Caso: Ana Belén Montes


81vZ+7g1lsL._SL1500_Por: Waldo Barrera Martínez/Jóvenesporlos5

“Un proverbio italiano quizás describe mejor la verdad fundamental en la que creo: El mundo es un solo país. Y en ese mundo-país, el principio de amar al vecino tanto como a uno mismo, es para mí la guía esencial para una armoniosa relación entre todas nuestras naciones vecinas. Este principio urge a la tolerancia y al entendimiento hacia los medios de otros y señala que nosotros tratemos a las otras naciones de la misma manera que deseamos ser tratados. Con respeto y compasión. Ese principio, trágicamente, yo creo, que nosotros nunca lo hemos aplicado a Cuba.”  Así comenzó su alegato la puertorriqueña Ana Belén Montes ante los letrados estadounidenses que la condenaron a 25 años de prisión en 2002, acusada del delito de entregar a Cuba “información clasificada”. En otras palabras: transmitir a Cuba información sobre los planes agresivos que desde Estados Unidos se fraguaban contra la Isla.

Curiosamente, cuando navegamos por la Web buscando información al respecto, la mayoría de los despachos tienden a “reciclar” los mismos detalles del asunto, generalmente manipulados hasta la saciedad, como es costumbre con el único propósito de denigrar a la revolución. Pero más curioso aún resulta la total ausencia de pronunciamientos en nuestros medios oficiales nacionales, si acaso esporádicas entradas en sitios alternativos del patio y del movimiento de solidaridad con Cuba.

En Facebook hay creadas una página de figura pública, desde 2013 cuando llevaba ya 12 años en prisión, con 38 Me gusta y una comunidad, en línea desde principios del año en curso, con 139 Me Gusta. No hay ninguna cuenta en Twitter y prácticamente nadie  habla de ella en las redes sociales, ni existen plataformas creadas como las de Los Cinco para clamar por su libertad o el mejoramiento de las condiciones penitenciarias a las que está sometida.

En un artículo de Sofía Benavides, publicado en marzo pasado, asegura sin especificar la fuente que “Altos funcionarios estadounidenses dijeron a los medios que Ana Belén Montes nunca estuvo en la lista de prisioneros que Cuba solicitó en las negociaciones con Estados Unidos y que se sellaron el 17 de diciembre del 2014 con el intercambio en el que recuperó su libertad Alan Gross y cuatro supuestos espías más.” Visto así, todo parece indicar el total olvido del asunto por parte del gobierno cubano, aunque no es así realmente.

El ex-presidente de la Asamblea Nacional Ricardo Alarcón, en su intervención durante la presentación del cancionero Nacieron al Mundo, el 13 de febrero de 2015, donde tuvimos el enorme privilegio de asistir, expresó que “la experiencia del movimiento de solidaridad con los Cinco nos sirve como pauta para continuar la batalla, incluso en favor de los más ignorados; voy a mencionar solo una persona: Ana Belén Montes (…) en prisión por haber violado las leyes norteamericana al tratar de frustrar e impedir los planes agresivos de Estados Unidos contra Cuba. Se dice que vivimos en una nueva época, que ya no hay planes agresivos; nada justifica que esa joven continúe presa y en las condiciones tan duras de la prisión que ella ha soportado durante todo el tiempo de su detención”.

Montes, nieta de asturianos emigrados a Cuba y Puerto Rico, nació en la base militar de Nuremberg, en la antigua RDA, en 1957. Su padre permaneció durante algunos años en Europa, radicándose luego la familia en Kansas.

Recibió una esmerada formación en colegios militares y selectos internados estadounidenses, licenciándose en Relaciones Internacionales en la Universidad de Virginia; es también máster en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados  en la  Universidad Johns Hopkins. En 1985, ingresó en la  Agencia de Inteligencia del Pentágono (DIA), en el Organismo de Inteligencia de la Defensa, institución  considerada como “la mayor fábrica de espías militares del Pentágono” en todo el mundo, convirtiéndose allí en la principal analista sobre temas cubanos. Su detención, se produjo el 20 de septiembre de 2001, tras los atentados del 11-S. Al reconocer su culpa, cambió una segura condena a muerte por alta traición por una de 25 años de prisión.

Ana Belén se encuentra hoy registrada con el número 25037-016 de la cárcel de Carswell, dentro de las instalaciones militares de la Estación Aérea de la Marina estadounidense en Fort Worth, Texas, en una sala de psiquiatría a pesar de no padecer de este tipo de enfermedad. Evidentemente es un lugar terrible por la presencia de otras reclusas altamente peligrosas.

Está sujeta a un extremo régimen de aislamiento, que incluye la prohibición de recibir visitas de amigos, solamente de su padre y hermano; hablar por teléfono; recibir paquetes, periódicos, revistas ni ver televisión; nadie pude indagar por su salud ni conocer por qué está en un centro destinado a personas con problemas psíquicos; no puede relacionarse con otros detenidos ni contactar a la prensa. Cuando alguna persona ha intentado enviarle una carta, la misma ha sido devuelta mediante correo certificado. El Buró Federal de Prisiones ha informado que solamente puede tener contacto con sus familiares más allegados, debido a su condena por espionaje.

Según su abogado defensor, Plato Cacheris, Montes cometió actos de este tipo debido a razones morales, pues “ella sentía que los cubanos eran tratados injustamente por EE.UU.”

Si no se lograra influir en las estructuras de gobierno de ese país para conseguir su liberación, saldría en libertad solo en 2023.

El pueblo cubano, que durante más de medio siglo ha sufrido el cerco más férreo, agresiones militares, actos terroristas e intentos de asesinato contra sus dirigentes, con miles de víctimas entre fallecidos y mutilados, actos que Ana Belén trató de evitar sin recibir nada material a cambio, no puede permanecer inactivo ante tamaña injusticia.

Es preciso, además, apelar a la conciencia de la comunidad internacional, movilizar a las personas de buena voluntad de todo el mundo para clamar en favor de su inmediata liberación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s