Israel Rojas: Cuba es más que un trozo de tierra


israel.jpgFuente: Joven Cuba

Cuba es mucho más de lo que dibujan los mapas. Hablar de esta Isla supone crear toda una historia surgida de la emigración, de la mezcla de culturas y raíces europeas, africanas, asiáticas y propiamente americanas y caribeñas. Es el cubano el resultado de un amplio proceso tan longevo como la existencia de la humanidad misma. Asociado a esto existe un fenómeno que ha marcado importantes cauces en su historia, incluso en momentos decisivos, y que puede llegar a dañar la sensibilidad de muchos, el regionalismo.

-¿Cómo definirías la palabra regionalismo?

Nada más peligroso que el odio que se levanta y justifica en nombre del amor. El regionalismo es una deformación del amor al terruño. Una aberración. Así como es legítimo cuidar, proteger, defender los símbolos, la historia, las tradiciones locales; así como es fecundo el amor al lugar donde se nace o se consolida la personalidad, de igual manera es enaltecedor saber sumar la matria a la patria y luego a la humanidad toda.

-En nuestro país la existencia del regionalismo se remonta al período de la Guerra de los Diez Años. ¿Qué te parece este fenómeno en la actualidad? ¿Cómo afecta a los cubanos?

Los cambios en la conciencia social operan lentamente. Con un retardo de años, los comportamientos masivos se proyectan socialmente más como consecuencia de lo vivido en el pasado reciente que en correspondencia con las condiciones objetivas del presente. Por eso a veces me parece que el verdadero Periodo Especial lo estamos sufriendo los cubanos ahora, porque se trata de la carencia, no del pan ni de la corriente eléctrica, sino de los valores. En aquellos años durísimos traíamos la herencia de los 80, éramos mucho más solidarios y teníamos la esperanza como bandera. Hoy, que la situación económica no es ideal, pero menos tensa que hace 15 o 20 años atrás, resurgen la miseria humana y los instintos más animales, de los cuales el regionalismo no escapa, afectándonos a todos.

La música popular es una especie de bitácora del pensamiento social y hay estribillos de canciones que reflejan que al regionalismo entre cubanos solo hay que darle un chance y rebrota. He escuchado canciones donde “policía y oriental” es lo mismo, a quienes se les trata de manera totalmente irresponsable y peyorativa. No creo que estemos al borde de extremos sangrientos, pero si no queremos llegar a eso debemos ser muy cuidadosos, luchar contra todo cuanto nos divida y dar batalla cotidiana a fin de aplacar primero y erradicar después cualquier brote de regionalismo.Y no solo entre habaneros y orientales como algunos piensan, este fenómeno puede darse entre matanceros y villaclareños, sin ningún aparente antecedente histórico.

Por supuesto, las causas de este fenómeno no solo se resuelven con campañas ideológicas y culturales. Deben tomarse medidas de estado planificadas y bien coordinadas para reducir las diferencias económicas entre regiones del país. Es un fenómeno complejo y sempiterno. Es parecido al racismo. Nadie debe creer que porque no estén institucionalizados, han desaparecido. El regionalismo es un cáncer muy peligroso.

-¿Te sentiste discriminado alguna vez por este fenómeno?

Obviamente. Ser guantanamero emigrante en La Habana tiene su costo. Ya hoy no, pero al principio las subvaloraciones, las discriminaciones, algunas sutiles y otras evidentes, nos hicieron sentir muy mal. Cuando tu sueño y el plan para lograrlo son más grandes que el dolor causado, entonces ese dolor solo sirve para enfocarte el doble. Pero te confieso que no es nada fácil.

-¿Qué opinión te merece el término “palestino”?

Más que teorizar sobre el término, lo cual supondría un análisis sociológico de un rigor para el cual no estoy preparado, te podría decir lo que ha sentido mi corazón cuando me lo han espetado en todas las variantes posibles. Dolor, con secuelas, cuando comprobé que era un término que cerraba puertas por gusto y predisponía para abrir el alma. Vergüenza profunda, cuando fue pretexto para sin conocernos, homologarnos a Yoel y a mí con aquellos que nacidos en Oriente, habían emigrado y a fuerza de indecencias y pillería, aprovechar los descontroles que toda gran ciudad entraña y hacerse de una mejor vida a costa de la gente que puebla otra región de Cuba. Orgullo infinito, cuando representamos a la mayoría de los orientales buenos, nobles y sabios que me hicieron lo que soy con mi acento, mis muertos, mis viejos amigos, mis maestros de todas las escuelas que me padecieron y me educaron, mi barrio en el sur de Guantánamo, mi Universidad en el Caney de Santiago de Cuba. Yo vivo orgulloso de ser oriental. Mientras más conocí mi Oriente, más lo quise. De allí soy, de allí siempre seré y bienvenido el que me dice palestino por aguerrido, incansable y laborioso.

jj_thumb.jpg_cubaxdentro.wordpress.com

Israel Rojas compartiendo con jóvenes universitarios

-¿Qué es lo que más extrañas de Guantánamo?

Lo que más extraño es lo mismo de lo que me quejaba cuando vivía allá. La paz, la sutil velocidad con que se mueve la vida, dejando tiempo para cultivarse por dentro. La rectitud de sus calles, similar a la rectitud de los espíritus nobles y sinceros que las pueblan. Y no es poesía. Mi mamá fue profesora de secundaria básica. Siempre fue muy recta y severa, por suerte, para un desordenado como yo, que me gustaba irme en bicicleta con los amigos a buscar una buena poceta en un río donde divertirnos. La verdad es que extraño al que fui viviendo allí.

-Si volvieras a nacer, ¿en qué provincia te gustaría hacerlo? ¿Por qué?

En Guantánamo. Lo que cambiaría sería la ubicación de la capital del país. Nada tengo contra La Habana, pero si de soñar se trata, me gustaría que la Capital de todos los cubanos estuviera al centro de la Isla, que no estuviesen tan lejos los centros de mando de los dirigidos. Y si de soñar se trata, me encantaría que los gringos devuelvan esa parte que ocupan donde está enclavada la ilegal Base Naval. Otra sería la historia si mi gente tuviera otra vez esa buena bahía.

-¿Qué es lo que más extraña Israel cuando va de gira a otros países?

Fuera de Cuba disfruto la novedad, aprendo, me instruyo de la cultura de cada lugar y disfruto ser ciudadano del mundo por unos cinco días. Al sexto amanecer, ya me agarra el gorrión. Extraño hasta la programación de la radio que escucho, mi rutina, la familia, en especial a mis hijos. Cuba es mi hogar.

-¿Cuál de los lugares que has visitado te recuerda más a Cuba? ¿Por qué?

República Dominicana. Es igualito que estar en Guantánamo, en Baracoa, en Santiago de Cuba. Es casi la misma región geolectal. El acento es similar, la gente más parecida no puede ser, la comida, en fin, somos caribeños.

-¿Qué crees del éxodo masivo que existe actualmente en nuestro país, y en particular de los jóvenes?

John Lennon decía: “Tu casa está donde está tu corazón”. La niñez y la vejez son etapas que en Cuba encuentran generalmente excelentes condiciones para desarrollarse. La juventud no siempre encuentra razones económicas y profesionales para ello, entonces emigrar se yergue como una opción lógica. Mucho más si tenemos en cuenta que como parte del diferendo Cuba-USA el gobierno norteamericano concede facilidades a los aquí nacidos que no otorga al resto de los emigrantes del mundo. Por suerte hoy nuestro gobierno se quitó el lastre de caer en el juego de politizar la emigración y este proceso se comporta como algo normal y sin mayores traumas. Así vemos a muchos ir y volver con naturalidad sin detrimento de que desarrollen su vida lejos del país.

Llamo la atención de que no siempre el que emigra encuentra lo que busca afuera. El país está cambiando su arquitectura económica, con lo cual se abren posibilidades de desarrollo personal y profesional que no siempre son valoradas por los jóvenes. Quizás aquí encuentren hoy nuevos caminos que en otros lugares ya están agotados. Y esto no lo digo yo, lo dijo en La Habana alguien que no es ni por asomo admirador de la revolución cubana, el millonario cubanoamericano Carlos Saladriga.

También hay algunos que están regresando. Van fuera, hacen el capital que aquí les resultaría imposible legalmente y luego regresan a invertirlo en su familia, en una casa, en un negocito. Pero emigrar es tan viejo como la humanidad misma. Si la economía de Cuba levantara, quizás el problema lo tengamos a la inversa. Nos toca a nosotros resolver el atolladero demográfico en que estamos metidos, pues nos estamos poniendo viejos como demuestran las estadísticas. La llave de esa puerta la tiene la economía.

5f7d1ceb25eec5e60a8e72f0b1baa8f97b84418b-Buena Fe trata en varios de sus temas la emigración, pero también nuestras raíces ¿Por qué?

Nosotros también somos emigrantes, emigrantes internos. Un día dejamos nuestra casa y familia en busca de mejores oportunidades. No es un tema ajeno para nosotros. Sabemos lo que duele y entendemos mucho más a los que ponen mar por medio. Pero demasiada basura se arroja sobre Cuba y su gente tratando de manipular el tema migratorio.

Cuba es mucho más que lo que mis ojos ven o mis canciones dicen. Podría intentar sumarme a despotricar de esta nación, sería más rentable. Si pusiera mi lira en función de los enemigos de Cuba, al ritmo en que trabaja Buena Fe, en pocos años tendríamos una vitrina llenita de premios internacionales. Habríamos hecho dúos con los artistas más mediáticos. Pero resulta que no es solo por dinero que hago este trabajo. Lo mío es andar cantando y contando mis raíces, la cotidianidad, la vida que me tocó vivir, que no es lo que quieren oír los que se dedican a joder, ni los representantes del gran capital y sus lacayos anexionistas y vendepatrias ¿Ingenuo? Puede ser. Pero nunca traidor.

-¿Qué crees de esos cubanos que se van y regresan “como si no hubieran nacido aquí adentro”?

La historia la hacen los que saben quiénes son y a dónde pertenecen y luchan por no olvidarlo. José Martí vivió más tiempo fuera de este archipiélago que el que estuvo en él físicamente y nadie puede llamarse más cubano que él. Cuba es más que un trozo de tierra, es un sueño posible de equidad y justicia para todos. Esos que tú comentas no creo que hagan la historia de Cuba, quizás escriban con su vida bellas páginas del lugar donde decidieron vivir y eso es loable y hermoso. Pero la historia de Cuba la escribirán los que la viven y construyen. No importa donde residan.

-¿Crees que nunca nos vamos del todo? ¿Qué nos hace seguir siendo cubanos? ¿Cómo seguir siéndolo?

Hay quien sí se va del todo. Hay quien nació accidentalmente en Cuba y su esencia pertenece a otro sitio, eso es respetable y comprensible. Como igual hay cubanos que no nacieron aquí y se ganaron la cubanía con trabajo o lucha, con honor y gloria.

Para seguir siendo cubanos no se qué es lo que los demás deben hacer. No tengo fórmulas para eso. Yo lucho por no tener que delinquir para darle de comer a mis hijos y así garantizar que canten el Himno de Bayamo en la escuela cada mañana, que aprendan y sientan la historia patria. Pero sobre todo cuido su salud emocional para que sean capaces de sentir pasión ante lo bello y dolor ante lo injusto allí donde esto aflore. No quiero que mis hijos sean cubanos solamente de “arroz con frijoles”. Trataré que sean portadores de la cubanía que militan Martí, Maceo, Gómez, Martínez Villena, el Che, Fidel, Cintio Vitier y Fina García Marruz, Alfredo Guevara, Gutiérrez Alea, Leo Brower, Silvio Rodríguez, Padura, mis padres y toda esa gente anónima que conozco, que murieron o viven como pensaron, sintieron e hicieron. No se trata de ser perfectos. Se trata de intentar ser mejores por día, de saber soñar una realidad mejor y hacer cuanto se pueda por edificarla.

No valieron ofensas ni palabras punzantes para que este “guajiro guantanamero” dejara sus sueños a un lado. Con ímpetu, deseo y Buena Fe logró hacer realidad su objetivo y demostrar que vamos más allá de fronteras y espacios geográficos. Todo depende de lo que seamos capaces de ser y hacer, de aceptar y rechazar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s