Relaciones Cuba-EEUU y libertad de prensa


c5a29df0-e4d7-49b1-9d9c-62e61c432b40_879_586Por: Arnold August/Global Research

Durante la ceremonia de izado de la bandera celebrada en La Habana el 14 de agosto de 2015, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, expuso: “estamos convencidos de que el pueblo de Cuba sería servido mejor con una democracia genuina.” Esta promoción de la democracia para Cuba por parte de Estados Unidos se refiere, entre otros aspectos, explícita e implícitamente a la libertad de prensa. Con todo, el señor Kerry no centró sus comentarios sobre el tema de la democracia, sino que principalmente se expresó en torno a la política de su administración respecto de las relaciones EEUU-Cuba, en honor al gobierno de Cuba, al restablecimiento de las relaciones diplomáticas y a la reapertura de las embajadas, así como medio de avance posible para el acercamiento de dos pueblos que ya no son enemigos ni rivales, sino vecinos.

Pero veamos cómo la prensa estadounidense trató las palabras del secretario de Estado Kerry, así como su participación en otras actividades oficiales que tuvieron lugar en La Habana el mismo día. Tomemos el caso la cadena noticiosa estadounidense CNN en inglés. Para cubrir este suceso, la CNN envió a La Habana a uno de sus animadores vedet más importantes, Jake Tapper. ¿Y qué giro le dio él al discurso del secretario de Estado Kerry? El célebre animador declaró: “Pero no es instantáneo, no se improvisan de la noche a la mañana la democracia y la libertad de prensa.” El mismo día, pero en otro momento, luego reportó, “Este es un país que carece de libertad de prensa y de libertad de reunión y de una y otra cosa”, y aún más tarde añadió en otro spot televisivo:

“Una sola bandera estadounidense no puede resolver todos los problemas ni soltar al pueblo de aquí de la garra de los hermanos Castro… y como bien dijera el Presidente Eisenhower– [al cual] cito – ‘Nuestras condolencias van dirigidas al pueblo de Cuba que hoy sufre bajo el yugo de un dictador.’ [a lo cual Tapper añade:] El dictador y su yugo ahora están siendo representados [por] su hermano Raúl.”

Por cuenta propia, Tapper se lanzó a buscar, entre otros, a disidentes cubanos para entrevistarlos. Aprovechó toda palabra pronunciada por estos respecto de su oposición al restablecimiento incondicional de las relaciones diplomáticas entre los dos países y resumió el alegato según el cual “sus detractores expresaron que esto solo concederá legitimidad a un dictador, hoy [14 de agosto], que no tiene interés alguno en un cambio verdadero”. Tapper fue más lejos al pasar el videoclip de un debate presidencial de julio de 2007 en el cual, según Tapper, el senador Barack Obama “justificaba los motivos por los cuales intervenía respecto de regímenes delincuentes (rogue regimes) como el de Cuba”. No obstante, según las transcripciones de la CNN, de julio de 2007, la cuestión giraba en torno a si se era partidario o no de que los candidatos presidenciales “participaran en encuentros separados sin formular condiciones previas, en Washington o en cualquier otro sitio, durante el primer año de su administración con los jefes de Estado de Irán, Siria, Venezuela, Cuba y Corea del Norte con el propósito de colmatar las brechas que dividen a nuestros países”. El término “regímenes delincuentes” no se emplea ni en la pregunta ni en la respuesta del señor Obama.

En suma, si bien la CNN transmitió integralmente la ceremonia de honores a la bandera y las palabras del señor Kerry, cuyo rasgo principal fue el de promover las relaciones diplomáticas de dos países vecinos, la CNN editó su propia versión. La red de difusión de la información por cable se precipitó sobre las observaciones del secretario de Estado Kerry acerca de sus conceptos de democracia para Cuba y una de sus correlaciones, la libertad de prensa, y, a lo largo del día y prácticamente en cada programa difundido tarde por la noche, bombardeó a los espectadores con los fragmentos sonoros “libertad de prensa”, “dictadura” y “régimen delincuente”.

Algo que también es significativo y que sirve de corolario al tratamiento de las observaciones del señor Kerry es lo que la CNN suprimió. Además de la ceremonia de honor a la bandera hubo otra actividad importante. El señor Kerry fue recibido por su homólogo, Bruno Rodríguez Padilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba en la sede de la cancillería cubana. Esta reunión celebrada a puerta cerrada fue seguida por una conferencia de prensa conjunta en el Hotel Nacional donde, tras expresar sus impresiones los señores John Kerry y Bruno Rodríguez Parrilla, tuvo lugar un periodo de preguntas y respuestas. Prácticamente toda la actividad fue censurada por la CNN.

Es lamentable, porque el público estadounidense y el de habla inglesa a quien la CNN informa en otras partes del globo se perdió la oportunidad de escuchar lo que el lado cubano expresó respecto de la “democracia para Cuba”.

Durante el periodo de preguntas y respuestas, Andrea Rodríguez, periodista de la Associated Press, se dirigió al canciller Bruno Rodríguez Parrilla: “El secretario Kerry hoy mencionó el tema de que esperaba para Cuba una democracia genuina. Quisiera que me comentara usted qué opina al respecto”. La respuesta del ministro de Relaciones Exteriores nunca llegó a los oídos del público de Estados Unidos por el intermediario de la CNN. He aquí su respuesta:

“Yo siento que debemos trabajar activamente para construir confianza mutua, para desarrollar contactos en las áreas donde tenemos visiones cercanas o que pueden ser aproximadas, y al mismo tiempo conversar, discutir de manera respetuosa, sobre nuestras diferencias respectivas. En algunas áreas es cierto que las diferencias son profundas; sin embargo, puedo decir que algunos de estos temas son de intenso debate internacional. Por ejemplo, algunos modelos políticos electorales de países industrializados que parecía que podían ser un modelo único, han entrado en una gravísima crisis, incluso en Europa.

“Los Estados tienen la necesidad de desarrollar sus vínculos en apego al derecho internacional con pueblos que han decidido, en ejercicio de su autodeterminación, su destino nacional, de acuerdo con su propia cultura, con su nivel de desarrollo.

“Yo me siento muy cómodo con la democracia cubana que a su vez tiene cosas perfectibles, tal como trabajamos hoy activamente a partir de los procesos relacionados con la actualización de nuestro modelo económico y social socialista.

“Puedo decir que es un tema en el que estamos dispuestos a conversar sobre bases absolutamente recíprocas y de igualdad soberana, en el que nosotros también tenemos mucho que decir, preocupaciones que compartir; intentos de incrementar la cooperación internacional para resolver problemas relacionados con el ámbito de los derechos políticos y las libertades civiles que, en nuestra opinión, tienen que ser aseguradas de la misma manera que el derecho a la alimentación, el derecho a la igualdad de género, el derecho a la vida, el derecho a la educación y la salud.”

Los lectores sacarán sus propias conclusiones de los motivos por los cuales la CNN suprimió tales observaciones. Una de las maneras de verlo es que el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, tal como era de esperarse, expresó algunos puntos de vista que ponen en entredicho las palabras huecas la CNN. En lo concerniente a la cuestión de la democracia, el canciller cubano señaló una inquietud que muchas personas comparten en Estados Unidos y en otras partes de Occidente. Este malestar tiene que ver con la calidad de la democracia y del proceso electoral en estos países adelantados sobre el plan industrial. Esta puntualización inquieta a la CNN pues le arranca palabras a su narrativa respecto de la democracia. Si bien esta interpretación es desmerecedora para Cuba y sirve para dejar indemne a Estados Unidos o para enaltecerle como modelo, a su vez denota cómo este último se posiciona respecto de su pensamiento único sobre la democracia.

Las observaciones del canciller cubano en defensa de la democracia cubana fueron calificadas con una salvedad importante: esta debe ser mejorada. Esta lógica de combinar decisiones soberanas con el reconocimiento de mejoras dentro de las tradiciones y valores cubanos también desafía el crédito de las palabras de los grandes medios de difusión de la información estadounidenses, tales como la CNN. Finalmente, el canciller cubano lanzó la bola de regreso a la cancha estadounidense en forma muy diplomática al indicar que Cuba otorga una gran importancia a los derechos políticos y las libertades civiles, de todos los países, tales como el derecho a la alimentación, el derecho a la igualdad de género, el derecho a la vida, el derecho a la educación y la salud. Los logros de Cuba en estos ámbitos son bien conocidos y reconocidos internacionalmente, mientras que la carencia de estos en Estados Unidos es cada vez más palpable dentro y fuera del país.

(Continuará)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s