La reunificación alemana: Un poco de historia (III)


muro-de-berlin

Por: MSc. Angel Rodríguez Soler (cubaxdentro@yahoo.es)

En la RFA por su parte, finalizada la contienda, el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) regresa a la legalidad y comienza a recomponerse y en el año 1959 celebran un Congreso en Bad Godesberg, momento en el cual renuncian a los principios marxistas, al plantearse que para sobrevivir en la postguerra y llegar al poder debían alejarse de las posiciones radicales de la ideología marxista, renunciando así a la lucha de clases y al establecimiento de la dictadura del proletariado, pactando con el imperialismo y aceptando la economía de mercado como base del modelo económico a seguir. 
De esta manera el SPD dejaba de ser un partido de la clase obrera para plantear que se convertía en el partido de todo el pueblo, consolidándose como una fuerza política del sistema, muy bien insertada dentro del mismo, y asumiendo los principios de funcionamiento del resto de los partidos burgueses del país, solo que el partido, conservando algunos elementos que le eran tradicionales, trabajó en sus bases electorales ganando adeptos, apoyándose en los grandes sindicatos y aumentado su participación en la vida política de la nación.

Diez años más tarde, en las elecciones de 1969, ya es elegido canciller federal un socialdemócrata, Willy Brandt, quien gobernó hasta 1972. Durante su mandato, la política exterior germano occidental estuvo encaminada a buscar un acercamiento y a mejorar las relaciones con los países socialistas, en especial con la RDA, mientras que al interior del país, el crecimiento económico solidificaba en lo que se conoció como el “milagro económico alemán”, lo cual le permitió a la RFA convertirse en una nación desarrolla industrialmente y retomar posiciones de vanguardia en Europa.

Este desarrollo que experimentó Alemania después de la postguerra, se debió en gran medida a la aplicación coherente de leyes impositivas, que le dieron posibilidades al Estado hacer una redistribución de las riquezas de una manera más equitativa. Además de las medidas económicas de corte liberal que favorecieron al sector industrial y al empresarial, es importante mencionar el apoyo que recibido por parte de los Estados Unidos a través del Plan Marshall.

Sin embargo, estas medidas liberales estuvieron acompañadas desde el principio por la estructuración de una suerte de Estado de bienestar general, que creaba incentivos para el pleno empleo y brindaba cierto nivel de asistencia social (servicios de salud, educación, seguro de desempleo, jubilaciones y el sistema de pensiones) a su población.

Esta fusión entre la economía de mercado y el Estado social sería bautizada por Franco Pomalaya Neyra como “Economía Social de Mercado” y se basaría, doctrinalmente, en los postulados del Ordo liberalismo, doctrina económica a la que se adherían varios de los responsables del milagro económico como Ludwig Erhard.

Esta política se convirtió en la piedra angular del gobierno socialdemócrata. En 1974 se produce la dimisión de Willy Brandt y otro socialdemócrata le sucede en la presidencia, Helmut Schmidt, que se desempeñaría en el cargo hasta 1982 y quien mantuvo los postulados clásicos de justicia e igualdad social y pleno empleo a pesar de la crisis económica del 1973-1975.

En el 1982 se produjeron en la RFA, movidas por las contradicciones políticas y económicas entre los Partido Democrático Libre (FDP) y SPD, como resultado de ello, los liberales abandonaron la coalición de gobierno dejando al Canciller Helmut Schmidt solo y en minoría en el parlamento y sin otra alternativa que renunciar al cargo. Sin embargo, previamente, Helmut Kohl había negociado una coalición con los propios liberales, por lo que fue elegido ipso facto como nuevo Canciller Federal, para lo que contó con los votos del FDP, de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) y de la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU).

Iniciado su largo gobierno, los 16 años de Helmut Kohl fueron de una magnitud transformadora extraordinaria, tanto en Alemania como en la propia  Europa, y fue también muy importante su impacto en la política mundial al coincidir con la etapa de la crisis y desmontaje de las estructuras del “socialismo real”, que en el caso germano se asocia a la caída del Muro de Berlín en 1989, y la reunificación alemana de 1990, que dio paso al fin de la Guerra Fría y posteriormente, a la unificación europea.

Helmut Kohl, por su parte, trató de acercarse a la meta de la unidad alemana mediante un programa de diez puntos que preveía la creación de una comunidad  contractual sobre la base de estructuras confederativas, a condición de que se operara un cambio sustancial en el sistema político y económico de la RDA. Al mismo tiempo calificó el restablecimiento de la unidad estatal de Alemania como objetivo supremo de su gobierno. La labor política del entonces canciller estuvo encaminada en lograr el consenso nacional e internacional que permitiese la posible existencia de una nueva Alemania reunificada y a conseguirlo de manera pacífica.

Este fue un programa singular, proclamado por el canciller Helmut Kohl el 28 de noviembre 1989, apenas tres semanas después de la caída del muro, y no cabe dudas que sorprendió al mundo con el ya citado programa para la reunificación, que tocaba los aspectos económicos, políticos, diplomáticos, sociológicos, culturales, entre otros, pero con el último objetivo de lograr la unidad nacional alemana.

Sin embargo, esto no debía sorprender a nadie, en primer lugar, porque el desmembramiento del Estado alemán fue un acto conducido desde el exterior y contrario a la naturaleza y el deseo del propio pueblo germano, por lo que no era descabellado que llegado el momento y las condiciones tratara de restablecer la unidad nacional. Al propio tiempo, esto era algo que aparecía sancionado desde la Constitución de la RFA del 11 de mayo de 1949, que aparece contemplado en el preámbulo y en diversos puntos del articulado de la norma básica alemana.

Por lo que la unificación jurídica de las dos Alemanias se construyó sobre la base del Artículo 23 de la propia Ley Fundamental de la RFA, que dejaba la vía expedita para que otros territorios de Alemania se pudieran adherir a la nación germana. Dicho artículo, ya derogado por innecesario, mediante la reforma del 1990, indicaba lo siguiente:

Artículo 23: La presente Ley Fundamental tendrá vigencia desde el principio en el territorio de los Estados de Baden, Baviera, Brema, Gran Berlín, Hamburgo, Hessen, Baja Sajonia, Renania del Norte-Westfalia, Renania-Palatinado, Scheleswig-Holstein, Wurttember-Baden, Wurttember-Hohenzollerm. En las demás partes de Alemania entrará en vigor a medida que vayan incorporándose.

El mismo no dejaba espacio para las dudas, así que en virtud de su espíritu y letra, se incorporaron a la RFA los cinco Estados federales de la Alemania Oriental: Brandemburgo, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Sajonia, Sajonia-Anhalt y Turingia. Dicho procedimiento jurídico se había aplicado con anterioridad en 1956 a los territorios del Sarre que se encontraban bajo administración francesa.

De esa manera, la Asamblea Popular, aprobó el 23 de agosto de 1990 en sesión extraordinaria, la adhesión de la RDA a la Alemania Federal, lo que se consumaría de manera completa y definitiva el 3 de octubre de 1990, sin embargo, esto no marcó el fin de la “cuestión alemana” y mucho menos puso término a los rezagos históricos de la derrota germana en la II Guerra Mundial, como asumen en occidente los defensores de la línea atlantista. Lo cierto es que lo que realmente concluyó fue la confrontación de los dos bloques porque el resto de la situación se mantiene, aún cuando Alemania unida haya recuperado muchos de sus atributos geopolíticos. Por hoy es todo nos encontramos en una próxima entrega para debatir y reflexionar sobre la historia y causas de la caída del Muro de Berlín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s