El primer día sin Fidel


Fidel Castro un paradigma

Por: Eddy Mc Donald Torres

La vida en Cuba cambió para una mayoría de personas que antes del triunfo revolucionario, malvivían y padecían la desidia de una sociedad diseñada en torno a la acumulación de cosas materiales como símbolo de éxito.

Durante alrededor de 47 años Fidel Castro, estuvo al frente de un proceso transformador de la realidad antes descrita, evidentemente una tarea gigantesca sobre todo porque la maquinaria psicológica de un sistema con más de medio milenio de existencia, ha sabido explotar las ambiciones humanas, el yo que todos llevamos dentro, el instinto de conservación ante un peligro, operado de la peor manera.

Los que hemos nacido después de la entrada victoriosa de la caravana libertaria, estamos marcados por la presencia –y no es una palabra traída por los pelos-, de Fidel, por eso me pareció que no era cierta su muerte, mas, la llamada telefónica a la 1:15am de mi madre desde Santiago de Cuba, me despertó las alarmas, inicialmente pensé que había una novedad familiar, su interrogante ¿te enteraste ya de la noticia? Qué pasó, le contesté a la espera de una aciaga información, murió Fidel me dijo entre sollozos, incrédulo le increpé que estaba viendo un filme en la televisión y no me había enterado de nada semejante, me pidió entonces que constatara la certeza de la infausta noticia, de inmediato sintonicé Radio Reloj y en ese preciso instante salía al éter lo que nunca hubiera querido escuchar, Tele Sur me confirmaría lo inevitable con dos locutores cubanos asentados en la casa matriz de Caracas, mi reacción fue tratar de consolar a mi madre, pues ciertamente habíamos perdido a un ser querido.

En la madrugada del 26 de noviembre me mantuve en vilo frente al televisor y a ratos navegando en internet, Cubadebate, había publicado una nota luctuosa con cientos de comentarios, preñados de sentimientos que, sin complejos, me cargaron emocionalmente hasta descargar mi dolor en llanto, no sin antes escribir unas líneas en ese portal. Ciertamente Fidel, para muchos de nosotros es una persona cercana aunque nunca se haya hablado con él, su figura se nos hace familiar, entraba a nuestras casas desde los telerreceptores, la radio, o la prensa del día con sus enormes discursos, explicando cada situación problemática de Cuba y el mundo.

La presencia física del Comandante se hacía una realidad incontrastable ante cualquier situación excepcional, aun en lo más intrincado de la geografía nacional, su pre y ocupación para con los damnificados de los fenómenos naturales era una constante. A Fidel le dolía la desgracia de los otros, sintiéndola como propia, practicaba la ciencia del ejemplo, eso se percibía sin dificultad por su pueblo.

Han transcurrido las primeras 24 horas sin Fidel, su muerte era cosa impensable, pero como ser humano al fin, desapareció físicamente, su vida no habrá sido en vano, sólo si las cubanas y los cubanos no lo dejamos morir, sus ideas de justicia y oportunidades para todos, su esfuerzo para llenar el espíritu de las personas de igual manera que se pondera lo material, no podrá caer en saco roto, si queremos una realidad diferente a la de muchos de los pueblos que nos rodean, si nuestra aspiración es pensar, actuar y sentir por los demás, vivir solidariamente, de forma socialista, comunista u otra denominación altruista o de naturaleza humana, inexorablemente tendremos que serle fieles al legado de Fidel.  No queda otra disyuntiva, Fidelismo o barbarie.

Un comentario en “El primer día sin Fidel

  1. Una vida sin Fidel no la podemos imaginar, pero hay que seguir adelante con sus ideales, defenderlos hasta el final, ya que el nos dio a conocer en el mundo entero cuando Cuba solamente era vista como una isla de vicios. Fidel le dio la oportunidad a millones de cubanos a superarse, a una educación y salud gratis. Las primeras horas sin el fueron muy tristes para el el mundo, el país y en especial para mi comunidad univrsitaria, ya que estudio en la Universidad de las Ciencias Informáticas la universidad de Fidel. Nuestra tarea será, a partir de ahora, no dejarlo ir y mantenerlo simpre en los corazones de una nación que está tan agradecida con el.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s