Supuesto canje de Ana Belén Montes por Johanne Chessimard


11-international-campaignPor: Carlos Benet Pérez

Una nota en el Nuevo Herald, escrita por Nora Gámez Torres da cuenta de la oposición de la congresista Ileana Ros- Lehtinen, de conocidas posiciones anticubanas y una férrea opositora al diálogo entre Cuba y Estados Unidos, al supuesto intercambio entre la prisionera de conciencia Ana Belén Montes, exanalista principal de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) condenada a 25 años de prisión por el delito de conspiración para cometer espionaje a favor de Cuba, por Johanne Chessimard, (luego adoptó el nombre de Assata Shakur) una destacada luchadora afroamericana, quien escapó de una prisión estadounidense luego de haber sido condenada a cadena perpetua por un delito que ella y numerosos activistas de ese país, niegan que haya cometido y que se encuentra residiendo en Cuba.

Ileana Ros reaccionó de esa forma ante la noticia publicada por NBC News, en la que funcionarios estadounidenses (sin identificar) informaban de un “posible intercambio de prisioneros” de Cuba y Estados Unidos, el cual estaría “en sus primeras fases”.

El despacho de la NBC News añadía que “entre los nombres sacados a flote por los cubanos, se encontraba el de Ana Belén Montes”, mientras el interés del gobierno estadounidense -según esas mismas fuentes anónimas- se centra en el “retorno a Estados Unidos de estadounidenses fugitivos de la justicia norteamericana que buscaron refugio en Cuba” mencionando entre ellos a Johanne Chessimard (Assata Shakur).

La existencia de conversaciones sobre ese tema entre funcionarios de ambos países no es descartable, dado el interés manifestado por ambos gobiernos de normalizar las relaciones y el hecho de que existan ciudadanos estadounidenses como Ana Belén, cuyo delito, como declaró ante el tribunal que la condenó fue “obedecer a su conciencia más que a la ley” colaborando con Cuba para evitar una guerra entre ambos países, un resultado probable de la política agresiva e injusta de su gobierno contra Cuba; lo que sí no resulta creíble es que el gobierno cubano acceda a intercambiar a refugiados políticos que recibieron asilo en el país, en virtud de leyes y normativas basadas en convenciones internacionales de las cuales Cuba es signataria, amén de  la tradicional solidaridad de Cuba con los luchadores revolucionarios de todo el mundo, que constituye un principio de la política exterior cubana.

Ojalá sea cierta la noticia del inicio de conversaciones sobre este tema, en aras de que se encuentre una solución justa, mutuamente beneficiosa y basada en derecho, para los remanentes aun existentes del agudo enfrentamiento en todos los campos, incluyendo el militar y de inteligencia, entre ambos países, que tuvo como una de sus consecuencias la cruel prisión de Ana Belén Montes, esa heroína del silencio que sacrificó su carrera, su amplio y brillante historial profesional y que permanece en duras condiciones de encierro por más de quince años por defender la paz entre Cuba y los Estados Unidos. Su liberación sería un acto de justicia y humanidad y un paso más en el mejoramiento de las relaciones entre ambos países.

En cuanto al supuesto “canje” por Assata Shakur, aunque no se ha conocido de ninguna declaración del gobierno de Cuba sobre el tema, me atrevo a aventurar que Ileana Ros Lethinen no tiene por qué que tener preocupación al respecto, si hubiera intercambio estoy seguro que no sería a costa de sacrificar principios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s