Juan de Marcos: “No me interesa estar de moda, sino perdurar” (II)


juan-de-marcos-gonzalez1El pasado jueves nuestro blog publicó la primera parte de una entrevista que nos concediera el músico cubano Juan de Marcos González, uno de los fundadores de la prestigiosa banda cubana Buena Vista Social Club (BVSC). En esta segunda entrega el diálogo nos conduce hacia la perspectiva de la música cubana actual y los nuevos retos que se imponen en el nuevo siglo.

En las palabras de una voz autorizada como la de Juan de Marcos González podemos encontrar una valoración crítica y constructiva del futuro de la música cubana, donde su mayor consejo no es estar de moda sino perdurar en la memoria y la historia de una nación como la nuestra.

CxD: El siglo es joven, pero quizás ya nos esté ofreciendo algunas tendencias relacionadas con el panorama musical cubano y su futuro. ¿Son todas positivas? ¿Algún proyecto o músico ha despertado su interés recientemente?

JDM: La salud musical cubana es excelente. Los jóvenes son increíbles y los más viejos verdaderas enciclopedias. Esto constituye la continuación de lo que siempre ocurrió. Siempre fuimos la vanguardia de las Américas y una de las tendencias mas apreciadas en el mundo.

Sin embargo, creo que la música en la isla está tomando un estilo demasiado parecido al comercial. Y, en mi opinión ello no tiene mucho sentido si se consideran las perspectivas de los promotores y agentes en el mundo.

Lo que la gente consume mayormente de nosotros es la música de raíz, la cual se vende con DVDs en directo mucho mejor, ya que representan la realidad. Se producen anualmente cientos o tal vez miles de video-clips. Y tales obras de arte no representan al artista, sino al cineasta detrás. La gente valora los efectos visuales y la música pasa a un segundo plano. No le veo mucho sentido a esto en un país donde el pueblo solo tiene capacidad económica para comprar discos piratas, los cuales no benefician en absoluto al artista. Pero debe haber una respuesta, ya que todo lo tiene.

En lo particular me atraen mucho los cantautores que han abandonado un poco la influencia Pop y buscado un lenguaje cubano para expresarse (como Kelvis y Descemer), los timberos como Tirso Duarte –que trabajó unos años conmigo- y Alexander Abreu y los jazzistas jóvenes, como López-Nussa, Alfredito Rodríguez Jr, Rolandito Luna, etc.

Me gustan mucho también grandes artistas de amplio espectro, como mi sobrina Laritza y los soneros jóvenes al estilo del Septeto Santiaguero.

En general, el nivel es altísimo. Cuba fue, es y será la Meta. Y como dice la rumba “a la meta se respeta”. Todos los músicos del mundo ambicionan ir a probarse a nuestra tierra y, como antes lo hicieron Daniel Santos, Mirta Silva, Jorge Negrete, Alberto Beltrán o King Cole, hoy lo hacen Juanes, Manu Chao, Kool & The Gang y otros muchos. Tal vez sea chovinista, pero pienso como dijo Manolín una vez: -¡¡¡Somos lo que hay…!!!-

CxD: ¿Este siglo también tendrá su Arsenio?

JDM: Es muy probable. Hay grandes músicos, pero es probabilístico el surgimiento de un talento creativo al nivel del de Arsenio. Hasta hoy lo más parecido es Jose Luis Cortés, el creador indiscutible de la Timba.

CxD: ¿Las nuevas generaciones que vienen escucharán “Dundumbanza” al estilo de Arsenio o la versión 3.0 que hará Juan de Marcos en el 2020?

JDM: Si logramos preservar nuestra cultura y no sentirnos deslumbrados por los aires de la música comercial, que en realidad es bastante pobre, escucharemos todas las versiones de Dundumbanza. De lo contrario, no se escucharan más que bachatas secuenciadas con bongoes impersonales y cantantes inafinables incluso con pitch tuning software, pop barato y mucha otra bazofia. Incluso perderemos el único Reggaeton creativo que ha existido en la historia (el nuestro) y tendremos que conformarnos con versiones a destiempo del Daddy Yankee o Wisin y Yandel.

CxD: ¿Qué se puede hacer por y con la música cubana desde Cuba y, aún contando con los recursos, no se hace?

JDM: Creo que, en primer lugar, los artistas deben definirse por sus raíces, que es, por el momento, el único camino que puede llevarlos al éxito. Por otra parte sería muy conveniente eliminar toda la burocracia del sector cultural y darles libertad plena a los músicos, los cuales pagarían sus impuestos de forma razonable (no el 60% o 70% de los beneficios) y ayudarían a subsidiar aquellos estilos menos comerciales (como la música sinfónica, por ejemplo). En realidad, creo que las empresas artísticas del Ministerio de Cultura e incluso el Instituto de la Música son absolutamente obsoletos y crean más problemas de los que resuelven.

Por supuesto que ello aumentaría el desempleo. Pero sería una mal necesario, como diría un personaje de Isaac Assimov. No es posible subsidiarlo todo. Ni subsidiar una gran masa de gente. Es anti-económico. La dirección del gobierno se ha percatado de ello y va haciendo cambios paulatinos.

Cuando hace unos años hablé de forma similar a un periodista de la Jornada en México nadie me dijo nada, pero muchos me miraron con reservas. Diez años más tarde Raúl Castro dijo exactamente lo mismo. Y estoy seguro de que lo sabía mucho antes que yo.

Pero nuestra “perestroika” aun no ha llegado a los sectores culturales. Y es preciso que llegue. Se gastan millones de pesos por gusto en salarios para personas que no cumplen ningún papel realmente útil.

Por supuesto que debe existir un Ministerio de Cultura que subsidie los sectores sensibles del mundo de las artes, pero no hace falta tanta gente que, ni siquiera, tiene las condiciones elementales para llegar a una negociación de la forma adecuada. ¿Cómo vas a representar a un artista sin internet de banda ancha en el Siglo XXI? ¿Cómo enviar dossiers, levantar web sites, enviar música, videos, etc?

Creo que con un Ministerio y una buena organización no gubernamental como la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) – ambos con sus dependencias territoriales- es absolutamente suficiente. Los artistas deben tratar de trabajar por sí mismos. Y si no pueden, entonces simultanear su trabajo con otro cualquiera no relacionado para poder sustentar sus economías. Como ocurre en todo el mundo.

CxD: La pregunta que sigue la hacemos tomando al público como referente, y no los medios. ¿Se siente profeta en su tierra?

JDM: En realidad ni me siento profeta ni creo que haya hecho nada que merezca que siquiera se me considere acreedor de tal distinción. Solo he sido sincero conmigo mismo y honesto con mis aspiraciones. Y esto es algo normal. Estoy satisfecho por haber logrado algunas de mis metas.  Mi trabajo no es muy conocido del público en general en Cuba. Mayormente solo por los músicos. Nunca he hecho lobby para ir a un programa de TV para hablar de mí mismo. Y, cuando existía, si es que aun no existe, nunca entregué un centavo a “La Payola” para que pusieran mis temas. En realidad eso no me importa porque mi ego es más intelectual que artístico.

Además el trabajo que hago es cultural. No me interesa estar de moda, sino perdurar.

Sin embargo, no te voy a negar que me siento halagado cuando cientos de personas me envían solicitudes de contacto en Linkedin o me felicitan por un aniversario de trabajo. Al final, no soy Daneel Giskard, sino un humano.

El último concierto que toqué en La Habana, en el Amadeo Roldán, estuvo lleno hasta los topes de músicos y estudiantes de música. Eso fue también una gran satisfacción.

800px-Juan_de_Marcos_González_05N8836

CxD: Hace ya algunos años nos dimos cuenta de lo abierto que es para asimilar música de todas partes. En su lista de reproducción diaria para aquel entonces estaban desde gigantes como el eterno Cachao y Santana hasta la española Malú. ¿Qué le aporta escuchar un abanico tan grande de ritmos a su trabajo?

JDM: Amo la música, que es una sola y, en consecuencia, todos sus géneros. Hay algunos favoritos, pero escucho todo lo que puedo. No encuentro diferencias entre Daft Punk y Schoemberg. Son simplemente diferentes lenguajes de comunicación. Escuchar un espectro musical amplio te permite ser más creativo y combinar elementos a la hora de componer u orquestar.

Creo que la mayoría de los músicos lo hacemos. Si, por ejemplo, escuchas las primeras grabaciones del ya mencionado Daft Punk (por ejemplo, “Around the World”) y las comparas con “Get Lucky” encontraras una diferencia substancial. Al principio escuchaban más el House británico y ahora más a las estrellas del Funk de los setenta. Muchas veces se obtienen elementos valiosos de música no relacionada en absoluto con tu estilo y puedes hacer una cita de Vivaldi dentro de un son montuno o de Debussy en un bolero.

Mi lista de reproducción sigue siendo muy amplia, aunque siempre tengo mis favoritos (los que pueden cambiar de vez en vez). En estos días escucho, como siempre a Arsenio y Benny, pero mezclado con Mbilia Bell, Alpha Blondy, Machito, Alfredito Rodriguez Jr., Pancho Céspedes, Armando Manzanero y el segundo movimiento de la Séptima de Beethoven (solo este movimiento).

CxD: ¿Qué está moviendo en materia de proyectos musicales por estos días?

JDM: Preparo dos discos –un directo y uno de estudio- y dos DVDs, uno Live en el festival Cervantino de México y el otro en el Bethesda Concert Hall, cerca de Washington DC. Me he demorado mucho con ellos por razones personales. Este año trabajo cinco ciudades de Australia, Europa y USA.

CxD: ¿Cuándo hay concierto de Juan de Marcos en La Habana?

JDM: Espero que pronto. Tal vez el año próximo. Me gustaría reunir a todos los amigos con que he trabajado en los últimos años y dar un buen concierto gratis en La Habana. Ya veremos.

CxD: Queremos agradecerle infinitamente la deferencia que tuvo al acceder a este intercambio con CubaxDentro. Para cerrar, como gran diseñador de equipos Todos Estrellas, le dejamos un reto a la altura. All Time All Stars de la Música Cubana (puede definir un suplente por cada posición).

JDM: Esto resulta muy difícil y voy a ponerte tres suplentes de cada género. El primero sería el músico de plantilla. Creo que aun así no haré justicia. Pero allá voy:

  • Voz prima (m): Benny Moré, Miguelito Cuní, Ibrahim Ferrer, José Antonio “Maceíto” Rodríguez, Israel Sardiñas.
  • Voz prima (f): Paulina Alvarez, Celia Cruz, Elena Burke, Omara Portuondo.
  • Voces acompañantes (coros): Rolito, Armandito (ambos de Roberto Faz, no recuerdo sus apellidos), Orestes Roque “Puchungo Sr.”, Tirso Duarte, Dennys Martínez.
  • Congas: Tata Güines, Miguel “Angá” Diaz, Mongo Santamaría, Adel “Chucky” González.
  • Timbales: El Loro, Chori, Walfredo de los Reyes, Calixto Oviedo.
  • Contrabajo: Israel Lopez, Orlando Lopez , Jorge Reyes, Gastón Joya.
  • Piano: Peruchín Sr., Ruben González, Lilí Martínez, David Alfaro.
  • Trompetas: Negro Vivar, Guajiro Mirabal, Trompetica, Sandoval, Yaure Muñiz, Miguel Valdés, Alexander Abreu, Igor Rivas y Munguía.
  • Trombones: Carlos Alvarez “El Afrokán”, Antonio Leal, Amaury, Juan Carlos Marín.
  • Saxos: Paquito D´Rivera, Javier Zalba, Carlos Averoff Jr, Miyares.
  • Flautas: Pancho El Bravo, Richard Egües, Polo Tamayo, José Luis Cortés, Maraca Valle).
  • Tres: Niño Rivera, César “el lento”, Pancho Amat, San Miguel.
  • Compositor(a): Juan Formell, Bienvenido Julián Gutierrez, Miguel Matamoros, Ignacio Piñeiro, César Pedroso, Isolina Carrillo.
  • Director musical: Chico O´Farrill, Armando Romeu, Generoso Jiménez, Demetrio Muñiz, Pucho López.

CxD: Muchas gracias Juan de Marcos.

JDM: Salud que haya, porque belleza sobra!!!

Sugerimos:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s