Decide tú que etiqueta quieres llevar


cubanos-bandera09Por: Martha Luisa Gala Rodríguez

La moda, los modales, la familia, la sociedad son entes formadores de la identidad y el estilo de cada persona. Si vistes de negro exponiendo ciertos diseños y prendas puedes ser etiquetado como roquero, gipi o reprimido. Si vas por la vida de vestido corto, apretado sin importar el diseño y con tacones altos, en la mayoría de los casos puedes ser etiquetado de cualquier cosa menos una profesional, elegante o exitosa. Si saludas al pasar o llegar, si pides permisos o por favor y das gracias ante las respuestas de los demás tu etiqueta es de ser educado, incluso puedes escuchar frases como “debe ser alguien importante, universitario o de buena familia”. Si dices “piropos” no tan agradables al oído del destinatario o dices las llamadas palabrotas o malas palabras como se les conoces tu etiqueta no puede ser diferente a grosero, marginal o simplemente hace uso del argot popular. Debes recordar algo crucial, sin importar que tan víctima de las influencias sociales seas, “Somos lo que la sociedad quiere que seamos, no lo que en verdad queremos ser”.

Cierto es, que el comportamiento individual es un reflejo de la actitud que tomas ante la vida, que parte de la educación que se recibe desde la infancia mediante la familia y las escuelas, hasta la conformación de la sociedad que nos rodea. Un niño repite una y otra vez las palabras que les enseñan los padres e imita lo que ve a su alrededor, de esta forma poco a poco van formado su personalidad construyendo su propio diccionario, vestuario, valores y hasta las aspiraciones en la vida.

Hagamos un breve recorrido por diferentes ángulos en relación con el vestuario ya sea una moda o no. De seguro ven lindas a las niñas que llevan vestidos o batas, con sus sandalitas, un sencillo adorno en la cabeza y sus uñas pintadas de colores claros; o a los varoncitos con un pulóver con muñequitos o camisas, un pantalón a la cintura con su cinto y zapatos cerrados, bien pelado y peinado. Mas sin embargo algunos padres, aunque cuesten más caro, visten a los hijos con las prendas que portan el diseño del momento, no importa si son cortos o escandalosos, el pelo lo llevan según la tendencia en la juventud que a su vez copian otras culturas y las uñas de las niñas que se convierten en extensiones tal cual lo usa mamá.

Si se habla del uso del uniforme en las diferentes enseñanzas o empleos porque no, también puedes encontrar barbaridades. Los uniformes creo yo, son piezas que muestran y merecen respeto, por ende se debe usar correctamente, a los infantes o adolescentes les gusta usar pantalones apretados o a la altura de los tobillos y tan anchos en la cintura que caen a la mitad de la parte más baja de la espalda, las damas por su parte gustan de las sallas cortas, blusas más que entalladas apretadas casi al punto de pensar que se saltará en cualquier momento el botón que ajusta precisamente el busto. Y qué decir de las prendas auxiliares o los pelados según la tendencia del momento. Por su parte algunos de los trabajadores principalmente las mujeres en cualquier establecimiento público son objeto de conjetura, y no precisamente para ser portadores de elogios y el buen vestir, en la mayoría de los casos se repite el estilo mencionado en los argumentos de los escolares.

Ahora resulta que en las mujeres se usa llevar chores cortos enseñando la mitad de los glúteos, no importa lugar o edad, y en los hombres los pantalones que parecen que no te dio tiempo llegar al baño y te hiciste como dice Pánfilo el número 2. Como ciudadana común y corriente me pregunto ¿Será correcto andar por lugares o transportes públicos con chores o vestidos tan cortos que se muestra la punta de sus dos joyas del baile, o mostrar esa prenda varonil íntima debido a lo bajo que queda el pantalón del momento? Usar este tipo de prendas o modas en ocasiones lejos de provocar pensamientos sexys conllevan al morbo, que en el mejor de los casos se puede traducir en piropos desagradables, en otros casos te sientes “víctima” del fresco que se atrevió a dar una nalgada o del que llega un poco más allá, además que puedes provocar que tu pareja termine buscándose problemas por la falta de tela en la ropa que escoges. Sin mencionar que en su mayoría son modas importadas de otros países, o de los artistas que hacen marcar la tendencia, sin darse cuenta de que la moda es mucho más que llevar lo que viste este o aquel artista, o la tendencia en este o aquel país.

En cuanto a los modales, bueno son tantas cosas por decir, usualmente ya casi no se dice buenos días y cuando eres tú quien lo dices ocasionalmente recibes respuesta. Las palabras permiso, por favor, gracias, disculpa, ya casi han desaparecido de las expresiones comunicativas. Sin embargo las llamadas malas palabras, que en realidad son mal utilizadas aparecen de forma tan natural que parece imposible separarlas de la persona o expresión, e incluso cambian de significado según el contexto en que se digan. Quienes las usan escasamente se dan cuenta que empañan la imagen que otra persona tiene de sí mismo, sobre todo si esperas que la persona no haga uso de ese argot popular, por el contrario de esto piensan que al hacerlo están en la moda y pueden obtener mayores beneficios.

Cuando abordas en un transporte público, poco interesa a quien va sentado si eres mujer, no importa la edad, si tienes un niño en brazos, o algo menos complejo, si llevas algún bolso que pueda ser pesado o incómodo de llevar en la molotera que se arma por el flujo de personas, sin mencionar a los impedidos físicos que aunque los ómnibus tienen sus asientos declarados (casi siempre en las mediaciones del mismo) tienen que transitar hasta ellos en igual condición. Pero también debemos pensar en algo, ¿somos capaces de cuando nos brindan el asiento ayudar a esa persona con el bolso que lleva, o si al bajarnos, él continúa camino llamarle para devolver el puesto o aún más sencillo damos las gracias?

También se pueden escuchar frases y comentarios para justificar lo injustificable como: “La juventud está perdida”, “Mira a ese niño está echado a perder, si es así ahora como será de grande”, estas son frases comunes entre las personas adultas o mayormente de edades avanzadas, pero no se dan cuenta que también forman parte de la sociedad que ellos imitan. A veces esos mismos adultos son quienes reclaman respeto y buenos modales sin mostrar la más mínima seña de educación, simplemente porque creen que es un derecho que les ha dado vivir más.

Somos nosotros entes independientes quienes formamos la sociedad que tenemos hoy y por consiguiente la del mañana, porque exigir o esperar buena educación y buena presencia en aquellos que nos toca formar, si no somos capaces de enseñarles el camino correcto principalmente con nuestro actuar diario. Por qué esperar a que sea aquel quien eduque correctamente a su hijo, quien tenga un gesto humanitario y le dé su asiento a ese impedido, a esa mujer embarazada o anciana, quien salude o diga disculpa. Por qué fomentar comentarios impropios de nuestro estilo, o hacer que me falten el respeto y mi pareja termine defendiendo mi mal comportamiento.

Para estar a la moda o ser aceptados por una parte de la sociedad no es necesario dejar de lado los modales, el gusto por el vestir apropiado para una situación determinada o un vocabulario coherente utilizando correctamente las palabras. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, retoma esa enseñanza que de seguro te enseñaron tus ancestros, aplícalas en el día a día y piensa que es tu granito de arena para que la juventud encarrile su camino, y que los niños no estén echados a perder de grandes. Si cada quien, no importa el comportamiento de los demás, adoptamos posturas positivas de seguro la sociedad será cada vez mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s