Valores: ¿Un reto de la sociedad cubana?


18aem_jovenes_cubanos-680x365_cPor: María del Rosario Gutiérrez Posada

Desde la antigüedad los valores forman parte elemental de la conformación de una sociedad,  la palabra “valor”, a través de la historia ha sido usada para indicar la utilidad o el precio de los bienes materiales, y la dignidad o el mérito de las personas. El uso filosófico del término “valor”, comienza (estoicos 300 a. C.) cuando su significado se generaliza para indicar cualquier objeto de preferencia o de selección. En el lenguaje filosófico, a las personas o las cosas  se les denomina: seres, entes, sustancias, esencias… y a las cualidades o propiedades de las personas o las cosas se les llaman valores. Aunque ha pasado mucho tiempo y el significado de los mismos ha cambiado, en la sociedad cubana actual existen varias contradicciones y hasta desconocimiento acerca de que pasa realmente con los valores.

Es precisamente el significado social que se atribuye a los valores uno de los factores que influye para diferenciar los valores tradicionales, aquellos que guiaron a la sociedad en el pasado, generalmente referidos a costumbres culturales o principios religiosos, y los valores modernos los que comparten las personas de la sociedad actual.

Más sin embargo siempre aflora en las conversaciones una pregunta que aún causa muchas polémicas en la sociedad.

¿Qué se entiende por valor? 

Este concepto abarca contenidos y significados diferentes y ha sido estudiado desde diversas perspectivas y teorías. En sentido humanista, se entiende por valor lo que hace un hombre sea tal, sin lo cual perdería el sentido de lo humano. También se refiere a una excelencia o a una perfección. Por ejemplo, se considera un valor ser honesto, ser sincero en vez de ser falso, es decir que se puede ser honesto o no, sin embargo es más honesto trabajar que robar y tener responsabilidad ante las situaciones de la vida que evadirlas.

Desde que el niño nace, comienza a recibir la influencia de los valores o antivalores que priman en el seno de la familia en la que le tocó vivir, los que poco a poco se entrelazan con los de los amigos de la casa, los de la comunidad, la escuela y los valores instituidos por el estado, que le llegarán a través de los medios de comunicación masivos y en el respeto a las normas sociales y jurídicas trasmitidas por parte de los mayores, así como de la escuela y la misma comunidad en que vive.

primer-dia-del-curso-escolar-cuba-580x359

Los padres y la familia deben intervenir junto a los centros de enseñanzas en la educación de las nuevas generaciones

La educación de los hombres encierra disimiles complejidades, en correspondencia con el desarrollo alcanzado por la sociedades contemporáneas y lo diferentes sistemas políticos que gobiernan en los mismas, pero, es esencialmente fundamental comprender como influye el capitalismo neoliberal representado por el poder de las grandes transnacionales y el grado de marginación de poblaciones autóctonas, entre otras causa. Tenemos que ver a la educación como un proceso de socialización, formación y desarrollo de la personalidad, como resultado o fin, como actividad en tanto agente educativo, aquí se involucran disimiles actores sociales (Padres, maestros, líderes comunitarios, entre otros).

Es por ello que en nuestra sociedad se hace imprescindible un continuo aprendizaje para poder enfrentar los desafíos que los procesos económicos, políticos y culturales hacen hoy a los profesionales. Es por eso que el sistema educacional  cubano y en especial la Educación  Superior  viven un  proceso  de  transformación y renovación continua. Se han rediseñado modelos y planes de estudio. Las transformaciones en la formación de los profesionales es centro de análisis del debate científico en la isla, partiendo de la necesidad de formar hombres y mujeres cada vez más competentes y dotados de habilidades para transformar de forma creativa la sociedad, como se ha podido apreciar en las mesas redondas y programas realizados en los medios de comunicación cubanos, dedicados a las  nuevas transformaciones del  sistema  educacional cubano.

La educación en valores es un proceso complejo, es la acción planificada, orientada y controlada en el que intervienen diferentes factores socializadores como la familia, la escuela, la comunidad, los medios de difusión, entre otros.

En nuestro país de manera general existe una juventud que es heredera de valores como la independencia, la solidaridad y la justicia social. Sin embargo en los últimos tiempos se puede apreciar, en una parte de nuestros jóvenes, el desconocimiento y existencia de los valores, comenzando a observarse síntomas evidentes de la existencia de una problemática con respecto a los valores. Entre los síntomas más visibles podemos encontrar: la inseguridad acerca de cuál es el verdadero sistema de valores, sentimiento de pérdida de validez de lo que hasta era valioso y por tanto la atribución de valor a lo que hasta entonces era antivalioso, cambios en el sistema jerárquico, otorgándole mayor prioridad a valores que eran más bajos, aunque también se considera que estos síntomas indican un debilitamiento de determinados valores, en determinados grupos sociales, dado un proceso de reordenamientos o reacomodo económico.

Esto hace que el reto fundamental de estos tiempos sea lograr que el reajuste económico, que implica la actual crisis económica y a su vez el factor primordial en este caso, deba ir acompañado de una transformación ética, en la que se preserve lo más valioso de la moral revolucionaria.

Es por ello, que la comunidad y el hombre propiamente juegan un papel primordial ante esta situación, pues en vez de culpar al sistema del debilitamiento de los valores, debemos trabajar más desde la casa, y reforzar esta parte tan importante en los seres humanos, retomando las buenas costumbres y el sentido de pertenencia hacia nuestras raíces, en las que se resumen los más altos valores independentistas, de solidaridad, humanismo, de internacionalismo, de equidad e igualdad social, de desinterés individual ante el interés colectivo y sobre todas las cosas el obrar con la fuerza moral necesaria, estableciendo a la moral y al humanismo como los valores fundamentales de nuestra sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s