Aproximaciones a un debate en torno al marxismo: ¿de Marx?


marx_CubaxDentro

Por: Yaimara Cao García y Eddy Mc Donald Torres

Los acontecimientos ocurridos en la última década del pasado siglo XX en Europa del Este, colocaron ante los estudiosos del marxismo fundacional, un debate sobre la pertinencia y eficacia de esta teoría para la transformación social desde las posiciones más revolucionarias, hasta las más reaccionarias que se hacían eco de la falta de valía de las ideas de Marx, Engels y Lenin para ofrecer una postura racional ante las nuevas dinámicas de la época contemporánea.

Para intelectuales como Isabel Monal, Olivia Miranda, Fernando Martínez Heredia, Jorge Luis Acanda González, Aurelio Alonso Tejada, Adolfo Sánchez Vázquez  y otros,  la matriz de opinión que desde aquel entonces se gestaba dentro y fuera de Cuba, requería atención especial a los fines de no ponderar la tesis del  fin de la historia (1), con lo cual se provocaba un efecto desesperanzador en los pueblos que como Cuba seguían el camino Socialista en la construcción de su proyecto social.

Para este entonces, el marxismo de Marx, se ha visto frente a la lectura positivista que hasta hoy ha permanecido en la manera de asumir  no sólo la teoría sino también el método que situó al marxismo como una filosofía que nace de la crisis de la Modernidad, para convertirse en una filosofía de la Revolución, ante el reto de continuar enriqueciéndose en las nuevas circunstancias históricas.

Diversas corrientes dentro del marxismo (2) ya habían surgido como también disímiles lecturas del marxismo fundacional, pero predominó la visión que otrora presentaba la realidad dividida en esferas autónomas donde cada una funcionaba  con racionalidad propia y  era pecado capital pretender explicar la realidad fuera de esta lógica de funcionamiento. Ya Marx había advertido en su tiempo, dadas las tergiversaciones que sufrió su teoría al calor de las enconadas luchas ideológicas que él no se consideraba marxista. Así mismo, advertía que la realidad sólo fenomenológicamente se  presentaba dividida en esferas aisladas pues tras tal división se ocultaba la realidad esencial que sólo podía explicarse desde un enfoque totalizador.

A la luz de aquellos acontecimientos de fin del siglo XX afloraron interrogantes como ¿Es posible construir y explicar el Socialismo sin contradicciones ni conflictos? ¿Cuáles son los desafíos que tiene la izquierda en el poder en América Latina? ¿Qué marxismo está en crisis? (3).

Es menester recordar que ante aquella coyuntura los referentes conceptuales también cambiaron y el aparato categorial brindado por los fundadores del marxismo tuvo que resignificarse y encontrar los nuevos contenidos, válidos para la necesaria renovación epistemológica. Se convirtió en moda hablar de sociedad civil, claro está desde el enfoque liberal conservador, pocos habían escudriñado en los escritos de Marx y en los aportes de Gramsci sobre dicha temática. Así mismo ocurrió con el concepto transición, por exponer sólo algunos. Las revistas Marx Ahora y Temas que siguen editándose hasta hoy fueron, bajo tales condicionamientos, el escenario donde se libraban los más descollantes debates teóricos.

De Marx es necesario a la luz de estos tiempos sacar las lecciones válidas para los procesos anticapitalistas y emancipatorios que ante un mundo signado por el debate entre la defensa de la vida misma o la muerte supone los nuevos avances de la ciencia y la tecnología puestos al servicio del hombre. Resulta insuficiente presentar en singular al marxismo pues como se ha expuesto el marxismo tiene validez analizarlo desde la pluralidad de posiciones en que se ha desarrollado. Se trata de una teoría que se valida en la praxis revolucionaria.


Notas:

  1. En 1989 se publica un artículo del politólogo norteamericano Francis Fukuyama en la revista The National Interest. Esta tesis recibió un gran impulso debido a los acontecimientos sociopolíticos e históricos acaecidos en Europa del este, recorriendo el mundo con la pretensión de sofocar cualquier intento de Revolución Social. En 1992 se edita un libro con el título El fin de la historia y el último hombre para afianzar desde los postulados liberales su ideología por encima de la utopía anticapitalista. Los sucesos posteriores en la década de los 2000, fundamentalmente en América Latina, hicieron que este autor se retractara de dicha tesis apocalíptica.
  2. El Marxismo analítico es una corriente de pensamiento marxista que surge entre los filósofos y científicos sociales de habla inglesa durante la década de 1980. Está asociado a los académicos del llamado grupo de septiembre. Los miembros más destacados son: Gerald Cohen, John Roemer, Jon Elster, Adam Przeworski, Erik Olin Wright, Philippe van Parijs y Robert-Jan van der Venn. Han desestimado la orientación dialéctica del marxismo. El posmarxismo explora en las distintas interpretaciones de la tradición marxista; es una revisión del pensamiento marxista y no su actualización. Sus mayores representantes son Ernesto Laclau (Argentino) y la Belga Chantal Mouffe. Tomado de Echevarría Fraga, Kenia. ¿Revolución social v/s revolución política?, La Habana, 2015, pág. 1 (Inédito).
  3. Título de un trabajo del Dr. Jorge Luis Acanda González donde divide metodológicamente el marxismo como teoría, como método y como ideología y fundamenta la idea que todavía el marxismo como teoría necesita de nuevos desarrollos teniendo en cuenta que nació de una crisis para estar en crisis permanente, como ideología sigue teniendo validez para el nuevo sujeto social y como método goza de perfecta salud. (Nota de los autores)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s