¿Podemos enfrentar un mundo objetivo desde el sustantivismo socialista?

lahabanavieja_thumb.jpg

la-habana-vieja Por José Alberto Ponce Pérez cubaxdentro@yahoo.es  @japp7207 en twitter/ Foto: Internet

Cada día que pasa desde que se iniciaron las discusiones de los lineamientos aprobados por el pueblo cubano y su puesta en marcha veo más seguro el crecimiento económico de nuestro país pero temo que la mecánica economicista acabe con los principios que han sustentado por más de cincuenta años la integridad de nuestra Patria contra poderosas fuerzas de adentro y sobre todo, de afuera.

No quiero parecer pesimista, tampoco esquivo a la realidad que se nos presenta. Cuba es un eterno contexto adverso a nuestros ideales e identidad. ¡Por favor!,  no me acusen de abyecto,  de abanderado del fracaso porque no lo soy. Soy lo que quise ser por elección propia ante  las oportunidades que mi país me dio de hacerlo con su diseño de socialismo, con errores que pueden ser eliminados si queremos o si quieren los que están más cerca de la toma de decisiones y no descansan a la sombra de un buró. Soy solo un maestro que escribo hoy por lo que vi en el aula el día 13 de mayo que me consterno. 
Hablaba del las causas de la caída del campo socialista a mis alumnos de tercer año para arribar al período especial y caracterizarlo. Para adentrarme en ese contenido me aventuré a sacar el promedio de edad en el aula que finalmente fue de 20 años ubicándolos mas menos en el año 94 con un año de vida. Les formulé una pregunta que la respuesta me empezó a inquietar. Esta fue que si su padres le habían hablado del trabajo que pasaron para mantenerlos en los primeros años de su vida en medio de uno de los contextos más difíciles en que nos ha tocado vivir. La respuesta fue unánime. ¡No! Pero lo más inquietante llegó cuando más de uno alegó que para qué hablar de tanta necesidad si con la que tenemos basta.
Fue difícil mantener el rumbo de la clase a partir de ese momento logrando hacerlo con dificultad por las constantes paradas que tuve que hacer para  tratar de eliminar lagunas históricas e ideológicas que eran las más preocupantes.
Casi ninguno de mis alumnos habían tenido incidencia de los padres sobre tan difíciles acontecimientos e incluso una estudiante había dado características del período especial tomando un show a tiempo real donde participaba un cubano. La esencia del programa era sobrevivir en una isla y el cubano  campeaba por su cuenta pues lo había aprendido en Cuba, durante el período especial en el que  tuvo que aprender a afeitarse con un vidrio de botella y a comer platillos inventados de hierbas y flores silvestres. Ahora la pregunta ¿Tienen que aprender nuestros estudiantes de nuestra historia por las fantasías de programas foráneos que mistifican la situación que se vivió aquí?
  Es muy duro que  se construyan profesionales que ignoren momentos próximos a su vida y a su realidad actual. Desgraciadamente ellos cayeron en la otra parte del parte aguas que fue el periodo especial en Cuba. Digo la otra parte pues Cuba fue un país antes del periodo especial y otro después de él.
En la clase trate de explicarles las diferentes facetas que tuvo el período especial a partir de mi propia experiencia. Le narré acontecimientos que aun después que salimos de la clase muchos se me acercaban y me decían que eso era incierto y pedían más información y yo trataba de orientarlos a bibliografías a artículos, en fin, de motivarlos a estudiar esa parte de su historia. Les hablé del derribo de las avionetas Hermanos al Recate que penetraron más de una vez en nuestro espacio aéreo hasta que se decidió su derribo  por partes de las autoridades de nuestro país.
Les hablé del fenómeno de los balseros y como muchos amigos se jugaron su vida buscando visas para un sueño,  como dice la canción de Juan Luis Guerra muy escuchada en esos tiempos.
Les hablé de muchas otras cosas y de cómo tuve que trabajar y estudiar para terminar mi carrera de maestro.  Pero ¿pudo un diálogo de apenas 90 minutos llenar el vacío que dejó la  enseñanza secundaria y preuniversitaria en ellos? Por supuesto que no.
En lo personal me queda la mínima satisfacción por haberlo intentado. En un esfuerzo por dignificar a los cubanos que nos quedamos y apostamos por un futuro que hoy aún se dibuja distante y que seguimos aquí.
La historia es un espejo bastante horado donde nos vemos cómo somos y cómo queríamos ser. El abuso de la historia es el abuso del espejo. La historia tiene que ser rescatada desde la familia y desde el Estado por lo que el socialismo economicista ha de proyectarse al respecto antes de que sea demasiado tarde.

Un comentario en “¿Podemos enfrentar un mundo objetivo desde el sustantivismo socialista?

  1. Un artículo excelente sin lugar a dudas. Muy cierta la existencia de lagunas de la historia de nuestro país en muchos jóvenes debido al pobre estudio de la misma y a la poca formación que se recibe en las casas por parte de los padres, es que al final es la “escuela” la encargada de brindarles este conocimiento y en parte es cierto, pero cuando brindamos vivencias a nuestros hijos o sea experiencias propias, sobre esta faceta tan dura que fue el período especial, seguro que el conocimiento adopta una manera superior y llega aún mejor a los jóvenes. Lo que si es seguro que no todos los jóvenes carecen de estos conocimientos y algunos como yo, estamos dispuestos a seguir la obra de la revolución y a contribuir a los cambios que esta necesite siempre en pro del mejoramiento de nuestro país y el pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s