De la subversión contra Cuba, ZunZuneo y otros demonios…

ZunZuneo

Eddy Mac Donald Torres y Juan Manuel Alvarez Tur cubaxdentro@yahoo.es

En la actualidad está teniendo lugar la primera guerra en la era de la cibernética o información, -léase esto último como sistema integral no solo de internet, sino tecnológico –. El filósofo e investigador español Javier Echeverría con su definición del Tercer Entorno aporta una visión más acabada del concepto.

Para el científico: las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (NTICs) posibilitan la creación de un nuevo espacio social, el electrónico, digital, o sencillamente el “Tercer Entorno”, lo suficientemente importante como para oponerlo a los otros dos grandes espacios sociales, la naturaleza (physis) y la ciudad (pólis). La vida social en el espacio telemático se produce a través de flujos electrónicos a distancia y en red, siendo el teléfono, la televisión, el dinero electrónico, las redes telemáticas, las tecnologías multimedia, los videojuegos, la realidad virtual y los satélites de telecomunicaciones las ocho grandes tecnologías que actualmente posibilitan el funcionamiento del nuevo escenario social. La convergencia de estas tecnologías, junto a otras muchas que se integran en ellas, ha generado un sistema tecnológico, el sistema de las NTICs.

Las últimas jornadas han estado marcadas por la presencia de Cuba en los grandes medios de comunicación masiva y en las redes sociales de internet, en esta ocasión cual avalancha de información transformada en tsunami destructor de todo a su paso. Implica nada más y nada menos que a la eufemísticamente denominada Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés), que destina año tras año 20 millones de dólares para subvertir el sistema sociopolítico cubano.

A partir de 2007 ha habido una apuesta in crescendo hacia las NTICs como escenario para el conflicto entre los Estados Unidos de América (EUA) y la nación antillana, se configura desde varias aristas, entre ellas la promoción de instrumentos para llevar a cabo su política injerencista a través de líderes de opinión fabricados a imagen y semejanza de sus intereses, se fomenta además el sistema de comunicaciones que abriga Internet, léase, sitios web, redes sociales, conexión gratuita a la red de redes con una velocidad superior a la que se alcanza desde Cuba, o la telefonía celular empleando plataformas que transmitirían los mensajes que coadyuvarían a un supuesto alzamiento popular contra el gobierno legítimamente instaurado en el país.

Esta última modalidad, sin lugar a dudas ha sido todo un escándalo después que la agencia de prensa norteamericana Associated Press (AP) sacó a la palestra pública ZunZuneo o el ´´Twitter cubano´´ la semana anterior, dándole la vuelta al mundo y apuntando al gobierno de los EUA en su cruzada anticubana.

El engendro tecnológico elude las normas instituidas por Cuba e incluso las leyes norteamericanas, así como las disposiciones establecidas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo de las Naciones Unidas para fomentar el desarrollo de las tecnologías en un marco de consenso y respeto entre las naciones para este sector.

La plataforma en cuestión es parte de un sistema desarrollado con carácter oculto y recurriendo a empresas, bancos, ejecutivos, profesionales de las telecomunicaciones y suministradores de servicios. No menos relevante fue el uso de fondos (1 millón y medio de dólares) destinados a Paquistán que se desviaron hacia este propósito, de igual manera crearon pistas falsas en diferentes países de América Latina utilizando a expertos en esta área del conocimiento.

En la estrategia escogida más de 40 mil (de acuerdo a la USAID unos 68 mil) usuarios mayoritariamente jóvenes recibían un paquete atractivo en sí mismo donde temas deportivos, culturales y otros de preferencia juvenil eran situados como ganchos para en una ulterior etapa del proyecto enviar mensajes antisistémicos apostando a lograr algo similar a lo ocurrido en la mal llamada ´´primavera árabe´´. Un error de cálculo que los ideólogos del norte no avizoraron. Cuba sin ser excepcional no cumple con el guión preestablecido por los Tanques Pensantes como el famoso Instituto ´´Albert Einstein´´ para derrocar gobiernos o desacreditar actores políticos, en los denominados golpes blandos.

Precisamente por estos días en 1960, el embrión de los programas gubernamentales norteamericanos contra Cuba se gestaba y ha alcanzado los estándares de hoy, demostrando que se adaptan a los tiempos que corren manteniendo incólumes sus objetivos originales y que al decir del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba Raúl Castro Ruz el enemigo “nunca dejará de ser agresivo, dominante y traicionero.

El periodista Tracey Eaton, editor del blog Along the Malecón, ha venido publicando cómo es distribuido el dinero del presupuesto federal de los E.U.A., aprobado por el Congreso de ese país para fomentar y financiar la contrarrevolución en Cuba. Mantienen viejas fórmulas como Radio y TV Martí que desde su puesta en marcha en los años 80 hasta la actualidad le ha costado al contribuyente norteamericano más de 500 millones de dólares, sin alcanzar ni por asomo sus objetivos.

El escándalo en esta oportunidad con el proyecto injerencista ZunZuneo ha ubicado en una especie de banquillo de los acusados al administrador de la USAID en el subcomité de asignaciones del Congreso, debido a la ´´discreción´´ con que fue tratada toda esta operación que de acuerdo a Patrick Leahy, presidente de dicho subcomité congresional ´´ es estúpida y disparatada…. La USAID hace un montón de cosas buenas por el mundo y esta no es una de ellas´´.

Aunque mucho se ha escrito y hablado sobre este asunto no son pocos los que en el mundo necesitarían conocer de estos capítulos de una novela de terror, cuyos protagonistas suelen ser el odio, la sinrazón, la desobediencia a las regulaciones internacionales y la falta de ética para empuñar armas de desestabilización contra quienes no son de la preferencia de las grandes potencias.

El desarrollo tecnológico, puesto en función de los objetivos hegemónicos imperialistas, ha provocado que el pueblo y gobierno cubanos se vean obligados a destinar recursos y tiempo en su defensa. Mientras se mantengan esas condiciones y al mismo tiempo la acción combinada del pueblo, sus instituciones, organizaciones y dirigentes defendiendo la soberanía nacional, no tendrá esa política otro derrotero que el fracaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s