Relaciones Cuba-EEUU y libertad de prensa


c5a29df0-e4d7-49b1-9d9c-62e61c432b40_879_586Por: Arnold August/Global Research

¿Cómo trató la prensa cubana el acontecimiento del 14 de agosto? ¿Practicó censuras, cortes y publicó informaciones falsas? No. Todo lo contrario, el día completo fue difundido en directo en la televisión y la radio cubanas. Esto arrancó con la llegada al aeropuerto de La Habana del señor Kerry y con una biografía informativa del secretario de Estado libre de toda declaración despectiva o salvedades. Igualmente, la ceremonia llevada a cabo en la embajada de Estados Unidos se transmitió por completo, así como todas las observaciones del secretario Kerry. Todo el contenido disponible a la prensa antes mencionado también fue televisado en Cuba. Al día siguiente, la prensa oficial cubana publicaba completas las transcripciones en español de la ceremonia en honor a la bandera y las versiones taquigráficas disponibles de la conferencia de prensa.

Esta aversión a la censura es parte de la tradición cubana cuando se trata de normalizar las relaciones con Estados Unidos. Por ejemplo, en 2002, el ex presidente Jimmy Carter fue a Cuba para visitar al presidente Fidel Castro. En dicha ocasión, se difundió en la radio y televisión cubanas el discurso integral del señor Carter, aun cuando contenía concepciones respecto de la democracia deseada para Cuba similares a las que pronunció el señor Kerry en agosto de 2015. En su informe de la visita, el ex presidente Carter escribió:

“Esa noche pronuncié un discurso en la Universidad de La Habana y luego respondí a las preguntas que, tal como había sido previsto, pasarían en directo sobre las ondas de la radio y televisión locales. Más tarde se retransmitieron y la transcripción integral del discurso fue publicada en los diarios cubanos. Posteriormente, no se podía encontrar en las calles o en los mercados a nadie que no lo hubiese escuchado”.

Los enfoques de la prensa cubana y los de la CNN que cubrían el suceso del 14 de agosto, particularmente opuestos indican que la CNN no dispone de elementos que permitan criticar a Cuba en relación con la libertad de prensa. De hecho, fue Cuba la que dio una lección a la CNN al no prestarse a censuras, cortes e informaciones falsas. Es interesante constatar cómo se invierten los papeles que desempeñan Cuba y Estados Unidos.

En Estados Unidos, “libertad de prensa” y “democracia” se presentan como razonamientos abstractos. Forman parte de los términos de moda que incitan a la gente en Estados Unidos y el extranjero a arrodillarse y rendir homenaje al país como modelo. La Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, adoptada en 1791, prevé que “El Congreso no hará ley alguna por la que adopte una religión como oficial del Estado o se prohíba practicarla libremente, o que coarte la libertad de palabra o de imprenta, o el derecho del pueblo para reunirse pacíficamente y para pedir al gobierno la reparación de agravios”. La enmienda da la impresión de que no hay restricciones al abstraer la prensa del contexto socioeconómico en el cual se desenvuelve. De manera que, supuestamente, cualquier persona puede decir y escribir lo que desee.

En Cuba, por otra parte, según la lógica estadounidense hay restricciones. El Artículo 53o de la Constitución de Cuba establece que “Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista.” El marco del pensamiento único de Estados Unidos, según el cual en Cuba no hay verdadera libertad de prensa, debido a algunas restricciones, implica que en Estados Unidos supuestamente no hay condiciones.

¿Existe una forma pura de libertad de prensa en Estados Unidos? Tomemos el caso del reportaje de la CNN del 14 de agosto de 2015 como ejemplo pertinente. ¿Qué giro le dieron a su crónica y reportaje el animador Jake Tapper y los otros presentadores de la CNN? Posiblemente nadie les instruyó sobre la orientación que debían seguir; sin embargo, no era necesario ya que saben que para poder progresar en sus carreras, ellos deben promover algunos conceptos al tiempo que obviar o distorsionar otros. Todas estas contorsiones se retransmiten para hacer que sus reportajes coincidan con las nociones preconcebidas y los intereses de los círculos dominantes. Noam Chomsky esclareció el papel que desempeñan los medios de comunicación estadounidenses como parte del establecimiento político en su obra clásica Los guardianes de la libertad: propaganda, desinformación y consenso en los medios de comunicación de masas (Manufacturing Consent). Él y su coautor postulan que “la principal función de los medios de comunicación es la de estar al servicio de una determinada élite económica, aplicar su propaganda y suministrar la información filtrada por parte de la élite la cual los controla y financia”. Asimismo Chomsky puso al descubierto la complejidad de los mecanismos de este fenómeno al indicar que la restricción que el orden establecido ejerce sobre los medios de comunicación “normalmente no se logra a través de una injerencia bárbara, sino que recae en la selección de un personal con mente moldeable, así como en la colaboración de editores y periodistas profesionales que interiorizan las prioridades y definiciones del interés periodístico al coincidir con las políticas de la institución”. Aunque es sabido que la injerencia brutal también se practica.

Si tomamos en cuenta la percepción de Chomsky sobre los medios de comunicación estadounidenses en relación con la CNN y con Jake Tapper, podemos otorgar el beneficio de la duda a la cadena de difusión de la información controlada por cable de que no hubo “injerencia bárbara” en el sesgo que se le dio a la cobertura del restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. No obstante, según el postulado de Chomsky, Tapper fue seleccionado por la CNN en función de su carrera como persona dotada de “mente moldeable”. El 14 de agosto de 2015, él “interiorizó” o reprodujo el ángulo deseado por la CNN. En otras palabras, al encarnar la añeja opinión estadounidense sobre Cuba sostenida por determinadas élites, Tapper sabía perfectamente bien lo que estaba haciendo. Esto es algo que forma parte del desarrollo de una carrera con las recompensas pecuniarias que naturalmente acompañan el ascenso al éxito.

Tapper es un elemento prometedor para la CNN, por consiguiente se le eligió para ir a moderar el debate presidencial del partido Republicano el 16 de septiembre de 2015. Las cadenas rivales Fox News y CNN están llevando una lucha importante para captar más anuncios publicitarios con mayores precios e incrementar su clasificación de popularidad en los límites de los escenarios del debate presidencial republicano. La CNN está contando con la contribución de Tapper para lograr sus metas. El panorama de la “libertad de prensa” controlada por el poder de sociedades privadas en Estados Unidos es mucho más contrastado cuando se le compara al enfoque de Cuba. El Artículo 53º de la Constitución estipula que “los medios de difusión masiva son de propiedad estatal o social y no pueden ser objeto, en ningún caso, de propiedad privada. Esta no es una restricción sino más bien un factor liberador, especialmente si uno compara al enfoque cubano, el enfoque de la prensa estadounidense controlada por el poder de las empresas.

No empero, según lo antes expuesto, Cuba, por su parte, posee una restricción explícita sobre la libertad de prensa: la prensa debe coincidir con los objetivos de la sociedad socialista. Ningún intento hipócrita trata de ocultarlo. Los objetivos de la sociedad socialista cubana y sus principios respecto de las relaciones Cuba-EEUU requieren que se haga todo lo posible para que la diplomacia aporte una contribución esencial a los cambios que se susciten en el modelo socialista cubano. Este esfuerzo diplomático cubano comprende la cobertura integral de la visita del secretario de Estado Kerry, independientemente de sus declaraciones. Para Cuba, tratar a sus invitados con tal deferencia, al igual que Fidel Castro lo hiciera con el presidente Carter, es una cuestión de principios.

Es de preguntarse si el reportaje realizado por la CNN de las actividades que tuvieron lugar en La Habana el 14 de agosto contradice la política oficial de Estados Unidos hacia Cuba. ¿Representa esta cobertura una sección de la élite dirigente que no está a favor del deshielo de las relaciones entre los dos vecinos y que se opone a otra facción del statu quo estadounidense inclinada esta por la opción normalizadora? La situación es compleja. Debemos guardar en mente cuando salió simultáneamente el asombroso anuncio de los presidentes Obama y Castro sobre la nueva política estadounidense el 17 de diciembre de 2014. En ese momento tanto la Casa Blanca como el Departamento de Estado aclararon un punto muy importante y siguen haciéndolo. Si bien el nuevo enfoque de Estados Unidos representa una modificación en la táctica, su objetivo primero no ha cambiado. Los funcionarios estadounidenses continúan promoviendo la versión de la democracia de Estados Unidos destinada a Cuba. Para lograr el objetivo final, redactado en un lenguaje más diplomático y por consiguiente menos burdo que el de la CNN, es menester continuar la propaganda de que Cuba no es democrática, de que en Cuba no hay libertad de prensa, etcétera. Pero todavía no sabemos por qué la CNN no contribuyó a la evolución de los esfuerzos diplomáticos desplegados por ambos países, algo que la prensa cubana hizo para su pueblo, y obvió informar profesionalmente al público estadounidense. El reportaje inculto de la CNN sirve como un recordatorio más de esta nueva situación dotada de perspectivas muy positivas para cubanos y estadounidenses por igual, al igual que del peligro que corre Cuba. Los cubanos están muy conscientes de esto.

Su prensa y blogs periodísticos sirven de foro a un debate maduro y animado sobre el significado del nuevo encuadre de Estados Unidos. Este debate resulta de los intentos de los dirigentes y periodistas cubanos para mejorar la prensa cubana como parte de los cambios de gran envergadura que están aconteciendo en Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s