Kenia Carcases: “No tengo en mente jugar por otra selección”


Kenia Carcases by CubaxdentroPor: Lilian Cid Escalona/ Fotografía: Andy Bermellón Campos

Su ecuanimidad la precede. Finalmente converso, en directo, con Kenia Carcasés Opón, y es tal cual se deja ver sobre la cancha: jovial, de carácter apacible y hablar pausado. Transmite, en todo momento, la impresión de ser una persona que medita bastante sus acciones, y sus palabras. Quizás por ello suele presentarse como una persona que dialoga con lo justo, pero ni tanto. Al menos no ha sido así esta vez. La Habana, y una tarde lluviosa de juniose conjugaron para propiciar la oportunidad intercambiar ideas con la espigada voleibolista cubana. Una mujer que colecciona experiencias, tras haber transitado por diversas latitudes de la mano del voleibol.

Has jugado en Cuba, Japón, Europa y Brasil. ¿Qué tal las experiencias de este tour voleibolístico?

Cada región tiene sus particularidades a la hora de asumir el voleibol, por ello, cada experiencia ha aportado algo diferente a mi carrera y también a mi vida. Significo especialmente a Japón, porque el haber tenido la oportunidad de ir tan joven -siendo parte de la Selección Nacional de Cuba- a conocer este voleibol asiático, el país y sus formas de ver la vida y el deporte me dejó lecciones que me han servido siempre, sobre todo en esta nueva etapa por la que atraviesa mi vida y mi carrera.

De jugar con la selección nacional de Cuba a asumir un compromiso profesional en toda su regla. ¿Fluctúa la dinámica?
Muchas cosas cambian y repercute en todos los aspectos. Desde la forma en que se juega hasta la manera de conducirte en la vida. Se aprenden muchas cosas: nuevos idiomas, a conocer y comprender otras culturas y a ver el voleibol más allá de una práctica deportiva.
Es cierto que los entrenadores y el club se preocupan por ti, y establecen ciertos aspectos de organización pero la responsabilidad queda totalmente del lado del atleta. Lo fundamental es la disciplina porque en el fondo todo depende de ti, de tus metas y del esfuerzo que estés dispuesto a hacer para alcanzarlas.

Desde tu perspectiva, ¿dónde se juega con más fuerza el voleibol femenino?

He tenido la oportunidad de jugar en varios lugares y tener contacto con equipos de muchos países, este año he estado en Brasil donde hay un excelente voleibol, pero pienso que ahora mismo la liga de más fuerza es la de Rusia. Todos los equipos allí juegan fuerte, la liga, toda, tiene mucha calidad.

¿Te gustaría ir allí?
De momento no la busco, más bien la he esquivado por la cuestión del clima y tal, pero sé que probablemente en algún momento tendré que ir.
A veces no tienes la oportunidad de escoger dónde quieres estar….
Es una de las cosas que aprendes, que a veces no puedes decidir totalmente lo que sucederá con tu vida (deportivamente hablando).

Y si pudieras hacerlo, ¿irías a jugar en Rusia?
Lo valoraría, las respuestas se encuentran al analizar las propuestas que tienes sobre la mesa. Mas estoy segura de que sería una experiencia de la que aprendería muchas cosas.
Vamos, que buscarías un equipo grande…
No es el principal criterio que tomo, busco sobre todo un lugar en el que pueda jugar y sentirme bien haciéndolo. Obviamente si además tengo la oportunidad de compartir cancha con jugadoras de talla mundial, lo agradezco porque hasta ahora siempre ha sido un privilegio.

Kenia Carcases jugó en Brasil durante esta última temporada de 2014-1015 y allí dejó su sello. Fue sexta entre las máximas artilleras de la lid con balance de 348 puntos (288 ataque, 43 bloqueo y 17 con el servicio) y su equipo, el Molico Nestle, fue subcampeón tras ceder en la serie final de la rigurosa Súper Liga ante el Rexona-Ades de la mítica Helia Souza “Fofão”.

El Molico Nestle cuenta con una selección llena de figuras de talla internacional…
Si, ya sabes, están Thaisa (Menezes), Dani Linz (Danielle Linz), Camila (Braits), Mari (Marianne Steinbrecher) y Adenizia (Adenízia Ferreira da Silva) y jugar con ellas me ilusionaba un poco porque tenía la experiencia de haberlas tenido como rivales por mucho tiempo. Luego compartir con ellas ha sido fácil, la relación fluyó desde el principio, dentro y fuera de la cancha.

¿Te quedas en Brasil?
No tengo total certeza porque no hay nada firmado, pero pienso que pueda quedarme. El club está contento con mi desempeño y yo me he sentido muy bien trabajando con ellos.

Expectativas
Esta temporada fue buena, el voleibol y la afición son fantásticos. Me sentí a gusto y me gustaría quedarme al menos un año más para disfrutar del ambiente. Generalmente cuando llegas nueva a un lugar te toma un tiempo adaptarte y luego es que empiezas a disfrutar a plenitud con lo que haces, por esto me quedaría para sentirlo desde el inicio. El equipo es muy bueno y la relación del colectivo también. Además, fuimos segundas del torneo así que también quiero ganar.

Se dice que el voleibol en Brasil es pasión. ¿Lo es?
Así es, pienso que después del fútbol es el deporte que más se sigue. Las personas lo disfrutan y dominan la situación. Es difícil pasar desapercibida allí, siempre encuentras alguien que te reconoce y quiere hacerse una foto contigo, o te hace un comentario, te hablan de la liga brasileña y de las jugadoras de su país, pero también te hablan de Cuba, de las Morenas, de Mireya… Es una afición dedicada, que te apoya pero que también exige porque conoce y está al tanto de todos los detalles.
Hablábamos de la calidad de la liga, cuya base son las jugadoras nacionales e incluye a jugadoras internacionales de nivel …¿Desgasta?
Se juega fuerte, se le pega duro al balón. También influye la extensión territorial del país, porque a veces hay que hacer viajes largos que inciden en el físico. Se juega a lo latino, con la agresividad a la ofensiva que nos caracteriza. Personalmente me sorprendí mucho por la fuerza que tienen las jugadoras, les viene de la preparación que realizan, mientras aquí o en Europa se alternan los entrenamientos con otros elementos, allí se trabaja a diario con las pesas.

Por cierto, la efectividad de de las mejores atacadoras en la Súper Liga brasileña no supera el 25%. ¿Algún factor determinante?
La defensa de campo y la disposición que toman los equipos sobre la cancha. Se ataca duro, ya te lo comentaba, pero hay mucho trabajo en la red, los equipos se posicionan bien y la mayoría de las jugadoras son excelentes defensoras. Pasar en limpio con el ataque es una tarea compleja.

La mayoría de las cubanas que juegan en las diferentes ligas del planeta lo hacen en la posición de Opuesto o con menos responsabilidades defensivas. ¿Decisión técnica o es que verdaderamente la recepción es nuestro talón de Aquiles?

Bueno, hay de todo, pero también viene dado con una tendencia que han experimentado las últimas generaciones de voleibolistas cubanas, cuyo punto fuerte no ha sido la defensa. Hay mucho de decisión personal, nos sentimos más seguras a la ofensiva, y apostamos por jugar esas posiciones. A mí me gusta recibir, lo que si pones en una balanza mis potencialidades va a triunfar el ataque..

Hablemos de emociones. ¿Qué tal si evocamos momentos?
El momento más dulce de tu carrera:(no lo piensa mucho). Los panamericanos de Río 2007. Este es uno de los mejores recuerdos que tengo hasta hoy en mi carrera deportiva. Jugué poco, pero el torneo fue perfecto, era la unión de muchos factores. Para recordarlo hay que empezar por los entrenadores que estaban allí guiándonos Eugenio (Eugenio George), Ñico (Antonio “Nico” Perdomo) y Calderón (Luis Felipe Calderón), pasar por la mezcla de generaciones que había en cancha con Zoila y Yumilka, Rosir, Nancy, en fin y esa victoria….Se unieron tantas emociones que es complicado, casi imposible, describirlo. Ni siquiera los Juegos Olímpicos de Beijing pueden compararse con esta historia de Río.

El que no quisieras volver a vivir: La manera en que salí del equipo o mejor dicho, la explicación que se dio sobre mi salida…

Carcases sale del equipo Cuba después de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, donde nuestra selección se hizo con una plata con ribetes dorados. Un partido a cinco sets (25-15, 21-25, 25-21, 21-25 y 15-10), que empezó con aires de aparente barrida y terminó inundado por los recuerdos del golpe franco directo que Cuba le aplicara en la edición de Río en un enmudecido “Maracanazihno”.

….se habló de indisciplina, sancionada por esa cuestión.
Voy a ser sincera. El profesor Eugenio (George) tenía una forma mágica de trabajar con las jugadoras. Él siempre nos establecía un período ideal de actividad en el cual debíamos desarrollarnos y dar lo máximo, teniendo al equipo Cuba como principal prioridad. El mío terminaba en 2012, y es a inicios de ese año, tras los panamericanos cuando decido salir del equipo y pensar en buscar otras experiencias. Solicité mi baja, no me la aceptaron pero mantuve mi decisión. Dejé de entrenar y de ahí, por ausencias al entrenamiento del equipo, es de donde sale el asunto de la indisciplina.

¿Por qué la decisión?
Hay muchos factores. En esto inciden las aspiraciones personales, las necesidades familiares y también las insatisfacciones acumuladas con el tiempo, que te van convenciendo de tomar una decisión y darle un giro a tu vida. Soy del criterio que hay que estar, en primer lugar, donde una se sienta bien….

Te vas en el año olímpico, en el arranque del proceso para tomar el último tren a Londres. Unos juegos a los que finalmente no asistimos. ¿Consideras que tu ausencia fue determinante?
En realidad no, porque a pesar de no considerarme una mala jugadora, no me vi jamás como una jugadora determinante o imprescindible en las aspiraciones del equipo.

¿En serio?
Digamos que en ese momento tenía mucha responsabilidad pero solo porque ya había muchas jugadoras que habían tomado este camino antes que yo….

A propósito de los Juegos Olímpicos. ¿Crees que podamos estar en Río 2016?
Lo creo, pero habría que hacer cambios. Tomar decisiones.

Y el equipo actual
Ahí hay talento, pero la vida me ha enseñado y Eugenio nos hablaba mucho de eso, que a unos juegos olímpicos no se llega así. Hay que alcanzar cierta madurez competitiva y adquirir mayor experiencia para enfrentar el evento más grande que existe.

Pensemos en una situación ideal y tienes el reto de incluirte en un equipo cubano para ir a Río, ¿cómo lo conformarías?
Ahora mismo hay muchas jugadoras con condiciones, incluso dentro de Cuba. Es muy difícil construir un equipo, sobre todo de mujeres. Yo me la jugaría haciendo una selección que tuviera como base la generación que estuvo en Beijing, probablemente haciendo algún cambio en los casos de Yumilka Ruiz y Zoila Barros que de alguna manera ya terminaban su ciclo, aunque habría que valorarlo de acuerdo a su forma. Yaima Ortiz ya no juega, pero igualmente hay mucho de dónde escoger de la generación que fue la base de la selección a Guadalajara. De líbero en ese momento estaba Liana Mesa, que en este momento aun juega y está entre las mejores de la liga alemana. Iría casi con la misma formación y te digo, estoy pensando en ir a Río para ganar.

Las últimas morenas olímpicas fueron: Yumilka Ruiz (1), Yanelis Santos (2), Nancy Carrillo (3), Daimy Ramírez (6), Yaima Ortiz (8), Rachel Sánchez (9), Yusleinis Herrera (10), Lianna Mesa (11-libero), Rosir Calderón (12), Kenia Carcasés (14), Yusidey Silie (15) y Zoila Barros (18) y saldaron su participación con un cuarto lugar tras caer en semifinales ante Estados Unidos (0-3) y en la discusión del bronce ante China (1-3) luego de haber avanzado con suficiencia hasta estas instancias decisivas.

El final de estos juegos marcó un punto de inflexión para el voleibol cubano, allí, con la salida de buena parte del equipo, comenzó la desestabilización progresiva de la selección nacional. Aun así hubo otro destello, una nueva generación ilusionó en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011.

Fuiste protagonista en Guadalajara 2011. Por un momento parecía que se podía, que el título se quedaba en Cuba, ¿qué nos faltó?
Experiencia. Tener el aplomo de definir en el momento oportuno. Decisivo fue el cuarto set, que las dejamos respirar. Había que terminarlo en medio de su desconcierto. Ahí fallamos, y a un equipo como este no le puedes dar ni la más pequeña oportunidad porque son muy fuertes psicológicamente y están adaptadas a competir al más alto nivel.

Has tenido la experiencia que querías y te ha ido bien. Queda algún sueño por cumplir.
Obtener una medalla olímpica.

¿Te obsesiona?
Ni siquiera pienso en ello, no tengo en mente jugar a nivel de selección nacional ya que la vía sería nacionalizarse por otro país.

¿No te lo planteas?
No.

Cuba siempre….
Es que a Cuba se lo debo todo. Sería muy ingrato de mi parte no reconocer que la selección nacional fue mi escuela. Ser cubana significa mucho, sobre todo en el mundo del voleibol porque se respeta y se admira la calidad de nuestro país en este deporte.

Regresarías a la selección.
Sin dudas

¿Con alguna condición?
Dependería totalmente de lo que se establezca aquí.

¿Nos regalas una anécdota?
En Brasil me llaman la cubana paraguaya. Dicen las chicas porque soy una de las pocas cubanas que conocen que no es efusiva a la hora de jugar el voleibol. Normalmente yo no grito, soy bastante tranquila. Pero si hay algún momento que lleva un extra, se lo pongo, con grito y guapería incluida.

Para terminar, ¿Eugenio George?
Siempre me gusta agradecer y recordar a cada entrenador que pasó por mi vida porque de todos, desde el primero hasta el último que he tenido, pude aprender algo. Pero Eugenio es especial. Fue como un padre. Es la persona responsable de que finalmente yo me haya convertido en la jugadora de voleibol que soy… (se emociona)…

Pasa de la hora esta charla, a efectos de grabación, y termina con la voz entrecortada. Podría haber continuado desempeñado mi rol, porque acudí a la cita con un arsenal de ideas que rozaba lo interminable, pero el momento amerita la pausa y el diálogo encuentra un merecido punto final con el obligado recuerdo a la figura de Eugenio George: lo más cercano a un padre para todas las generaciones de voleibolistas que formó. Lo más parecido al Rey Midas en la historia, riquísima, del voleibol femenino cubano.

 

Un comentario en “Kenia Carcases: “No tengo en mente jugar por otra selección”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s