Metas y proyecciones para los mejores pertiguistas cubanos


15th+IAAF+World+Athletics+Championships+Beijing+yjBn8W6Rd_VxPor: Lilian Cid Escalona/Cubahora

Para el deporte este es un año importante. En su condición de año olímpico, supone un punto de finalización de un ciclo de trabajo en el que convergen metas y se afianza el empeño de convertir los sueños en realidad. Para el atletismo, 2016 tiene un aliciente adicional, pues además de la magna cita, las ilusiones hacen estancia en el Campeonato Mundial de pista cubierta.

Cuba ha tenido una participación interesante en estos torneos, y desde su inicio en Indianápolis 1987, ha conseguido 43 metales, 16 de ellos de oro. Resultado que la ubica en el lugar 16 del medallero global de estas justas.

Recientemente, la dirección del atletismo cubano ha anunciado que este año en la tradicional gira invernal participará una pequeña comitiva de atletas encabezada por Pedro Pablo Pichardo y la multilaureada Yarisley Silva.

A propósito de las metas de la pertiguista, y para conocer cómo se ha proyectado el trabajo en este año olímpico, conversamos con su preparador Alexandre Navas Páez, quien también tiene bajo su tutela a Lázaro Borges, subcampeón mundial de Daegu’11, y a tres jóvenes atletas femeninas que entran en la órbita de lo que podría ser el relevo de Silva.

DE LA PREPARACIÓN…

Tuvimos una primera etapa muy buena y terminamos el mes de diciembre muy bien. Logramos, incluso, tomar la carrera de impulso completa. En enero todo se ha complicado, sobre todo por las inclemencias del tiempo. El clima ha sido factor determinante en el hecho de que hoy no hayamos podido cumplir a cabalidad la planificación diseñada.

Ahora mismo acumulamos deudas importantes de entrenamiento en la parte técnica debido a que no hemos podido hacer prácticamente nada. Las lluvias y el viento nos han mantenido alejados de la pista. Nos hemos concentrado en mantener el físico para cuando las condiciones nos permitan desarrollar la preparación en la parte técnica tener, al menos, los niveles físicos altos.

—En el caso específico de Yarisley Silva, ¿cuál es su estado actual?

—Yarisley ha vivido el inicio del 2016 con más complicaciones porque además del tema del clima ha tenido problemas de salud que la mantuvieron lejos de todo tipo de actividad hasta el día 18 de enero.

“Ella estaba muy bien, pero bajó de peso, perdió masa corporal activa y ahora está sin tono muscular. Estamos reajustando su preparación para recuperar, en primer lugar, el estado físico. Tenemos 15 días para lograrlo y poder asumir la dinámica competitiva”.

—¿Qué es lo que sigue para ella?

—Nosotros debemos estar saliendo el próximo día 2 de febrero para Europa (hacer estancia en España) con la esperanza de poder trabajar la técnica, que, como te comentaba, es lo que se nos ha hecho complejo acá.

“Ella tiene dos competencias: una en Estocolmo el día 17 y otra en Francia el día 20 de febrero, antes de enfrentarse al Campeonato Mundial que entre el 17 y el 20 de marzo se disputará en Portland, Estados Unidos”.

INTENCIONES FUNDAMENTALES

“No viajamos con la meta de un gran resultado porque realmente no se ha entrenado para ello, pero hay que salir a competir y hacerlo bien. La idea es chocar con la gente, ver cómo se está comportando el mundo. Sabemos que ha habido grandes resultados bajo techo y que el mundial será complicado, pero aún tenemos un pequeño margen de movilidad para tratar de recuperar el tiempo que no se ha logrado aprovechar como queríamos”.

—¿En qué medida las deudas en la preparación rebajan las expectativas?

—Nosotros vamos a participar. Estaremos allí, independientemente del estado de forma que ella (Yarisley Silva) logre alcanzar, porque esta competencia es una más dentro de su preparación de cara a los Juegos Olímpicos de Río que es el objetivo fundamental del año.

“Vamos a medirnos. De momento, las expectativas son las de participar. Hay que ser realistas, ahora mismo estamos en desventaja en materia de preparación. De todas formas, como siempre vamos a dar lo máximo. Lo haremos lo mejor posible”.

—Si tuviéramos que resumir las metas de Yarisley Silva para esta temporada, ¿podríamos hablar de 2016 como un año ideal para la conquista de títulos y también para superar los cinco metros?

—Los cinco metros son un objetivo, aunque sin provocar obsesiones. Son su meta personal y, ciertamente, el 2016 vale para pensar en grandes cosas porque es un año olímpico. A nosotros nos falta eso, saltar por encima de los cinco metros y lograr el título olímpico, entonces, ¿por qué no pensar en ello?

Pero hay que entrenar, trabajar muy fuerte. Hemos perdido un tiempo que vale oro.

—Hablemos de Lázaro Borges…

—Borges sí se ha mantenido entrenando y ha mejorado sus parámetros físicos y su composición corporal. Por ejemplo, sus niveles de grasa habían estado por encima de 8 y 9 % y ahora han disminuido hasta 7,4 % y también ha subido su masa corporal activa, aspectos importantes a la hora de valorar su estado físico. Es en la parte técnica donde se concentran las principales dificultades puesto que, como te decía, no hemos logrado cumplimentar los objetivos.

“Viajará a Europa aunque su misión fundamental no será competitiva sino preparatoria. Aun así, esperamos que pueda tener alguna que otra experiencia de este tipo en territorio español o cerca, pero de momento no hay nada confirmado”.

—¿Cuál es la proyección con Borges este año? ¿Para qué se trabaja?

—Para clasificar a los Juegos Olímpicos. Él se está adaptando a un sistema de trabajo diferente y no podemos apurarlo. Poco a poco, si logramos trabajar aprovechando el tiempo como se debe, entre junio y julio debe estar en condiciones de comenzar a tener algunos resultados y que estos sean suficientes para estar en Río 2016.

—Del relevo…

—Tengo tres niñas que llevan trabajando un par de años acá en el Equipo Nacional. El principal problema es que paso muy poco tiempo con ellas porque la dinámica del resto me impide estar a tiempo completo acá, y cuando estamos, hay muchas cuestiones que atentan contra el mejor aprovechamiento del tiempo. Pero seguimos trabajando. Hemos logrado cosas y esperamos que este año puedan superar la barrera de los 4 m.

Alexandre Navas, de conjunto con algunos colegas que figuran entre los precursores del salto con pértiga en nuestra isla, como el profesor Rolando Palacios, no cejan en su esfuerzo por desarrollar la especialidad y garantizar la formación de nuevos talentos. Al calor de estos objetivos han llevado adelante una serie de iniciativas entre la que destaca el evento nacional bautizado como El Despertar de la Cenicienta.

Se trata de una actividad de corte teórico-práctico de frecuencia anual que reúne a atletas y preparadores que trabajan con esta disciplina en el país. La iniciativa que rectora el propio Alexandre Navas tiene dos objetivos fundamentales: impartir capacitaciones para elevar el nivel técnico de los encargados de trabajar la disciplina desde la base, así como testear las habilidades técnicas en aras de identificar talentos para su ingreso al equipo nacional.

Se han celebrado dos ediciones, con sede en La Habana (2013) y en Holguín (2014).

—Coméntanos sobre la III Edición de El Despertar de la Cenicienta

—Debemos hacerlo otra vez en la provincia de Holguín. Hay un grupo de recursos que van a empezar a distribuirse por las provincias, con énfasis en Santiago de Cuba, Camagüey y La Habana. Tenemos que trabajar con los técnicos también, porque más allá de los déficits de implementos que nos golpean, también hemos identificado muchos errores técnicos en las atletas y debemos incidir primeramente en esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s