Obama, Cuba, los cubanos y la espectacularización de la política (Parte Final)


AIR-FORCE-640x352Por: Eddy Mac Donald Torres (@EddyMcT)

Más de cuatro semanas nos separan del archimediático viaje del presidente de los Estados Unidos a Cuba y los artículos, comentarios, análisis en la prensa especializada, así como en sitios web de internet o en las calles de la Isla son un manantial sin fin. Aunque obviamente ha pasado a un primer plano del debate la magna cita partidista, en la que tuvo una presencia constante la evaluación acertada de las intenciones norteamericanas. 

Prometí en la primera de estas entregas un acercamiento al discurso de Obama ante la sociedad civil cubana, no obstante considero importante hacer alusión a unos temas previos antes de sumergirme en las retadoras aguas del mensaje obamista.

Tanta fue la preparación de esta visita por los vecinos norteños que en el propio Air Force One, a escasos minutos del aterrizaje el “Comunicador en Jefe” empleando su millonaria cuenta de seguidores en Twitter @POTUS, emitía el siguiente texto: Qué bolá, Cuba? Una vez más se ponía de manifiesto el interés de conectar con los cubanos a través de una frase muy popular entre los habitantes del bello archipiélago.

obama-con-el-che

La foto simbólica de Obama con el Ché en la Plaza de la Revolución

Tal vez uno de los pasajes más llamativos fue la instantánea tomada en la Plaza de la Revolución, haciendo coincidir su anatomía con la imagen del Guerrillero Heroico, otra iniciativa “muy bien intencionada”.

Enfocándonos en el discurso ante la sociedad civil en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, vale la pena destacar, a contrapelo de lo que algunos han estado vociferando, que las autoridades anfitrionas le dieron al “ilustre visitante” todas las libertades posibles para que dijera y comentara lo que quiso, no entiendo entonces por qué calificar de mal intencionados o cumplidores de una orden a todos los que de una forma u otra hemos ejercido nuestro criterio, desmontando el marketing político, no hablo por las demás personas aunque supongo que tampoco hayan sido mandatadas a escribir aquellas cosas que disgustan a los financistas y opositores del proceso cubano.

Personalmente lo hago por la necesidad de compartir con otros mis puntos de vista y contribuir al debate sobre estos tópicos. Durante el teatralizado encuentro en la excelente instalación artística capitalina, se llama a olvidar la historia para avanzar. El gobernante estadounidense aunque auxiliado por dos telepromter a los lados de su podio se mostró como pez en el agua con estos artificios engañando a no pocos quienes pensaban que estaba memorizando o “improvisando” su intervención.

Una vez más se pone de manifiesto en este encuentro que los objetivos por destruir la Revolución y el estado de cosas que ha traído consigo para el pueblo cubano son el centro de la diana en la proyección imperial hacia Cuba. El enfoque para desarrollar esta política es lo que distingue a esta administración de las anteriores.

El escenario presente y especialmente el futuro para Cuba, es sumamente complejo, la generación histórica dejará la conducción del proceso político dándole paso a otros más jóvenes quienes, por lógica no poseerán la autoridad moral  de sus predecesores, la forma de hacer política, por tanto, necesitará de una participación protagónica del pueblo organizado bajo de la ineludible guía del Partido Comunista, disminuir los errores en la administración social y pública deben ser realidades cotidianas con el escrutinio popular.

No necesitamos de encantadores de serpientes con agradable presencia, nuestro pueblo tendrá que construir su historia, sin olvidar jamás el pasado triste y glorioso por el cual hubo de concretarse una Revolución social profundamente humana, en algo coincido con el señor Obama, los jóvenes serán los motores del cambio, mas, no será en la dirección que anhelan él y otros muchos representantes del capital, tantos años de justicia ganada ameritan el esfuerzo de su defensa y expansión cada vez más democrática.

Obama, Cuba, los cubanos y la espectacularación de la política (Parte I)  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s