Nuevas leyes de la Aduana… ¡Nuevos retos para el país!


aeropuerto_la_habanaPor Ana María Domínguez Cruz / Cubahora

¿Cuántos pantalones, pares de zapatos y piezas de ropa interior son permitidas? ¿Por qué el pago de un televisor de hasta 32 pulgadas aumentó? ¿Cuántos kilogramos exentos del pago pueden enviarse a Cuba como equipaje no acompañado?…

Cientos de interrogantes como estas inundaron los posts de los blogs, repletaron los comentarios y chats en las redes sociales y se colocaron en el cajón de comentarios de la web de todos los medios de comunicación a partir del 11 de julio, cuando las autoridades de la Aduana General de la República (AGR) anunciaron que a partir hoy, 1ero. de septiembre, entrarían en vigor nuevas regulaciones de ese órgano de control con el objetivo de proteger la economía cubana.

La red de redes temió colapsar y las líneas telefónicas se sentían sobrecargadas pues desde esa fecha, hace casi dos meses, las personas residentes en nuestro país (y muchas que viven en el exterior) no cesaron de aprovechar todas las vías disponibles para preguntar e indagar sobre las modificaciones que sufrirían las legislaciones aduaneras vigentes hasta ayer.

Es que si no es un hermano, una prima, un padre, una abuela, un tío… cualquiera de nosotros puede tener entonces un amigo o amiga, un vecino, un colega que resida en otro país y que mantenga buenas relaciones con el nuestro, o incluso usted mismo, tal vez, tenga la posibilidad de viajar por razones personales o laborales y por ello, no podía permitir que arribara septiembre sin conocer al detalle los cambios en la política aduanera cubana.

Realmente, el objetivo principal de esta decisión fue frenar las “burlas” que algunos ciudadanos desplegaban sobre las disposiciones vigentes, pues amparados en un marco de regulación de cantidad/costo de los diferentes artículos establecido para la importación no comercial, pretendían (y así lo hacían) entrar al país disímiles productos con el fin de desarrollar las acciones de compra y venta de manera ilegal, luego de que las famosas “perchas” o tiendas particulares debieron cerrar.

Es comprensible entonces el descontento y la inconformidad, no solo de esas personas cuyas fuentes de ingresos no legales se afectarán, sino de todos los que arriben al país luego de permanecer un tiempo en el exterior, deseosos de ofrecerles regalos a sus familiares y amigos más cercanos, pues la ley, claro está, es una para todos.

Un amigo danés que recién llegó a Cuba y apenas está conociendo su realidad no deja de hacerme preguntas. ¿Por qué tanto revuelo? ¿Por qué los cubanos vienen con tantas cosas? Lo normal en el mundo, le explico, es que cada pasajero viaje con sus pertenencias y algún que otro artículo para sí o de regalo para ciertas personas, en correspondencia con los límites de equipaje establecidos por cada compañía aérea y las leyes aduaneras de su país. Sin embargo, el nuestro padece carencias y no pocas ausencias desde el punto de vista económico, (y viviendo mi amigo aquí por un período de 6 meses confío en que logre aprenderlo), por lo que quienes viajan, añoran asegurar y apertrechar sus armarios y casas y los de su familia. Justo en ese punto es donde prefiero detenerme.

Conocido es que cada país establece sus leyes y en materia aduanera, no solo es Cuba la que regula sus importaciones. Aquellas desprovistas de un carácter no comercial estaban sujetas a especificaciones que a partir de hoy son otras, debido a la urgencia de proteger nuestro mercado, nuestra economía, como lo explicaron las autoridades competentes.

Quien arribe al país deberá saber que la entrada en vigor de la Resolución 206/2014 de la AGR establece un nuevo límite para las importaciones sin carácter comercial de las personas naturales por cualquier vía, o sea, las cantidades de artículos que pueden ser importadas por los pasajeros o a través de envíos.

El viajero deberá, además, leer bien la Resolución 207/2014 de la AGR, en la que se establece un nuevo listado de valoración en Aduana para estas importaciones, a través del cual podrá conocerse el valor a pagar de cada artículo, luego de que sobrepase los 50.99 pesos del total de mil pesos en valor al que tiene derecho cada pasajero, elemento que permanece sin modificación alguna.

También necesitará dominar la Resolución 208/2014 de la AGR, en la que se determina el valor en aduanas de los artículos considerados misceláneas (calzado, confecciones, alimentos, artículos de aseo personal y del hogar, bisutería, perfumería, lencería y similares. No clasifican como misceláneas los equipos electrodomésticos y otros equipos duraderos, así como sus partes y piezas y otros similares) para los cuales, se utilizará la equivalencia de 1 kg igual a 20 pesos, y no como venía sucediendo, en que se aplicaba la relación 1 kg igual a diez pesos.

El análisis de la Resolución 300/2014 del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP) permitirá, además, que el viajero conozca que solo para los envíos, por vía aérea, marítima o postal se mantendrá el límite de hasta 200 pesos pero la cantidad de miscelánea exenta de pago se reduce a 1,5 kg (ya no 3 kg).

Nos toca a todos mantenernos informados y convertirnos en excelentes conocedores de las regulaciones para evitar contratiempos en las terminales aeroportuarias, el incumplimiento de lo establecido y por tanto, el decomiso de aquello que “quede fuera” de la ley.

Le atañe a la Aduana General de la República supervisar el trabajo de su personal y evitar todo “desliz” de corrupción y actos abusivos que en no pocas ocasiones le amargan la llegada y la estancia a los viajeros y ponen en tela de juicio la honestidad que defendemos. ¿Acaso no son estas nuevas normativas una puerta diferente que se abre para el mismo camino del mercado negro y del soborno que ya conocemos? Le tocará a este órgano de control, repito, velar porque así no sea. Pero, lo más importante es que le corresponde al país avanzar para de esa manera ser consecuente con lo que en materia de leyes establecemos y queremos hacer cumplir. Lo que hoy levanta improperios, molestias, hirientes comentarios y descontento generalizado es la puesta en vigor de legislaciones que no tienen una contrapartida mejor. Lo que “levanta ronchas” entre la gente, (y así lo han hecho saber por la vía telefónica, postal y electrónica) es que hayan tenido que buscar en el suministro de ropas, calzado y productos de aseo personal que propinaban “por detrás del telón” algunas personas lo que en las tiendas recaudadoras de divisas (TRD) no existía o sí, pero con precios demasiado altos y una dudosa calidad. Búsqueda que a partir de hoy, será más limitada o deberá respaldarse monetariamente con mayores cantidades porque si prolifera la compra-venta “por la izquierda”, ¿justificada? por estas nuevas leyes, con certeza se dispararán los valores de los artículos.

Entonces, le corresponde al país, como dijeron las autoridades de la AGR el pasado 11 de julio, estimular la producción nacional y surtir nuestras tiendas con una mayor diversidad de artículos, cuya calidad también sea superada a la que ya conocemos y a los que las etiquetas de los precios no les queden tan “grandes”. Tendrá que ser mejor la acción de nuestros compradores en el exterior en el momento de seleccionar los productos que luego colocarán en la red de tiendas estatales y si de producción se trata, habrá que valorar muy bien lo que se hará, teniendo en cuenta el déficit de materias primas con el que contamos y al que no podemos tapar con un dedo.

Será difícil, claro que sí, y cuando hablamos de que le tocará al país avanzar y crecer para lograr esto, por supuesto que nos incluye a cada uno de nosotros. Pero, (y siempre hay un PERO) no podemos demorarnos por el bien de todos, del que viaja y del que no viaja, porque si se hacen cumplir las disposiciones establecidas como debe ser y luego usted quiere comprarle un par de zapatos duradero a su hijo, o un vestido para los quince de su hija, o un blúmer para su uso, o unos desodorantes y jabones, y no los encuentra en las TRD, no le quedará otro remedio que salir a buscar esas “alternativas” que seguirán existiendo y se sentirá entonces, defraudado. No queda de otra… Las nuevas disposiciones aduaneras traen nuevos retos para el país.

3 comentarios en “Nuevas leyes de la Aduana… ¡Nuevos retos para el país!

  1. A mi entender veo, por un lado, muy buena la resolución aduanera actual. Muchas personas abusan de los permisos que aquí se otorgan, vienen del exterior y traen cargas pesadas y mucho material para revender; por otro lado, creo que gracias a esos productos diversos que se traen, que en varias ocasiones no hay en nuestro país, respiramos un poco. El caso es que ahora hay que restringir el paso de los productos al país.

  2. Es un tema que afecta mucho a los cubanos porque hay muchos pasajeros que vienen y traen cosas para ayudar a sus familias, pero muchos irresponsables que utilizaban este medio para hacer negocios ilegales y por supuesto las autoridades del país tuvo que tomar medidas para contrarestar estas ilegidades, pero por supuesto que esto afecta a los pasajeros que viene ayudar a sus familias. Esperemos que a partir de estas nuevas normas, no acarree más problema para este sector.

  3. Estas reestructuraciones buscan eliminar a los comerciantes ilícitos que entran al país grandes cantidades de determinadas mercancías sin pagar aranceles. Esperemos que las politices de compras de productos del país mejore, porque las tiendas siempre tienen las mismas mercancías y en los mismos precios. Hay que buscar alternativas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s