

¿Qué ha pasado con la toma del poder político en esta parte del mundo que José Martí bautizó como Nuestra América? Existe un debate en la región, de manera especial en torno a cómo lograr los objetivos liberadores anticapitalistas y puede confirmarse con la circulación del texto Cómo hacer la revolución sin tomar el poder de John Holloway, que se presenta como un intento serio de cuestionar la historia de las izquierdas y preguntarnos cuáles son los fines y los medios idóneos para llevar a cabo la transformación social. El autor de este libro excluye la historia, la política y la lucha de clases de sus análisis.

Muy al contrario, Guillermo Almeyra (11), refiere en entrevista ofrecida a la Revista La Guillotina de México, que vivimos en un mundo de lucha de clases donde la izquierda que está emergiendo en el mundo es muy diferente a la anterior. “Vivimos la emergencia de gobiernos que plantean la necesidad de atender lo local, pero los estados nacionales están acotados por una política capitalista global” (12). Los intríngulis de los cambios sociales y políticos en estos gobiernos deben sustentarse en una noción del poder popular que según el comunista italiano Antonio Gramsci, debe hacerse hegemónico antes que la clase dirigente tome el poder gubernativo. El debate de un bloque contrahegemónico al poder de las transnacionales y la libertad de la fuerza invisible del mercado, es en la coyuntura que vive la izquierda (13) latinoamericana, un asunto prioritario.

El caso venezolano trae a colación varias interrogantes. Los datos reflejan el alto nivel de abstencionismo donde 1.602.665(14) ciudadanos prefirieron no acudir a las urnas. La polarización en aquel país es de tal magnitud que para algunos analistas es sintomático que la oposición chavista ganó las elecciones parlamentarias y sigue siendo minoría, en tanto otros defienden la tesis de que la derrota del movimiento revolucionario se encuentra a la vuelta de la esquina.

En Internet se citan ejemplos ilustrando la desconexión de dirigentes del pueblo en problemáticas de la vida cotidiana y por otro lado la transparencia del sistema electoral de este país. Huelga decir que este momento de la evolución del proceso revolucionario venezolano pone en alerta roja un peligro que se visualiza en Cuba: la falta de conciencia movilizativa para defender las conquistas alcanzadas. Esto guarda relación con lo que en materia de cultura política puede retardar un proceso tan radical como el cubano o que se queda en cambios que no transforman la esencia capitalista de la base económica en países como Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Argentina, Brasil o Uruguay.

Una situación llamativa es la que está ocurriendo en Brasil, gobernado desde dos mil cuatro por el Partido de los Trabajadores, fundado por Luis Inácio Lula Da Silva quien ha sido objeto de ataques constantes de la derecha del gigante sudamericano, así como el golpe de estado con cariz de juicio político que expulsó vergonzosamente a la legítima mandataria Dilma Rousseff. Las dos principales figuras políticas de la izquierda brasileña han sido y son blancos de los golpes de la clase política burguesa. Lo más reciente ha sido el desmontaje de los beneficios petistas girando a la diestra, recortando o eliminando dichos programas sociales desarrollados durante doce años. En ese período el ingreso del 20% más pobre creció tres veces más que el 20% más rico, la pobreza y la desnutrición se redujeron en más del 15% y 10% respectivamente (15).

Algo similar ocurre en Bolivia en materia de logros sociales donde la pobreza y la desnutrición se redujeron en más de 17% y 18%, respectivamente, además el 40% de los más pobres aumentó tres veces más que la media nacional (16), sin embargo esto no fue suficiente para Evo Morales con el MAS por lo que no fue aprobado como precandidato para un nuevo período presidencial.

En la reciente visita a Cuba del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama y debe destacarse que toda gira de un político imperial, se hace para fijar posiciones sobre determinados fenómenos o intereses para la nación, sector o administración que representa, poniendo –en este caso-, sobre el tapete la política hegemónica del país norteño hacia su “área de influencia”, la que han considerado durante mucho tiempo como su patio trasero, empleando para ello un doble estándar en la consecución de sus objetivos, por un lado el sofisticado y sutil acercamiento diplomático a la isla caribeña y en otro ángulo del asunto se aprecia la política del más fuerte, especialmente hacia el gobierno venezolano, demostrando la intención de recuperar su tradicional dominio en América Latina como hilo conductor de estos meandros.

La época actual de los proyectos progresistas exige de sus dirigentes, partidos políticos y movimientos sociales un constante repensar de lo táctico y lo estratégico, máxime en sociedades mediadas por intereses de clases poco visibles para los más desfavorecidos, independientemente de la incesante labor que ejercen las masas cuando están organizadas, y es que la maquinaria de dominación capitalista se adecúa a los más diversos escenarios, dicho sistema ha sido capaz de recomponerse utilizando disímiles recursos que prolongan su final, absorbiendo en múltiples ocasiones lo contestatario en parte de sí mismo. Lo que hace en extremo compleja la batalla contrahegemónica.

Los movimientos sociales en particular, están siendo objeto de teorizaciones lo mismo desde posiciones emancipatorias que a la inversa. El rol desempeñado por estos es de suma importancia, incluso en fecha anterior al triunfo de la Revolución Socialista de Octubre.

El profesor e investigador Alberto Pérez Lara emplea “la denominación de movimiento social emancipador, para distinguir dentro de la amplia gama de los movimientos sociales, así como de otras organizaciones similares (orgánicas e inorgánicas, institucionalizadas y no institucionalizadas) aquellos que profesan y manifiestan una vocación (incluso una intención) emancipatoria frente al sistema de dominación capitalista y que contribuyen con sus prácticas transformadoras, así como con sus niveles de conciencia crítica a la formación de una sociedad nueva donde tenga lugar toda la diversidad sin explotación-exclusión, con justicia social y ecológica. Una característica esencial de este agrupamiento social está dada en el énfasis que hacen en las demandas de tipo sociales y económicas, por otro lado las formas organizativas y de lucha que adoptan son expresión de una gran creatividad (17).”

Existe una evidente restauración conservadora en Latinoamérica y en Europa, mas, los precios de las materias primas y las cíclicas crisis económicas como parte de la enfermedad estructural del sistema capitalista mundial se conjugan con las aspiraciones crecientes de las personas que salen de las peores condiciones de vida a un estatus superior, aunque sin una verdadera conciencia de clase, sumado al trascendental hecho que los gobiernos de izquierda no producen transformaciones radicales de la base económica y la superestructura convirtiéndose en terreno fértil para el retroceso de las conquistas sociales.

Los procesos nacionales y la anhelada integración sufren frecuentemente por el vaivén de la situación política en la región, organizaciones como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) (18) , es un proyecto que independientemente a mantenerse, está siendo duramente golpeado por lo que ocurre en Venezuela, país, articulador de este mecanismo, igualmente la correlación de fuerzas que un lustro antes existía en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (19) necesariamente ha variado favoreciendo a los neoliberales, quienes ponderan el acercamiento a la superpotencia del norte a través de los Tratados de Libre Comercio (20) con la consecuente cesión de soberanía y la clásica imposición de los poderosos sobre los de menor desarrollo.

Urge para los actores políticos, académicos y pueblos en general la sistematización teórica de estas realidades para que sean utilizadas como instrumentos formadores de conciencia de las clases destinadas a transformar las sociedades hacia mejores condiciones económicas, políticas y sociales con la participación protagónica como eje central de un presente de luchas que permita la construcción de un futuro satisfactorio. Si antes la disyuntiva estribaba en definirse por la izquierda o la derecha política hoy se mantiene la toma de partida, en esta ocasión entre Socialismo o barbarie, aunque a los autores les complace plantearlo mejor, entre Fidelismo (como un tipo de socialismo específico) o barbarie.

Notas:


1- Presupone la clase trabajadora consciente de sí y para sí, en tanto hoy está en el centro de la polémica desde el punto de vista sociológico una nueva definición de la estructura socioclasista, especialmente cuando juegan un papel central en las sociedades posmodernas las tecnologías como medios de producción que ubican a las fuerzas productivas en una situación favorablemente mejor a la de los trabajadores de sectores tradicionales.
2- Participación en un panel dentro de la II Conferencia Internacional Con todos y para el bien de todos, celebrada entre el 25 y 28 de Enero de 2016 en La Habana, Cuba.
3- Es reconocido el debate acerca del socialismo del siglo XXI o en el siglo XXI. Si se acepta el primero se dejaría de reconocer procesos iniciados en el siglo XX como la Revolución cubana y el heroísmo de su pueblo luego del derrumbe del socialismo en Europa del Este. Aunque el término lo acuñó Heinz Dietrich en el año 2005.

4- Marx, Carlos y Federico Engels. Mensaje del Comité Central a la Liga de los Comunistas. Obras Escogidas, Tomo I, pág. 183
5- Ibídem. p. 189
6- León Trotsky. La Revolución permanente. Traducción de Andreu Nin. Madrid: Ediciones Júcar, 1976, p.1.
7- Ibídem. p. 3.
8- Ibídem. p. 3.
9- Ibídem. p. 1.

10- Carlos Marx y Federico Engels. Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850. Obras Escogidas en tres tomos, Tomo I. Editorial Progreso, Moscú 1973, pág. 201

11- Guillermo Almeyra es historiador, investigador y periodista, doctor en Ciencias Políticas, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, académico de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM y periodista del diario mexicano La Jornada. Además, Almeyra ha participado en procesos políticos, sociales e incluso guerrilleros en Yemen, Argentina, Argelia, Perú y México.

12- Leroux, Jaime y Octavio Moreno. Entrevista con Guillermo Almeyra. Poder, antipoder y contrapoder. Revista La Guillotina, México, 2 de enero de 2011, pág. 8.

13- Asumimos por izquierda las opciones políticas que propugnaban el cambio político y social revolucionario anticapitalista. Ser de izquierda es, optar por los pobres, indignarse ante la exclusión social, inconformarse con toda forma de injusticia, considerar una aberración la desigualdad social y aspirar a un nuevo poder político que coloque a los oprimidos en el camino a la emancipación humana. Nota de los autores.

14- Tomado de https://medium.com/@bitacoranova/venezuela-abstenci%C3%B3n-castigo-o-cambio-b909f1b87471#.nvhlgwktb (Consultado 5 de enero de 2015).

15- De acuerdo a datos de la cadena multiestatal Tele Sur que lo tomó de Registros Estadísticos de la Unidad Central de Cooperación Médica, en:  https://www.pinterest.com/pin/503418064571097046/ (Consultado 1 de Marzo de 2016).
16- Ibídem

17- Tomado de Pérez Lara, Alberto. La articulación del movimiento social y político de la emancipación, artículo como parte de la bibliografía sobre Movimientos Sociales de la 1ra edición de la Maestría en Estudios Sociopolíticos en la Escuela Superior del Partido, Ñico López, La Habana, 2016.

18- La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) es una plataforma de integración de los países de América Latina y el Caribe, que pone énfasis en  la solidaridad, la complementariedad, la justicia y la cooperación, que tiene el propósito histórico fundamental de unir las capacidades y fortalezas de los países que la integran, en la perspectiva de producir las transformaciones estructurales y el sistema de relaciones necesarias para alcanzar el desarrollo integral requerido para la continuidad de nuestra existencia como naciones soberanas y justas. Es, además, una alianza política, económica, y social en defensa de la independencia, la autodeterminación y la identidad de los pueblos que la integran. Los países que actualmente integran el ALBA-TCP son: Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Mancomunidad de Dominica, Antigua y Barbuda, Ecuador, San Vicente y Las Granadinas, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves y Granada. Tomado del sitio digital http://alba-tcp.org/content/alba-tcp, (Consultado 5 de febrero 2016).

19- La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) es un mecanismo intergubernamental de diálogo y concertación política. Su membresía incluye a los treinta y tres (33) países de América Latina y el Caribe. Surge con el compromiso de avanzar en el proceso gradual de integración de la región, haciendo un sabio equilibrio entre la unidad y la diversidad política, económica, social y cultural de los 600 millones de habitantes de América Latina y el Caribe. Publicado en: http://www.sela.org/celac/quienes-somos/que-es-la-celac/ (Consultado 14 de Enero de 2016).

20- Algunos aprobados hace más de dos décadas, como es el caso del que afecta a Norte América (TLCAN) y que incluye a Canadá, Estados Unidos y México. Otros de recientísima firma, como es el TransPacífico (TPP), que abarcará a 12 países de la cuenca de este océano. Y otros próximos como el TransAtlántico (TTIP) que ahora se negocia a puerta cerrada entre Estados Unidos y la Unión Europea. Hay un cuarto tratado más (TISA), que también se negocia secretamente entre 50 países. Como podemos suponer, todos ellos tienen a Estados Unidos como denominador común aparente y todos ellos se caracterizan por el secretismo de los términos de negociación de los mismos y por lo inconsultos que son para los distintos pueblos y países afectados. Tomado de Rebelión.org en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=204457 (Consultado 6 de Febrero 2016).

Bibliografía:
Marx, Carlos y Federico Engels. Mensaje del Comité Central a la Liga de los Comunistas. Obras Escogidas, Tomo I, pág. 183.

Marx, Carlos y Federico Engels. Las luchas de clase en Francia de 1848 a 1850. Obras Escogidas en tres tomos, Tomo I. Editorial Progreso, Moscú 1973, pág. 201.

León Trotsky. La Revolución permanente. Traducción de Andreu Nin. Madrid: Ediciones Júcar, 1976, p.1.

Leroux, Jaime y Octavio Moreno. Entrevista con Guillermo Almeyra. Poder, antipoder y contrapoder. Revista La Guillotina, México, 2 de enero de 2011, pág. 8.

Pérez Lara, Alberto. La articulación del movimiento social y político de la emancipación, artículo como parte de la bibliografía sobre Movimientos Sociales de la 1ra edición de la Maestría en Estudios Sociopolíticos en la Escuela Superior del Partido, Ñico López, La Habana, 2016.

Webgrafía: 

Disponible en:  https://medium.com/@bitacoranova/venezuela-abstenci%C3%B3n-castigo-o-cambio-b909f1b87471#.nvhlgwktb

Disponible en:  https://www.pinterest.com/pin/503418064571097046/
Disponible en:  http://alba-tcp.org/content/alba-tcp

Disponible en:  http://www.sela.org/celac/quienes-somos/que-es-la-celac/

Disponible en:  http://www.rebelion.org/noticia.php?id=204457

Anuncios

13 comentarios en “Socialismo o barbarie en América Latina: ¿quo vadis?

  1. Está claro que América Latina está viviendo un peligroso retroceso, me refiero a todo lo que como bien se explica en el artículo está pasando en torno a los gobiernos progresistas y de izquierda en el área. En Brasil el golpe a la democracia como llaman algunos,con las maniobras contra Dilma y Lula, en Argentina las olas de medidas que atentan contra una sociedad que estaba encaminada por Cristina para ser más justa y así puedo seguir mencionando ejemplos. Soy del criterio que una Revolución o un proceso de cambio tan radical como los que defiende la izquierda latinoamericana no pueden llevarse a cabo, al menos no completamente sin una lucha armada. Veamos que pasó en Argentina, al final fue el pueblo quien votó por Macri, ¿no tuvo en cuenta los avances del gobierno de Cristina? En Venezuela fue el pueblo quien provocó, quizás por la ignorancia de muchos que ahora hallan un conjunto de personas con un poder capaz de amenazar en diferentes cuestiones el poder del mismo presidente. Soy consciente de que la violencia trae consigo daños irreparables, pero si es por un bien mayor hay que como dijera el comandante en jefe “defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio” para que los cambios sean perdurables, para que sea más difícil olvidar la historia.

  2. Es verdad que el socialismo tiene una ardua tarea hoy en día debido a la constante oposición que constantemente le realiza la derecha para tomar el poder político y económico de los países en todo el mundo; en muchos de los cuales ya ha ido teniendo cierto índice de éxito como su puede ver aquí en la explicación de este articulo. Esto sucede principalmente porque las personas que viven en dichos países de izquierda no viven respectivamente bien, la mayoría, y estos son unos de los varios puntos débiles que atacan los políticos derechistas para hacer creer a la gente que se necesitan cambios sustanciales equívocos en el país. La reacción hace uso de artefactos y medios como el internet y las redes sociales para difundir verdades distorsionadas y algunas mentiras de desconocimiento de la mayoría para evidenciar su supuesta necesidad de un cambio de política, así como hacen un enfoque solo en las cosas negativas desviando el punto de atención de los logros que se han llevado a cabo gracias a la revolución social como en Venezuela y Bolivia.

    • Los países de Ámerica Latina en los cuales se han estado gestando en los
      últimos años gobiernos progresistas están experimentando hoy en día un
      evidente y peligroso retroceso, como bien se explica en el artículo. En
      Argentina a partir de la toma del poder por Mauricio Macri se han estado
      ejecutando una serie de medidas que han perjudicado los avances que se
      habían logrado en este país sobre todo en el tema del desempleo , en
      Brasil el golpe a la democracia o golpe blando como llaman algunos,
      destituyendo a Dilma y la persecución o presión mediática sobre Lula han
      provocado la impotencia de la mayoría del pueblo brasileño que ve ante sus
      ojos como se pisotea la democracia por más de la mitad de los diputados en
      el gigante sudamericano y que ahora tienen que remar contra corriente para
      recuperar los avances que se habían logrado y el orden político, como
      estos hay otros ejemplos que ya han sido mencionados en el artículo
      anterior. Creo que un proceso de cambio tan radical como el que se
      necesita en nuestra América no puede llevarse a cabo sin la absoluta
      decisión y convicción del pueblo en el que se geste y con la ayuda
      constante de simpatizantes de la causa en cualquier lugar del mundo , sin
      cambios o reformas sólidas en las constituciones de cada uno de estos
      países así como un pueblo dispuesto a defenderlas a cualquier precio.
      Además se necesita de un mayor control de los medios de comunicación y lo
      que es fundamental un líder capaz y consistente en el proceso revolucionario , también de un intenso trabajo político e ideológico con la mayoría del pueblo pero fundamentalmente con las masas más humildes y los jóvenes que ha su vez forman la gran mayoría de la población de cualquier país del Tercer Mundo.A su vez también se requiere del apoyo incondicional de las fuerzas armadas que no pueden estar desligadas de los interéses del pueblo.Entiendo que para lograr revoluciones se necesita de cambios radicales en algún momento en beneficio de la gran mayoría del pueblo como paso en nuestro país con la reforma agraria o la nacionalización de las empresas.

  3. América Latina es un conglomerado, cada vez menos armónico, de realidades distintas. Está claro que la región participa de una herencia común. Es cierto que casi todos los países de la región comparten el mismo idioma, una arquitectura política similar, ordenamientos jurídicos análogos y algunos valores fundamentales que han alentado, entre muchas otras cosas, un sentido particular de la justicia social
    pero debemos admitir, además, que la región exhibe también patologías similares: una nefasta propensión al populismo y a la demagogia, un compromiso vacilante con la democracia liberal y el Estado de derecho, un récord de violencia bárbaro y difícil de extinguir, un escandaloso expediente de corrupción y una dificultad proverbial para traducir las promesas políticas en realidades concretas.Cuando se habla de la situación de la democracia en América Latina se debe tener cuidado de no comparar la democracia de Chile con la de Venezuela; o la de Uruguay con la de Nicaragua. Asimismo, cuando se habla de inseguridad, debe distinguirse entre el caso de Honduras y el de Costa Rica, o entre el de México y el de Panamá.Existen países en donde los gobiernos son elegidos, pero las libertades individuales son irrespetadas. En otros, las libertades individuales son reconocidas, pero no exigibles por la ausencia de órganos judiciales fuertes y transparentes.

    • Para nadie es un secreto que América Latina en los últimos años ha sufrido cambios en la esfera política no muy favorables para los pueblos, pareciera que el retroceso en algunas cuestiones se asomara a la puerta, el camino recorrido por los más pobres en aras de lograr una verdadera democracia pudiera estarse desmoronando, los hechos hablan por sí solo: primeramente en Argentina y luego en Venezuela la extrema derecha gana las elecciones, en Bolivia Evo no puede seguir con su mandato en el próximo período de gobierno y en Brasil Dilma no puede asumir la presidencia por las incontables trabas que se ha inventado la derecha, sumándole además la muerte de Chávez hace ya unos años y en Cuba recientemente la irreparable pérdida de nuestro líder histórico. Aun así, considero que no se termina el proceso revolucionario en América Latina, contamos con un socialismo sólido en una Cuba rejuvenecida por los cambios necesarios de la época, los pueblos de Argentina y Venezuela están dispuestos a rectificar, ya percibiendo el retroceso que ha traído consigo algunas decisiones tomadas sin un análisis previo. En general solo queda recuperar lo perdido y mantener el trabajo político e ideológico que es uno de los factores más influyentes en la política.

  4. Creo que lo que está ocurriendo en América Latina hoy en día es digno de reflexión, ya que hace años atrás contemplábamos una creciente supremacía de los partidos de izquierda lo que nos hacía, volver a la fe de que Latinoamérica independientemente de los intentos desestabilizadores propiciados por los Estados Unidos, lograría al fin ser una. Pero los hechos actuales opacan esta realidad. Ver lo sucedido como se explica en el artículo en países hermanos como Venezuela, Argentina, Brasil, Bolivia etcétera, dan un norte de un retroceso al avance de los partidos de derecha, eso si un avance sucio, corrupto, e indiscriminado ya que para nadie es un hecho de que a veces la justicia parece desaparecer. No quiero ser radical, al expresar lo siguiente pero la historia de la humanidad ha demostrado que la guerra es lo más ruin, sucio y desastroso que existe, pero a su veces es mediante esta que se logran los objetivos cuando no queda otro remedio, un caso similar es Cuba, donde los cubanos desde sus gestas independentistas comprendieron que este era el único medio para lograr el fin ¨La INDEPENDENCIA¨ , por esto creo y no ínsito pero creo que está llegando el momento de que América Latina sea libre, y se separe del yugo en que se encuentra y solo hasta ese entonces no sabrá lo que es el sabor de la libertad plena. Al fin y al cabo, todos somos americanos y donde uno sangre todos lo harán como dijese nuestro eterno comandante ¨Este es tiempo virtuoso y hay que fundirse con el¨.

  5. A modo de resumen con una frase de Salvador Allende “Los hombres y pueblos sin memoria, de nada sirven; ya que ellos no saben rendir culto a los hechos del pasado que tienen trascendencia y significación; por esto son incapaces de combatir y crear nada grande para el futuro.” Los pueblos hoy en día tienen una memoria muy frágil , esto conlleva a las debacles existentes.Las derechas emergiendo imponentes con falsas promesas a su pueblo y la izquierda con la fuerza de unos pocos trata de hacerle frente a las adversas trabas que hay en su camino. En Argentina con el mandato de Cristina Fernandez cuyas acusaciones eran de vivir una vida de lucro a costa de su pueblo, se le niega la posibilidad de un nuevo mandato,sin embargo bien cara le salio la apuesta por Macri a los argentinos ya que en el poco tiempo de su mandato ha destrozado todo por lo que la anterior presidenta luchó .Por otra parte tenemos a Venezuela que con la humillante derrota que tuvo en las elecciones del parlamento de los diputados se vio reflejada como una vez más el pueblo latino vuelve a padecer de amnesia de cara a la historia olvidando todo por lo que se luchó y se seguirá luchando por y para el pueblo.

  6. América Latina presenta actualmente una extraordinaria paradoja. Por un lado, la región puede mostrar con gran orgullo más de dos décadas de gobiernos democráticos. Por otro, enfrenta una creciente crisis social. En parte por las acciones que está tomando estados unidos para desestabilizar a los gobiernos a través de diferentes medios. la mejor vía para solucionar la situación existente es demostrar a los ciudadanos que los gobiernos democráticos trabajan en las cuestiones que verdaderamente preocupan a la gente, que no trabajan para enriquecerse y en beneficio personal. Hay problemas, muchos y algunos muy graves, pero guardamos la memoria de ese pasado y querríamos que no se agote en nosotros, que nuestros hijos sepan que la libertad no nació espontáneamente, que protestar, hablar, pensar y decidir con la dignidad de mujeres y hombres libres fue una conquista dura y prolongada. No hay que retroceder, hay que seguir adelante para mejorar la situación existente.

  7. Años atrás se veía a simple vista el próspero futuro de Latinoamerica encaminados de las manos de Chávez, Fidel, Lula da Silva ,Dilma Rousseff, Cristina Fernández, Evo Morales entre otros.Hoy en día se pone en tela de juicio ese futuro, debido al auge que ha tomado la derecha, con el único fin de tomar el poder político y económico en el mundo entero. En Brasil Dilma no puede asumir la presidencia debido a las absurdas acusaciones que se le adjudican ,con el único fin de que la derecha ascienda al poder político, en Venezuela con la muerte Comandante Chávez el ala derecha ha venido desarrollándose cada vez más ocasionando la desestabilización en grandes del país en grandes ramas de la sociedad , en Bolivia el presidente Evo Morales, perdió una batalla electoral por primera vez en más de 10 años lo que implica que no pueda ser electo nuevamente como presidente .No obstante no podemos retroceder, hay que seguir adelante para mejorar la situación actual y como dijera nuestro Comandante en jefe “Socialismo o Muerte “

  8. El “socialismo” en América Latina ha sido y es parte de una realidad histórica. Toda nuestra historia tiene la marca imborrable del socialismo. En la actualidad el Socialismo corre un grave peligro, pues la derecha se esta haciendo sentir en gran parte de América Latina, sin importar a cuantas personas y familias del mundo entero dañan o perjudican ya sea económica o moralmente.
    La mision de nosotros es resistir, como nos enseño nuestro líder histórico Fidel Castro Ruz, ser pacientes, actuar siempre por el bien comun con todos y para el bien de todos y hasta la victoria siempre…

  9. El mundo para que sea mundo tiene que haber de todo, por lo que el echo de que se ponga en duda un futuro prospero solo debería enfocarnos en demostrar que si es posible, y que junto a las ideas de Fidel, Marti, Chavez y todos esos ideales que mueven este socialismo puede verse esa luz de properidad a un mundo mejor y más humano, como bien comenta Bienvenido Hanly, nuestra misión es resisitir , pero también tenemos la misión de desmentir todas aquellas campañas difamadoras que solo nublan las ideas de las personas que sin conocer adoptan una posición equivocada pues escuchan y asumen hechos inciertos. Todos tenemos la tarea de abrir nuestras trincheras y superar los obstáculos que se nos presentan, esto solo nos llevará a un camino y es el de la superación y el desarrollo, Nadie nos quitará de nuestros corazones estos años de revolución socialista.

  10. Esta claro que la necesidad primordial de la humanidad es la comunicación y la unión de ideales, además de la necesidad de la emancipación de los seres humanos entre sí. La cual se pierde cada vez más y estos últimos años han representado un duro golpe para el estado social y los ideales de emancipación de los pueblos tras la caída y perdida de las principales figuras del ideal socialista-moderno. Pero lo más importante es que aun no está del todo el socialismo derrotado, por lo menos no estará mientras existan pueblos como el cubano capaz de de levantarse por sus derechos y que ha gozado tanto tiempo del bienestar social y que no retrocede nunca.

    En cuanto a los sucesos ocurridos recientemente en cuanto a la política socialista es imprescindible el apoyo social y demostrativo a los países de América Latina para que entiendan cuanto pierden al rechazar el ideal socialista el ideal de que todo sea para todos y por el bien de todo y que por lo menos sepan que siempre pueden contar con la revolución cubana que se mantiene y se mantendrá inquebrantable

  11. La realidad política de América Latina ha sufrido unos retrocesos que propician el auge de la derecha, sucesos como los ocurridos en Argentina, Venezuela, Bolivia y en Brasil solo son la fiel constancia de la inmadurez patriótica de los pueblos latinoamericanos. Miremos el caso de Venezuela 1.602.665 ciudadanos decidieron no acudir a las urnas para ejercer su derecho al voto propiciando que la oposición chavista ganara las elecciones parlamentarias, no tan lejos lo sucedido en Argentina donde su propio pueblo eligió a Mauricio Macri en vez de apoyar a la sociedad que estaba encaminada por Cristina, todos estos avances de la derecha son posible únicamente por la falta de unidad del pueblo latinoamericano y como mencionaba anteriormente por la falta de amor a su patria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s