Orlando Jiménez Martín: uno de los muchos frutos de la Revolución


398 - Dr Orlando Jimenez MartínFuente: Justiciaparaloscinco

Cuando visitábamos hace unos días su casa en el municipio Diez de Octubre, en La Habana, para hacer entrega del premio del concurso Un selfie por los 5, en el cual obtuvo el tercer lugar, conocimos de la admiración profunda y respeto hacia quien ha dedicado buena parte de su vida a llevar salud a los más desposeídos de este mundo.

Orlando Jiménez Martín, médico especialista en Medicina General Integral (MGI), integra la Misión Médica Cubana en la caribeña San Vicente y las Granadinas. Con modestia aceptó compartir con nosotros detalles de una vida dedicada por entero a la más noble de las profesiones y sobre sus aportes a la batalla en favor de la liberación de nuestros hermanos presos injustamente en cárceles de Estados Unidos.

Jx5: Háblenos primero un poco de Orlando: el hombre, el médico, el internacionalista…

OJ: Soy uno de los muchos frutos de la Revolución, de la suerte, de su talento innato y de las ganas de superación.

Mis abuelos atesoraban el raro orgullo de haber sido portada de la revista Bohemia en el capitalismo, como ejemplo de la más absoluta miseria. Mi padre, el mayor de los varones de 8 hijos de la prole, posaba con su hermano más pequeño en brazos, con la característica barriga del parasitismo intestinal, con el fondo del bohío más miserable.

Nací en 1969, mi casa aún de guano, pero ya con las paredes de tabla, y la mitad del piso de cemento; la otra, de tierra.

Mi primaria, descalzo, o con botas de goma de las que todos teníamos. 5to y 6to grado, internado, con la suerte de buenas notas que me abrieron las puestas a la Escuela Vocacional de Camaguey. De allí, el niño guajiro, humilde, sano, salió casi hombre, con una carrera universitaria. Para mi, con mucho respeto a las demás profesiones, después del ejercicio del magisterio, la carrera más linda: la de medicina.

Inicié mis estudios universitarios en Ciego de Ávila, y cosas del destino me llevaron a la gran urbe, a la Habana, donde terminé mi formación y me gradué. Sigo con orgullo a mi padre como ejemplo y guía, y admiré mucho su trayectoria como revolucionario y hasta llegue a envidiarlo. Después entendí, que no fue más que el momento histórico que le toco vivir.

Quería haber sido alfabetizador o peleado en Girón, pero no había nacido. Mi papá siempre tuvo el poder de hacerme entender que me sobrarían las oportunidades para hacer algo útil, que también sirviera de ejemplo a mis hijos.

Mi primera oportunidad, fue en la Republicana de Venezuela. Llegué en franco proceso de fervor patriótico, vísperas del proceso de referendo revocatorio contra el presidente Chávez. Con solo días de preparación, tuve la suerte histórica de estar a metros de una mesa electoral, el 15 de agosto de 2004.

Las emociones vividas fueron tan intensas que las quise recoger en unas memorias tituladas “Yo estuve en Venezuela, el 15 de Agosto” documento que tuve la gran suerte de entregar en manos del comandante en jefe Fidel, en su despedida cuando partía a cumplir misión en Pakistán.

Desde niño me acompañó la poesía, y más que eso la décima. En nuestra despedida pude leer mi poema al contingente Henry Reeve, con la mano derecha del comandante sobre mi hombro.

Considero que la misión de Pakistán, dado el rigor y su trascendencia, marcaron mi formación, mi vida, y hoy constituye mi más sano orgullo.
En ese momento, el comandante me pidió no dejar de escribir sobre las experiencias que, sabía, me tocarían vivir. Como fruto de su pedido, redacté las memorias “En las cúspides de mundo” que resultaron primer premio de testimonio del concurso 26 de julio de las FAR, en 2013.

Entre los años 2009 y 2011, cumplí otra misión que igualmente aportó mucho a mi formación profesional, esta vez en la República Cooperativa de Guyana.

Desde mayo del 2013, cumplo mi cuarta misión en San Vicente y las Granadinas.

Jx5: ¿Qué lo motivó a incorporarse al amplio movimiento de solidaridad que en todo el mundo clama por la liberación de Gerardo, Antonio y Ramón?

OJ: Soy un apasionado a la Historia. Un día leyendo sobre el caso del sabotaje al circulo infantil Le Van Tan(1), pensaba en el valor de todos aquellos que penetran grupos violentos para evitarnos vivencias tan brutales como esas.

En el mundo es muy conocido el caso de los 5, y siempre pensaba en la suerte que significa poder dormir tranquilo, llevar a mi hijo a la escuela con la confianza de que no explotará una bomba, gracias a gente tan sacrificada como ellos. Participe en muchas marchas por su liberación, mis responsabilidades como funcionario de la administración de la Salud Publica en La Habana, me acercaron a conversatorios con sus familiares. Considero que todos los que gozamos de seguridad, tranquilidad y libertad, tenemos una deuda con esos valerosos compañeros.

Jx5: ¿Que representó para Ud., conocer del otorgamiento del 3er lugar del concurso de selfies? ¿Cómo se sintió al conocer la noticia?

OJ: A través de nuestra embajada en San Vicente y de mi jefatura de brigada, me llegó la convocatoria al concurso “Un selfie por los 5″. Había leído sobre la campaña para tratar de dividir y desvirtuar el gran esfuerzo mundial por la excarcelación de nuestros héroes, aprovechando la cobertura de que ya dos gozan de libertad, aún sin justicia, pero libres al fin.

Pensaba en la manera de poder expresar en una foto la idea de que dos fueran libres, 3 presos, pero eternamente 5. Fue así como se me ocurrió la idea de, tomando un guante usado, cortar dos de sus puntas.

Resultó de gran estimulo conocer que a todas las personas que me aprecian, a los cuales envíe copia, pudieron fácilmente apreciar mi mensaje.

El premio me tomó por sorpresa. Muchas personas participaron y se presentaron trabajos de gran calidad. En lo personal, es de las cosas más significativas de mi vida, motivo de gran orgullo que pude compartir con los demás miembros de la brigada, y sobre todo con mi familia, especialmente mi hijo.

Siento que el premio no es mio. Fácil es tomarse una buena foto; difícil, es ser el motivo por la cual uno se la toma. Ellos (los Cinco) son los verdaderos ganadores de este concurso.

Jx5: Un nuevo trabajo suyo participa en estos momentos en el Concurso “Derechos Humanos para los 5“. Cuéntenos cómo lo concibió.

Vuelvo a participar en un nuevo trabajo por los 5, con el siempre bienvenido estimulo de un reconocimiento, y cierto bochorno de ver que tal vez desperdicié momentos en los cuales pude hacer más por ellos. El trabajo lo concebí desde la óptica del inestimable valor de ser libres. Cada día, varias veces, llega una paloma al techo de mi casa. Pensaba en el simbolismo de su vuelo, y en fondo el cielo azul de esta isla que tanto me recuerda a la patria.

Había escrito 3 décimas inspiradas en la posibilidad que está dejando escapar el Premio Nobel de la Paz (Obama) de hacer algo verdaderamente trascendente. y en el triste papel de un poderoso que no puede siquiera tener compación. Así escribí ese humilde poema, el cual, a pesar de ser algo extenso, me pareció bueno para complementar el vuelo libre de la paloma.

dr-orlando

Trabajo del Dr. Orlando Jiménez Martín para el concurso “Derechos Humanos para los 5″

(1)El atentado terrorista contra el círculo infantil Le Van Tann, en el municipio Marianao, en la capital cubana, tuvo lugar el 5 de mayo de 1980. Como resultado del mismo quedaron atrapados por el fuego 570 niños y 156 trabajadores, quienes salvaron la vida gracias a la rápida y heroica actuación de las fuerzas especializadas y la solidaridad de la población.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s