El fin de la cuestión alemana: Retrospectiva de un largo camino hacia la reunificación. (I)


muro-de-berlinPor: MSc. Angel Rodriguez Soler

La reunificación alemana es sin duda uno de los fenómenos históricos más importantes y controversiales, por su impacto político y económico, de finales del pasado siglo. Este hecho se materializó en la sociedad germana con la caída del muro de Berlín. Por otra parte constituyó una consecuencia directa del proceso que condujo al fin de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

Josep Ramoneda en el prólogo al libro: El día en que acabó el siglo XX, de Martín Font, nos da una visión de los hechos históricos de la reunificación:

“Ahora sabemos que la RDA acabará siendo una nota a pie de página en los manuales de historia, que no reflejarán nunca la tragedia escrita en la biografía de muchas personas. Despojando del miedo pero portador de memoria, el muro sigue sirviendo a las apariencias: es una ficción para hacer crecer que en el otro lado todavía hay un Estado y que la fusión la están negociando dos Estados. No hay fusión. Hay anexión. Basta hacer una simple operación aritmética con las relaciones de fuerzas en presencia.

La gran paradoja del muro de Berlín es que termina como empezó. Se construyó porque la gente quería irse y se destruye porque la gente sigue queriendo irse. No ha servido para nada que para la crueldad y para la infamia. El muro convirtió a Berlín occidental en una isla de algo más de cuatrocientos kilómetros cuadrados rodeada de pared por todas partes. El que rodeado y está a punto de esfumarse.

Hoy sabemos que la RDA terminará siendo una anécdota histórica en un proceso de integración largo y constante.”

Alemania en 1945, había dejado de existir como Estado; su territorio fue ocupado por los ejércitos de norteamericano, británico, francés y soviético, con ello el país se vio sometido por una administración militar hasta su división en 1949, cuando los dos Estados quedaron determinados por sus respectivos ocupantes. Este proceso se concretó de manera definitiva en 1955 cuando las “potencias supervisoras” otorgaron una soberanía limitada a las autoridades de las dos partes, que se unieron entonces a la OTAN y al Pacto de Varsovia.

Al propio tiempo, durante los años inmediatos a la guerra Alemania tuvo que sufrir un proceso que se estableció bajo la fórmula de las 4 “des”, a decir de Christoph Klessmann, y que consistió en: “desmilitarización”; “descartelización”; “desnazificación” y “democratización”, lo que ocurrió por iniciativa y bajo supervisión de los ocupantes foráneos. En ese sentido, podría agregarse una más: el “desmembramiento” de su territorio con la formación de dos Estados dentro de un mismo espacio histórico cultural como resultado de la creación de la República Federal Alemana (RFA) y la República Democrática (RDA).

La construcción del Muro de Berlín en 1961, simbolizó la división de Europa en dos sistemas antagónicos: el capitalismo en el oeste, con la RFA como primera línea y el socialismo en el este, con la RDA en igual condición, luego de lo cual se desplegaron todas las dinámicas de la confrontación del fenómeno estructural que se constituyó durante la Guerra Fría.

Se comenzó a construir sin el consentimiento de Jruschev, fue iniciativa de W. Ulbricht, el uso de la palabra “Muro” estaba estrictamente prohibida, en su lugar este recibía el nombre de “barrera de protección antifascista”, inmediatamente pasó a ser un símbolo de la separación entre los dos mundos que estaban representados a cada uno de sus lados. En los años posteriores después de la construcción del muro de Berlín, esta división se ha convertido en un hecho acostumbrado y el derrumbe del muro y del sistema que simbolizó el mundo bipolar causó mayor asombro que su propia construcción.

A partir de ahí la RFA adoptó los mecanismos de mercado y promovió su reconstrucción con la ayuda norteamericana. Por su parte, la RDA quedó bajo el control del bloque soviético, guiada por las directrices de la planificación económica y apartada de las leyes del mercado. Esta situación perduró hasta el año 1990, momento en el cual se produjo la reunificación económica, social y política de las dos repúblicas, pasando a formar un único país con instituciones políticas y económicas comunes.

Carlos Marx, en el primer tomo del El Capital, señala: “Si queremos enjuiciar con arreglo al principio de utilidad los hechos, movimientos, relaciones humanas, etc., tendremos que conocer antes todo la naturaleza humana históricamente condicionada por cada época.”

La caída del muro no supuso una “reunificación” propiamente dicha, sino la aparición de una situación histórica completamente nueva, que se consumó mediante la absorción discriminatoria de una parte por la otra y pese a la existencia, después de ello, de un único Estado. Para muchos especialistas la unificación de la nación alemana fue más política y territorial que económica, social y mental. En próximos trabajos abordaremos más de la historia y causas de la caída del Muro de Berlín.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s