Baby Lores: “Ahora estoy logrando ser un poco más yo”


Baby Lores Por Raudelis Sarmiento Villalón (@rvalbuena65) / Con información de Soy Cuba

En exclusiva para Soy Cuba el cantante Baby Lores, conocido por canciones como La Caperucita y La mujer del pelotero, ha anunciado que sí funcionará su nuevo disco 180 grados, en el que apuesta por el son, la guaracha y el bolero, por lo que el reguetón, según comentó, solo quedará como parte de su historia

 

La esencia del músico polivalente la encarna Baby Lores. Experimentado, aunque joven, ha cultivado la música desde su infancia y bebido de su tradición familiar y de los más grandes exponentes del pentagrama cubano. El compositor de temas como Déjala ir se ha convertido en un conocido cantautor cuya música mezcla lo tradicional con lo foráneo.

El concierto que ofreció en el salón Clip fue la ocasión oportuna para hablar haciendo retrospectivas a sus inicios, así como de los nuevos proyectos y del género que cultiva.

¿Qué significó para ti pertenecer a la cuarta generación del Grupo Infantil Ismaelillo? ¿Cuánto aportó a tu formación artística?

Ismaelillo, desde la primera generación, tuvo una historia grande en la Isla. Yo iba todos los días a los ensayos del grupo. Me sentaba a escucharlos abajo, en el parque, con mi guitarrita.

«Un buen día faltó el guitarrista y el maestro me preguntó si me atrevía a tocar. Dije que sí y de pronto todo el mundo quedó sorprendido al ver cómo aquel muchachito de solo 12 años conocía todo el repertorio de la agrupación. Ismaelillo fue una gran escuela. Ahí aprendimos todo lo concerniente al mundo de la música.

«El rigor era muy alto y se tenía en cuenta no solo lo musical. Se medía con la misma exigencia el rendimiento en la escuela. Para un niño que ama la música aquello era un sueño haciéndose realidad, y eso provocaba que me esforzara por buenos resultados en ambas esferas.

¿Cubanos en la Red dejó alguna huella en el músico que es hoy Baby Lores?

—Conocí a Osmel Francis en Cienfuegos, durante una gira que él realizaba con Cubanos en la red. Estuve como un año en su agrupación. Osmel me enseñó que para tener resultados hay que ser muy dedicado a la profesión. Me trasmitió el interés por la preparación constante para entregar un producto de calidad al público. Este grupo fue otra escuela, en la que tuve la posibilidad de foguearme y de realizar varios proyectos.

Después de transitar por estas agrupaciones emprendes una carrera junto al Insurrecto. ¿Por qué apostaste por el reguetón?

—Después de Cubanos en la red formo la orquesta La formula production, una agrupación de salsa que aspiraba a un trabajo similar al de DLG, en el que se combinara la música con el baile. Aquel proyecto fracasó, entonces comienza mi etapa como reguetonero, género que empezaba a invadir la Isla, aunque todavía no había grupos en el país.

«Me reúno con Insurrecto porque él quería que cantáramos juntos. En ese momento no teníamos un grupo ni sabíamos cómo nos íbamos a llamar. Lo hicimos por divertirnos y de ahí nació el tema La Caperucita. Fue impresionante ver cómo dos cantantes y un disc jockey llenaban una plaza con 20 o 30 mil personas. Después de eso vinieron Déjala ir, La chica modelo, Bailarina VIP, Tatuaje, La mujer del pelotero, y empieza el boom internacional. Nuestra carrera comienza a crecer no solo en Cuba, sino en varias partes del mundo. Insurrecto y yo tenemos una química impresionante y cada vez que inventamos un proyecto siempre funciona».

—Existen en la actualidad muchas personas incursionando en manifestaciones artísticas sin la preparación requerida. ¿Cuán importante es la teoría a la hora de ejercer la música?

—La preparación es fundamental en cualquier profesión. En varios contextos he transmitido a los jóvenes que traten de preparase en su especialidad, que estudien en nuestras escuelas de música. En Cuba no cuesta nada estudiar, solamente hay que esforzarse. Muchos jóvenes no quieren preparase y sí ser famosos de golpe, hacer una pista e ir a grabar, pero así no se puede. Desde mi experiencia te digo que la teoría es determinante y me ha permitido moverme por diferentes géneros.

Eres de los artistas que apuesta por el audiovisual como soporte promocional de tu música. ¿Cuánto le ha aportado a tu obra transitar por las sendas del video clip junto al realizador Alejandro Pérez?

—Desde que inicié trabajos con Alejandro Pérez vi que era un realizador extraordinario. En nuestro primer video él fue director de fotografía, pero también era capaz de aportar ideas meridianas a los directores audiovisuales. Por eso para el video de Creo determiné que sería el director. Desde esa fecha hasta ahora ha sido el creador de todas mis producciones audiovisuales. Alejandro es uno de los directores más importantes del país. Actualmente preparamos un proyecto que incluye un largometraje sobre mi vida. Estamos en la etapa primaria, en la elaboración de la idea central con varios escritores, porque queremos que sea un producto con la calidad que requiere una película con la exigencia que se plantea el cine profesional de hoy.

Una de tus experiencias más exitosas como productor fue la firma con Sony Music para una colaboración con varios artistas cubanos. Coméntanos…

—Cuando aquello no había ni empezado a cantar. Solamente hacía música por encargo para otros intérpretes. Fue un hobby hasta que me percaté de que podía hacerlo con decoro.

«Esa etapa fue importante porque conocí a mucha gente, empecé a “ganar nombre” y me preparó para producir después mis propios discos. Al realizar mis proyectos ya tenía las herramientas básicas. Cuando empecé con Clan 537 hacía música y después me daba cuenta de que la quería para mí. Decidí entonces no producir más para otras personas; ahora solamente hago trabajos para cine o televisión».

— ¿Cuánto ha evolucionado Baby Lores desde Ismaelillo?

— Bastante. La gente que empezó a conocer a Baby Lores no sabía que tocaba varios instrumentos. Aquel era el momento del reguetón y no podía ir contra esa corriente. Si quería ser popular tenía que irme con lo que estaba sonando en ese momento. El primer tema en el que la gente empezó a ver la evolución fue en Dime qué más. Confieso que el género que me apasiona es el pop. El día que en Cuba vuelva la canción, la trova, voy a estar feliz porque es lo que realmente me gusta.

«Hay muchas personas que han recibido bien mis nuevas propuestas. Muestra de ello es que en los pasados premios Lucas el tema Quisiera volver se alzó con el premio a mejor canción trova. Ahora mismo estoy mezclando un disco que se llama 180 grados. El nombre lo dice todo: por primera vez haré un fonograma en el que no se han utilizado máquinas. Tengo músicos súper especiales con los cuales defiendo géneros como la bachata, la guaracha y el son cubano.

«Hacer una gira por Europa, que incluyó más de 15 presentaciones te dice que tu música está caminando y hay artistas de otros países interesados en cantar nuestras canciones. En este momento el tema La mujer del pelotero es muy conocido en México, donde forma parte de la banda sonora de una telenovela».

— Pero vayamos al disco otra vez: ¿a qué se debe ese «giro» de 180 grados que quieres dar en tu carrera?

—La obra no está enfocada en el público que me conoció en mis inicios. Más bien es para quienes llegaron después, para las personas que gustan de mis baladas y me dicen que apueste por este género.

«Si funciona entonces habrá un cambio brusco en mi carrera. Si pudiera verdaderamente hacer esta música, el reguetón quedaría solo como una parte de mi historia. Muchos esperan ese cambio.

«En el disco colaboran varios cantantes invitados como Alexander Abreu, Kelvis Ochoa, Descemer Bueno, Omar Hernández, Leoni Torres y el Insurrecto. Tiene muchas sorpresas. Se trata de un material variado: lo mismo tiene son que guaracha y bolero. Ahora estoy logrando ser un poco más yo, más tranquilo y desenfadado. Deseo transmitirle esa buena energía al público».

— Existen muchos mitos acerca de los artistas. ¿Cómo es realmente Baby Lores fuera de los escenarios?

—Soy tímido y a veces la timidez provoca que mucha gente piense que uno es pesado. Me considero una persona natural, humilde, sencilla, aunque reconozco que en algún momento fui muy especulador. Baby Lores es un ser humano común, con virtudes y defectos, que trabaja para representar dignamente a nuestro país y de esta forma enaltecer la música cubana.

Anuncios

Un comentario en “Baby Lores: “Ahora estoy logrando ser un poco más yo”

  1. Es una pena la cruda realidad que plantea esta entrevista: son decenas, quizás cientos y más los grandes talentos jóvenes que se pierden en el país a causa de la apabullante supremacía del reguetón en el gusto juvenil de hoy. No niego que soy de los que disfrutan de tan pegajoso ritmo en las fiestas, pero soy enconado crítico de aquellos que han hecho del ritmo nacido en los ’90 por el mítico Vico C una burla a la cultura en cuanto a letra se refiere, que lejos de lograr el objetivo de la sana recreación solo siembran valores antisociales en quienes con su ritmo se crían. Por suerte el talento permanece, y figuras populares como Baby Lores regresan a sus raíces para dedicarse al buen arte. Felicidades hermano, me sumo a quienes desde ya apoyan tu propuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s