Promoción de la inversión extranjera y la nueva cartera de negocios en Cuba (I)


Fihav 14Por: José Luis Rodríguez/Cubacontemporánea

En la reciente edición de la Feria Internacional de La Habana (FIHAV) fue presentada la Cartera de Oportunidades de Inversión Extranjera, que contiene 246 proyectos valorados en un estimado de 8 700 millones de dólares. En ese documento –que se emite por primera vez en Cuba– se pueden apreciar las principales direcciones a las que se encamina la promoción de la inversión extranjera en el país, luego de promulgada una nueva Ley de la Inversión Extranjera en marzo del presente año.

Según la información disponible, Cuba ha acumulado hasta el presente un volumen de cierta significación en cuanto a la presencia de capital foráneo en la economía nacional, que a mediados de los años 2000 se estimó con un compromiso de inversión de unos 4 200 millones de dólares. Este esfuerzo se ha concentrado hasta el presente en un 42% en el sector del turismo a través de acuerdos de diverso tipo, 13% en energía y minería, 10% en la industria manufacturera, 7% en la alimentación, 6% en la construcción, 2% en la agricultura, 4% en el transporte, 2% en las comunicaciones, 2% en azúcar y derivados y 12% en otros sectores.

En las proporciones logradas hasta ahora se destaca la baja participación en sectores que tienen actualmente la mayor prioridad, como la producción de alimentos, la agricultura y el sector azucarero, que solo acumulan el 11% de los emprendimientos inversionistas del capital extranjero.

También resultan de gran interés los resultados operacionales de los proyectos de asociación con el capital foráneo durante 2013. El pasado año las exportaciones de este segmento de la economía alcanzaron 3 400 millones de CUC, cifra equivalente al 18% de las exportaciones totales del país y al 69,4% de las ventas de estas asociaciones. Por otra parte, las importaciones se elevaron a 3 200 millones –20% del total– para un balance comercial positivo de 200 millones de CUC.

De los datos anteriores deriva la decisiva orientación exportadora de estos negocios hasta el presente, pero el saldo de la balanza comercial que se obtiene resulta pequeño dado el elevado volumen de importaciones requerido para las operaciones, cuestión que caracteriza –en general– la estructura económica del país, donde para un incremento de 1% en las exportaciones se requiere un crecimiento de 1,55% en las importaciones.

Tomando en cuenta la necesidad de reducir gradualmente el desequilibrio financiero externo que enfrenta Cuba, entre las prioridades de la política económica en relación con la inversión extranjera se sitúa como primera prioridad la sustitución de la importación de alimentos.

Este constituye sin dudas el punto de mayor vulnerabilidad financiera del país, dado que las compras de alimentos deben refinanciarse mayormente con créditos a 360 días, lo que supone una salida significativa de dinero líquido cada año, que en el caso de 2014 representará una erogación superior a los 2 000 millones de dólares, cifra en la que inciden –además– los elevados gastos de seguro y flete que deben pagarse como consecuencia del bloqueo económico norteamericano.

En este segmento de la economía, estudios realizados muestran que existe un valor de entre 600 y 800 millones de dólares que constituyen el potencial factible de sustitución de importaciones alimentarias y que representan entre el 35 y el 47% del total de compras de alimentos en el exterior de los últimos años.
 
 *El autor es asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s