“La Revolución no abandona a sus hijos…”


FELIX01-580x293

¡Roque, Roque, Roque! era el grito común en una noche tempestuosa salido de un pequeño yate con una preciada carga de hombres convencidos en martirizarse o hacer libre a su pueblo de una tiranía que costaba miles de vidas humanas, especialmente de muchos jóvenes. Los expedicionarios del legendario Granma hacían una travesía preñada de dificultades y uno de ellos fue la perdida momentánea cuando cayera al mar, a riesgo de zozobrar e incluso de perder más hombres el jefe de la expedición ordenaba su búsqueda incesante y no continuar la travesía hasta tanto se encontrara al compañero desaparecido.

La decisión de Fidel, enérgica y cargada de un altruismo extraordinario marcó la conducta ética del grupo de revolucionarios que iniciaron el camino desde el exilio para alcanzar la definitiva independencia. Conformado el Ejército Rebelde fueron muchas las anécdotas donde los jefes revolucionarios indicaban que se atendiera primero a los soldados enemigos al caer heridos antes que a los propios compañeros e incluso que ellos mismos como gesto de gigantesco humanismo.

Recuerdo la voraz lectura de los testimonios de decenas de altos jefes militares cubanos en el texto “Secreto de Generales” del periodista Luis Báez, en los que prácticamente todos estos hombres hablaban de la bondad del Comandante en Jefe y del entonces Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias cuando le planteaban una misión y se interesaban por su familia, por su bienestar físico y psicológico, sin imposiciones de ningún tipo, además, siempre le ratificaban que se cuidaran, que no se arriesgaran innecesariamente porque la perdida de alguno de ellos o de aquellos que estaban bajo sus órdenes equivalía a perder un hijo para ellos. Sin lugar a dudas escucharlo de personas visiblemente sensibles no llama demasiado la atención, mas al tratarse de militares curtidos suele ser más impresionante. Muchas serían las letras para describir las innumerables páginas gloriosas de nuestra historia de luchas en las que no se abandona a nadie por complejas que sean las condiciones, bastarían solo 3 ejemplos a los antes expuestos para dar fe que no es cosa del pasado o de una época de acontecimientos épicos.

elian_280614

La noche del 5 diciembre de 1999, en una improvisada tribuna frente a la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en Cuba, un grupo de jóvenes se movilizaban después de las sesiones en una Conferencia Nacional de las Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ) para reclamarle al gobierno del país norteño el regreso al seno de su familia del niño Elián González Brotóns al seno de su familia; el padre, Juan Miguel González le había solicitado a Fidel Castro que le ayudara a devolverle a su hijo secuestrado en Miami por una parte lejana de la familia y que contaba –al menos en ese momento- con la permisión de las autoridades norteamericanas. Según ha contado el propio Fidel, después de varias horas de conversar con Juan Miguel aceptó dar la batalla hasta las últimas consecuencias por el niño que debía regresar con su padre. Esta lucha de masas es recordada por todos los que tuvieran más 5 años y vivieran en Cuba, algo realmente extraordinario.

???????????????????????????????

El segundo ejemplo es la pelea que aún se libra por la excarcelación y regreso al seno de su familia de los 5 hombres que desde los Estados Unidos se infiltraban en organizaciones con marcadas características agresivas y hostiles contra el pueblo de Cuba, cuyos planes fueron abortados por el accionar de estos patriotas quienes fueran apresados precisamente por la conducta ética de la Revolución Cubana al transmitirle al gobierno norteamericano información sensible de posibles atentados en el propio territorio norteamericano y en aviones comerciales de Centroamérica donde podrían viajar ciudadanos estadounidenses, los servicios especiales de aquel país optaron por buscar a quienes proveyeron estos datos para apresarlos y en un juicio amañado aplicarle las peores condenas a aquellos que no se doblegaron ante las presiones, su firmeza y confianza en la victoria moral de su conducta los llevó a ser catalogados como héroes por su pueblo, hasta hoy no cesan las acciones del gobierno, ni del pueblo por su liberación, aunque 2 de ellos se encuentran en suelo patrio aun siguen faltando 3 que no serán olvidados, ni dejados a su suerte.

El tercero de estos es el más reciente hecho que pone en altísimo lugar el nombre de Cuba, se trata del envío de cientos de médicos y enfermeros a luchar contra el ébola en África, una enfermedad mortal convertida en una epidemia que amenaza a toda la humanidad, estos profesionales de la salud aceptaron de forma voluntaria participar en esta batalla, ante el pedido de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en general y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en particular, al gobierno cubano de personal médico y paramédico para combatir este flagelo. Aunque a este pequeño país caribeño se le reconoce por su solidaridad en múltiples campos fundamentalmente en la salud pública sobresale, confieso no obstante que pensé era una solicitud difícil de cumplir para nuestras autoridades, sin embargo cuál no sería mi sorpresa cuando conocí que se alistaban cientos de curtidos profesionales de esta rama para tamaña tarea.

felix05-580x421Toda esta introducción se trata, pues muchos como yo se sintieron profundamente dolidos al conocer la noticia del contagio de un colaborador cubano en Sierra Leona con el mortal virus, no obstante tener referencias de la sobrevivencia de algunas personas chocaba tremendamente que un médico cubano en un gesto elevado de altruismo al enrolarse en la lucha contra el ébola estuviera entre la vida y la muerte, constituía cuando menos una ironía del destino. El doctor Félix Báez se hacía trágicamente conocido por su suerte, lo que desató oleadas de solidaridad con su causa tanto en Cuba como en otros lugares del mundo, toda noticia se recibía con particular emoción y se ansiaba conocer más de su evolución, desde su traslado a un hospital con mejores condiciones en la misma Sierra Leona hasta su posterior transportación a Suiza e internamiento en un centro médico especializado con un tratamiento de excelencia con medio centenar de profesionales y la inestimable ayuda del director del Centro de Medicina Tropical “Pedro Kourí”, el doctor Jorge Pérez Ávila– enviado por el Ministerio de Salud cubano-,  quien afirmara a su llegada del país helvético, visiblemente emocionado acompañando al héroe de hoy, Félix Báez, afortunadamente totalmente recuperado:

La Revolución no abandona a ninguno de sus hijos por difíciles que sean las condiciones…

Asombrarían estas muestras de altruismo y valor de mujeres y hombres que aparecen reflejados en estas pocas líneas, mas a los cubanos nos suena prácticamente común, no obstante continuamos emocionándonos con tanta entrega desinteresada como la de nuestros 5 Héroes cuando su espíritu de lucha se mantiene intacto o la de este joven médico que al arribar al país afirmara que mantenía su compromiso con la Revolución y el Partido de regresar a Sierra Leona junto a sus compañeros a terminar lo que había iniciado. Tal como dejara para la posteridad en un bello poema Mario Benedetti, ¡esa es la gente que me gusta! Se podrían mencionar muchísimas razones para apoyar a un proceso político como el que estamos construyendo pero solo bastarían esas muestras de amor recíproco de la Revolución con sus hijos y de estos para con ella haciendo que valga la pena continuar caminando en busca del horizonte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s