La visita de Obama, más allá de las especulaciones


95e242c28a194cdf948a11cca934ce2fPor: Yaimara Cao García y Eddy Mac Donald Torres

Cuba nuevamente se ha convertido en epicentro de las noticias mundiales, se repiten hasta el cansancio por los medios de comunicación masiva y redes sociales la llegada y acogida de un presidente de los Estados Unidos, luego de ocurrido un acontecimiento similar a la distancia de 88 años.

El actual inquilino de la Casa Blanca llegó a la Isla de la Dignidad, como la bautizara el ex mandatario brasileño Luis Inácio Lula da Silva. Sus propósitos están prescritos desde su ascenso al gobierno y explícita en su alocución el 17 de diciembre de 2014. Se trata de un espectáculo político donde la concurrencia de símbolos e imágenes se unen para mostrar el rostro sutil del poderío que por más de dos siglos ha acumulado los Estados Unidos de América.

Los escépticos pudieron apreciar un anfitrión de vuelo político capaz de situarse por encima de la banalidad, donde desde mucho antes de su arribo a suelo cubano Barack Obama y la delegación que le acompaña; la prensa, la televisión, los intelectuales y la dirección del país, expresaron el sentir del pueblo cubano que ni desmemoriado ni amorfo se sabe orgulloso de lo que ha logrado en más de cincuenta años de Revolución.

Raúl-y-Obama-940x520

Encuentro de Raúl Castro y Barack Obama, en la visita del presidente norteamericano a Cuba

Por fin, el gigante Goliat mira el rostro de David para construir la tan anhelada paz que necesitan sus pueblos. Todavía ´´un fantasma recorre al mundo´´ como sentenciara Marx en El Manifiesto Comunista, pero ya ese fantasma adquirió forma corpórea y no asusta a quien aprende a conocerlo, pensarlo, sentirlo y a vivirlo.

El camino hacia la normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba es una realidad incomprendida por muchos pero necesaria entre dos naciones cuyos vínculos culturales y afectivos han de estrecharse, pues hoy la lucha sobrepasa la contradicción entre el capitalismo y el socialismo. Se trata de la defensa del ser humano como especie en peligro de extinción. Está probado que la lógica del capital no es la solución a la tragedia humana. No obstante el Socialismo se reinventa, busca nuevas maneras de convivencia y los cubanos han elegido soberanamente ese camino.

La Cuba de 2016, puja por existir en armonía con todas las naciones, especialmente con aquella que ha mantenido durante tanto tiempo una política de asedio, agresión y exterminio, sin alejarse –como ha reiterado el General Presidente- un ápice en la defensa de los principios y valores patrios, esos que tanto le han costado al país que ha apostado por la vida, aún en las peores circunstancias.

Este momento sin lugar a dudas significa la victoria de las ideas más justas. Estará en manos de los cubanos luchar con inteligencia y tesón por mantener y superar las conquistas sociales alcanzadas en medio siglo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s