Destinos en Cuba: San Pedro de la Roca


15712879889_c9af4fed5cPor: Edisvel Melo Estevez*

Es un verdadero privilegio disfrutar hoy de las inmersiones en estos pecios ubicados en un entorno de espectacular belleza donde las rivalidades comerciales y políticas en la región del Caribe durante el siglo XVII tuvieron por resultado la construcción de este castillo, conjunto masivo de fortificaciones erigido en lo alto de un promontorio rocoso para proteger el importante puerto de Santiago. Este intrincado complejo de fuertes, polvorines, bastiones y baterías, edificado con arreglo a los principios de diseño de la Italia renacentista. 

La ciudad oriental de Santiago de Cuba, tuvo que defenderse de los ataques de corsarios y piratas, atraídos por la riqueza de la isla. Esa situación llevó al diseño y construcción de instalaciones defensivas para proteger los intereses de la corona española.

El Morro de Santiago de Cuba, se encuentra de manera espectacular en un promontorio de 60 m de altura en el lado este de la entrada del puerto de la bahía de Santiago de Cuba.

Su excepcional ubicación y su adaptación a la topografía pone el castillo en un grupo ampliamente reconocido de tres de tales fortalezas diseñadas por los famosos arquitectos militares padre e hijo, Bautista y Juan Bautista Antonelli, los otros son el Castillo de los Tres Reyes en La Habana (Cuba ) y el castillo de San Sebastián en San Juan (Puerto Rico).

Un ataque de Inglés en 1662 llevó a la destrucción del castillo. Fue reconstruido y ampliado sustancialmente en 1663-1669.

El castillo fue debilitado por los terremotos de 1675, 1678 y 1679, pero fue reconstruido y consolidado en 1693-1695. Después de un corto período de relativa tranquilidad, Inglaterra adoptó una postura agresiva de nuevo en 1738-1740 y así una nueva ampliación se llevó a cabo. El castillo sufrió daños por terremotos en 1757 y 1766, cuando se aprovechó la oportunidad para incorporar los desarrollos más recientes en la arquitectura militar.

El castillo de San Pedro de la Roca, con sus baterías conexas de La Estrella y Santa Catalina por el canal que conduce al puerto de Santiago de Cuba y la batería de Aguadores en la costa sur, a proteger la bahía de Santiago. El castillo es representante de la escuela española-americana de la arquitectura militar; es una fortificación abaluartada clásico, de origen italiano y del diseño del renacimiento. Está construido sobre un promontorio con acantilados llegando a más de 20 metros. El terreno es tal que los diversos elementos se podrían construir de una serie de terrazas, una encima de otra, y unidas por una serie de escaleras.

La parte más antigua del castillo es La Lengua del Agua Revellín, donde la fortificación de esta importancia estratégica promontorio comenzó en 1590. Es en el nivel más bajo, justo por encima de línea de pleamar. Además de la plataforma de tiro fortificado, que consiste en un depósito de pólvora, un edificio de mando y un puesto de guardia.

Luego viene la Plataforma Sacramento Santísimo, los elementos de los cuales incluyen emplazamientos de cañones, un polvorín y cuartos para su guarnición. El conjunto de esta parte del castillo tomó su forma actual durante la reconstrucción a mediados del siglo 18, y fue en este momento que se añadieron al Norte y Sur bastiones.

La Plataforma de la Santísima Trinidad es el nivel más alto del castillo principal, y fue construido en la década de 1660. Al norte se encuentra el Fuerte de La Avanzada, que completa la cadena de obras menores defensivas para entrar por el lado norte del promontorio, que consta de La Estrella Fort y dos fuertes más pequeños construidos en la década de 1660. Las adiciones posteriores fueron la Torre del semáforo, la Capilla del Santo Cristo y el faro, todo ello construido en 1840, y dos baterías, Scopa Alta y Vigía, construida a partir de elementos prefabricados en 1898 en el momento de la Guerra Hispano -Norteamiricana.

Por toda su historia su valor arquitectónico fue declarado entonces Patrimonio de la Humanidad en 1997, el Castillo de San Pedro de la Roca – también conocido como Castillo del Morro de Santiago de Cuba – era parte de ese sistema defensivo en el este de Cuba, aunque su impacto militar fue mínimo debido a un retraso de varias décadas en su construcción.

Su principal diseñador y arquitecto fue el famoso ingeniero militar italiano Juan Bautista Antonelli, que había estado a cargo de las obras de fortificación en el pueblo de San Cristóbal de La Habana.

Junto con La Socapa, La Avanzada y La Estrella, la fortaleza es parte del sistema defensivo de la bahía de Santiago, y es considerado el más grande y más completo ejemplo de ingeniería militar renacentista europea aplicada a las condiciones del Caribe.

Según la historia, la idea de construir la fortaleza vino del entonces gobernador de ese territorio oriental, Pedro de la Roca y Borja. El Castillo del Morro de Santiago de Cuba, que ha sido objeto de los trabajos de reconstrucción en varias ocasiones, es una joya de la corona arquitectónica de gran valor estético y histórico que atrae a miles de turistas que visitan la ciudad cada año.

En sus paredes pesadas y las torretas, los visitantes pueden apreciar en toda su magnitud la huella de la arquitectura militar desarrollado en Italia, España y Cuba.

Hoy en día, la fortaleza impresionante incorpora a las tradiciones del oriente de Cuba un saludo de artillería para los combatientes que lucharon por la independencia de la isla.

La nueva atracción de San Pedro de la Roca para los visitantes, nacionales y extranjeros, encierra muchas historias que a lo largo de más de 370 años, fuera reconocido por sus extraordinarios valores históricos y arquitectónicos, así como también por ser el ejemplo más vasto y completo de los principios de ingeniería militar del renacimiento en el Caribe. Méritos por lo que fue declarado como Patrimonio de la Humanidad.

Hoy, sus sólidas paredes albergan al Museo de la Piratería, también sus salas recogen los principales acontecimientos vinculados con la batalla naval de Santiago de Cuba, episodio de la guerra hispano-cubano-americana en 1898, así como fotografías vinculadas con los sucesos del Maine, los jefes militares españoles y norteamericanos, el almirante Pascual Cervera y el vicealmirante Sampson, así como y los planos de las defensas costeras y baterías de El Morro.

Todo el complejo es de notable atracción para visitantes nacionales y extranjeros que en considerable número acuden al lugar. Al atardecer, de cada día, se efectúa en el Castillo la tradicional ceremonia del cañonazo mambí, espectáculo de gran impacto visual.

El Castillo del Morro como se le conoce en la caribeña ciudad cubana, 378 años después se yergue desafiante como baluarte defensor de la bahía santiaguera y su pueblo, que le reconoce como uno de sus más preciados símbolos. Con el alto reconocimiento de la UNESCO esta institución honra a la añeja urbe caribeña y sus habitantes, quienes tienen el compromiso de velar por siempre con celo este importante sitio, y preservarlo para las futuras generaciones.

*Compilador de las imágenes y texto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s