¿Bloqueo externo o bloqueo interno; bloqueo material o bloqueo mental?


bloqueo-9Por: Néstor del Prado/Cubadebate

Motivado por la participación en la XXV Feria Internacional del Libro, escribo este artículo. Negar que exista un bloqueo externo contra nuestro país, con los Estados Unidos de América como crueles protagonistas, sería al menos un acto de incultura socioeconómica; pero también lo es no saber deslindar con inteligencia y pensamiento analítico, la cuota que le corresponde. Fue el Che Guevara uno de los primeros en alertar que echarle de manera impensada la culpa al bloqueo imperialista de nuestros males y deficiencias era peligroso, cuando lo que estaba sucediendo era un bloqueo interno o mental.

Está suficientemente documentado lo que ha significado el Bloqueo imperialista todavía vigente en lo esencial; con sus terribles secuelas humanas y materiales.

Por otra parte existe también el bloqueo material que casi siempre conduce al bloqueo mental. Este es más universal y cotidiano y tiene mayor capilaridad en la sociedad, es decir chocamos con él a cada paso. Los invito a leer, pensar y opinar.

Para dejar planteado un marco teórico elemental-recordemos a Unamuno cuando dijo “Todo lo elemental es fundamental”-;  propongo compartir los siguientes alcances semánticos.

Bloqueo Externo: El de USA, ya bastante conocido y condenado casi unánimemente por la comunidad internacional, aunque todavía vivo y lacerante e  insuficientemente percibido por parte de nuestro pueblo.

Bloqueo interno: El que se produce entre los cubanos, ya sea a nivel de instituciones de cualquier clase y de las personas.

Bloqueo material: Falta de materia prima, herramientas, componentes, partes y piezas, equipos, medicamentos, y otros productos tangibles indispensables para alcanzar un objetivo determinado.

Bloqueo Mental: Falta de iniciativa, de creatividad, de innovación, de visión, de imaginación, para resolver viejos y nuevos problemas.

Espero que estos atributos resulten suficientes para lo que viene a continuación.

No estoy seguro que la administración Obama sea capaz de desmontar todo el sólido andamiaje del Bloqueo con toda su carga legal interconectada diabólicamente. Estoy más seguro de que debemos acelerar nuestra preparación para poder dar respuestas funcionales y conceptuales coherentes, ante la suspensión del Bloqueo. La capacidad de absorción tanto en la biología como en la economía es algo ya estudiado. Si consumimos una cantidad muy exagerada de alimentos en un almuerzo, lo más probable es que pesquemos una indigestión. Lo mismo sucedería si a un país muy  subdesarrollado se le entregan de un día para otro 20 mil millones de dólares para utilizarlo en inversiones y gastos corrientes. No hay capacidad de absorción. En Cuba tenemos una cantidad apreciable de trabajadores, de tecnólogos, de científicos, de profesores, que pueden incrementar la capacidad de absorción frente a muchas propuestas de inversiones, de comercialización, de colaboración, de negocios, de incremento de vuelos diarios, de visitantes del norte y del sur; en fin de una verdadera avalancha del extranjero. Resulta necesario recrear o crear según sea el caso, una verdadera industria de infraestructura, de producciones agropecuarias competitivas; de realizar modificaciones sustantivas en nuestras instituciones, de repensar el socialismo que queremos y podemos construir; algo que seguramente estará en el centro de los debates del inminente Congreso del Partido.

El bloqueo interno es algo que crece como la mala yerba, es una especie de reacción en cadena, que tiene la cualidad de convertir lo posible en imposible, es algo que  Raúl Ferrer, ese maestro centenario una vez me dijo al darme la respuesta a la pregunta sobre la diferencia entre un revolucionario y un burócrata. “El revolucionario le busca soluciones a los problemas; el burócrata le pone problema a las soluciones”.

El bloqueo material, no se puede subestimar, hay muchas cosas en la vida que se sustentan en lo material, e intentar hacerlas desconociéndolas o bajándole la cuantía a proporciones mínimas, provocan la desnaturalización de lo pretendido. Cuando hace algunos años se discutía en el entonces Frente de la Electrónica sobre la introducción de las computadoras en los diferentes subsistemas educacionales, yo alertaba que llevar las computadoras a los politécnicos agropecuarios, no debía conducirnos a que los estudiantes se encariñaran demasiado con el local climatizado y los maravillosos programas de computadoras capaces de simular una operación de siembra o de recogida de viandas y hortalizas. Esas operaciones nacen y se hacen en la tierra verdadera, no en la virtual de la pantalla de la computadora. Medio en broma decía que todavía no había podido morder un buen bistec de res en la pantalla de una computadora, o comerme una buena ensalada de frutas y hortalizas, para no excluir a los vegetarianos. Nadie vaya a pensar que he cambiado mi convicción de que sin un uso desarrollado de las TICs, será más lento e inefectivo nuestro desarrollo económico y social.

El bloqueo mental es el más abundante y peligroso de todos, porque depende de la voluntad y de la motivación de los seres humanos. El bloqueo mental hay que combatirlo desde todas sus dimensiones, ya que es multidimensional. Volvemos a conceptos clave. Ir a las causas de los problemas, no a sus efectos, solo así podrán ser resueltos. Los problemas no pueden ser resueltos dejando intactos los conceptos y procesos que lo originaron. Hay problemas que se resuelven con  soluciones predeterminadas ya validadas, hay otros problemas que reclaman cambios radicales, enérgicos. Algunas enfermedades se curan con medicamentos, otras requieren la cirugía parcial o total. Hay problemas cuya solución pueden esperar por mejores condiciones o por mayor certeza de construir la mejor posible, hay otros problemas en que el  aplazamiento excesivo de la mejor o tal vez menos mala solución posible, lo convierte en un cáncer galopante con metástasis por todas partes. La solución de un problema que involucre a los trabajadores o a los ciudadanos, solo se alcanzará con efectividad y con buen fijador, en la medida en que la gente participe en el análisis y las decisiones, de los beneficios y también de los posibles perjuicios.

En el marco de la XXV Feria Internacional del Libro se realizó un evento en la Universidad de La Habana, que en su primer día contó con una Conferencia del Ministro de Economía de la República Oriental del Uruguay, Dr. Danilo Astori; titulada “Tendencias recientes y perspectivas de la economía latinoamericana”; luego una panel sobre economía cubana y sus retos actuales, con destacados científicos cubanos, y finalmente la presentación de dos buenos libros. Cuba: Los correlatos socioculturales del cambio económico, de un colectivo de autores Coedición Ruth Casa editorial y Editorial Nuevo Milenio, 2015.

Compiladoras: Mayra Espina Prieto y Dayma Hechevarría; y La economía del conocimiento y el socialismo. Preguntas y respuestas, del Dr. C. Agustín Lage.  Editorial Academia de GECYT, 2015.

El Ministro uruguayo planteó 6 principios:

1.  Crecimiento inclusivo, es decir sin el deterioro de los más pobres

2. Promoción y protección de los derechos humanos, no por compasión, sino por convicción

3. Abrirnos al mundo sin perder la soberanía. Adoptar posiciones unitarias ante los organismos internacionales y mundiales.

4. Acumulación de fuerzas, pero con integración, por ahora con América Latina. La integración subregional y regional no es el final, es el principio.

5. El trabajo como ente realizador de los seres humanos. Los resultados han de ser hijos del trabajo físico e intelectual

6. Apuesta a la excelencia como fenómeno cultural, cambio cultural local y global. Aprender a vivir con las diferencias, rechazar cualquier tipo de violencia.

En la parte final del citado panel, la moderadora (Margarita García) le preguntó a los panelistas (José Luis Rodríguez, Juan Triana y Oscar Fernández) cuál era el principal desafío que tiene nuestra Revolución cubana, ante las nuevas realidades. Sus respuestas las dejo para otro momento ya que no quisiera hacer más largo este artículo.

Termino preguntándoles a los lectores. Si usted fuese uno de los panelistas, qué hubiese respondido a la pregunta de la moderadora.

Anuncios

Un comentario en “¿Bloqueo externo o bloqueo interno; bloqueo material o bloqueo mental?

  1. Utilizar la preparación que ha obtenido nuestro personal calificado (universitarios en una gran mayoría) de forma eficiente en aras de alcanzar un mayor desarrollo.
    Demostrar que la empresa socialista produce más beneficios que la privada (cuentapropistas) y una mejor remuneración a sus trabajadores.
    Insertar a los cuentapropistas en los proyectos sociales acordes con la ideología socialista.
    Si se cae el bloqueo, que la pirámide invertida cubana deje de desafiar las leyes de Newton.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s