Homenaje al amigo sincero


marti_jose_2Por: Nairovín Ojeda Durán

No pretendo exponer íntegramente la biografía de nuestro Apóstol, pero quizás sí recordar algunas ideas y cualidades de este hombre digno de imitar. Pero Martí no fue solo un héroe, sino también un poeta, escritor, traductor, estudiante de dibujo, diplomático y amante de las artes.

Martí planteó una serie de ideas políticas y sociales acerca de la nación cubana y hoy pueden llamarse valores, esos que se  implementan en la sociedad cubana y están presentes en el desandar cotidiano de cada cubano.

José Martí no luchaba ni contra España ni contra el Romanticismo. Sus enemigos eran los abusos y excesos de ambos. La injusticia personificaba en el imperio español y la incapacidad literaria de los románticos del momento causó que el Apóstol pusiera en marcha las revoluciones que aplicaron los puntos finales a los dos.

Periodista y político

Entre 1880 y 1892, José Martí publicó más de 400 crónicas sobre Hispanoamérica, Estados Unidos y Europa, así como un centenar de acertados y bellos retratos.

Su publicación corrió a cargo de diarios como La Nación de Buenos Aires, La Opinión Nacional de Caracas, La Opinión Pública de Montevideo, La República de Tegucigalpa, El Partido Liberal de México y Las Américas de Nueva York.

En el conjunto de su obra, la parte periodística ocupa voluminosamente casi la mitad de su producción literaria, dato que redunda si observamos que la mayoría del resto de su producción apareció primeramente publicada en periódicos.

Sin duda, la faceta que ha hecho de José Martí algo más que un mito fue su ideario político. A pesar de que su lucha directa se circunscribió a Cuba, concibió la libertad de los países de Latinoamérica como un todo. Su idea de libertad nunca pudo partir de la república española, pues la inconsecuencia de lo que esta propugnaba con los hechos que Martí observaba en la metrópolis le convenció de que el problema cubano solo podría ser resuelto fuera de los marcos políticos del poder español.

Las dos tesis principales del pensamiento martiano son, por una parte, abogar por la entrega de la riqueza nacional, cuya distribución exclusiva en pocas manos le parecía injusta; por otra, la cuestión indígena que afrontan las jóvenes naciones americanas como uno de los más tristes resultados de la dominación colonial sufrida, en la cual los indios fueron aplastados y reducidos a la condición de bestias; resucitarles el hombre que llevan dentro debe ser la tarea primera de todos aquellos que aspiren a una patria libre.

El futuro de la revolución americana está vinculado, en su opinión, a la raza indígena y a la unión de los pueblos, pues sin ella no habría garantía alguna de triunfo para esa revolución. Precisamente por ello se opuso siempre a la intervención del autoritarismo militar que se había intentado imponer al movimiento revolucionario y no se identificó nunca con este.

Según el Apóstol, independizar a Cuba era, primero, arrancar de América los últimos restos del colonialismo español y, segundo, afianzar la unión de las jóvenes repúblicas hispanoamericanas para contener así los impulsos imperialistas de los Estados Unidos.

El testimonio político más importante de Martí es su ensayo titulado Nuestra América, no es un manifiesto americanista en el que se predique un fatuo nacionalismo o en el que se cante la superioridad de los valores autóctonos de los pueblos de hispanoamérica, sino que plantea, fundamentalmente, un programa político-cultural establecido de acuerdo con las necesidades más urgentes del continente.

No hay romanticismo en la afirmación del hombre natural, de la naturaleza americana. La afirmación de estos elementos cumple una determinada función política porque únicamente a partir de ellos podrá realizarse una liberación total. Nuestra América no es un canto a un pasado glorioso ni una invitación de retorno a él.

Martí, que está mucho más cerca de Marx que de Rousseau, afirma lo natural para poder mostrar mejor el proceso de inversión de valores producido por el dominio colonial. Con la colonización se impuso para América una serie de costumbres y tradiciones que impidieron el desenvolvimiento de sus culturas nativas.

De esta manera se produjo la típica sustitución de valores que toda potencia imperial realiza, y por la que se engendran las colonias. Este deplorable cuadro lo describió Martí al escribir:

Éramos una visión, con el pecho de atleta, las manos de petimetre y la frente de niño. Éramos una máscara, con los calzones de Inglaterra, el chaleco parisiense, el chaquetón de Norte América y la montera de España.

Una de las preocupaciones máximas que plasma Martí aquí es la integración de todos los cubanos bajo una única bandera de amor y respeto al hombre, que, a su juicio, debía ser la norma suprema de la futura república:

Yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre. En la mejilla ha de sentir todo hombre verdadero el golpe que reciba cualquier mejilla de hombre.

El humanismo que desprenden estas palabras es la constante más profunda del quehacer político martiano, y la piedra angular de la construcción del movimiento revolucionario cubano.

Hoy se cumplen 163 años del natalicio de José Martí. Justo por estos días hombres y mujeres de buena voluntad procedentes de 50 países, estimulan y sistematizan el debate de ideas y pone en primera plana el pensamiento martiano, raigalmente ético en todas sus expresiones.

La Segunda Conferencia Internacional Con todos y para el bien de todos, logró el intercambio entre intelectuales, académicos y estudiosos de la obra del Apóstol.

Todos convergieron en un mismo pensamiento:  fomentar, desde un punto de vista martiano, las capacidades de la educación y la cultura para robustecer un sentimiento de solidaridad entre individuos, y de favorecer la inclusión social frente a las disímiles manifestaciones globales de segregación y discriminación.

Merecido homenaje al amigo sincero, a ese de la rosa blanca y los versos sencillos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s