Armas ensombrecen agitación política en Venezuela. Un comentario crítico


dsc_00032 

Oscar Julián Villar Barroso* villar@uci.cu

Armas ensombrecen agitación política en Venezuela es el título que escogió Humberto Márquez para este despacho de IPS que se puede ver en http://www.ipsnoticias.net/2014/03/armas-hacen-sombra-la-agitacion-politica-en-venezuela/

Sin embargo, parece que olvidó, o no fue lo suficientemente incisivo en su investigación, para darse cuenta y comentarnos la verdad, que no es otra que en Venezuela los violentos son precisamente esa oposición derechista, que son quienes usan las armas contra los defensores de la revolución bolivariana, para amedrentar, y contra determinados manifestantes de la oposición, para inculpar al gobierno de Maduro.

Ese propio guión se utilizó en Venezuela en 2002 y se sigue haciendo en otros lares, ya se sabe que los francotiradores que ultimaban a opositores a Yanukovich en Kiev fueron reclutados por la propia oposición en Estonia y que Kiev está llena de mercenarios que obligaron, de forma violenta, a la población a manifestarse en contra del gobierno legítimo del país y no ha habido una reacción en la prensa, no hablo de la corporatizada, me refiero a la que se presume imparcial y objetiva.

Los hechos, sin embargo, son los siguientes y nadie se debe dejar engañar:

El sistema de explotación contemporáneo se sustenta sobre un nuevo concepto elaborado en Washington y que es seguido disciplinadamente, en posición común genuflexa, por los dignatarios de la Unión Europea, este es el “Sistema de Dominación Múltiple”, que consiste en imbricar estrechamente la Explotación económica y exclusión social, a partir de que estamos en presencia de nuevas formas de explotación desde las empresas transnacionales de producción mundial. Al propio tiempo estas corporaciones transnacionales acentúan las prácticas tradicionales de explotación económica, que han vuelto al Primer Mundo luego del desmonte de los Estados de Bienestar General en Estados Unidos y Europa. A todo esto hay que agregar la creciente contracción y polarización de la riqueza, lo que refuerza la exclusión social y esto a su vez refuerza las otras formas de exclusión.

Estamos pues, estimado señor Humberto Márquez, en presencia de una “Nueva morfología del trabajo, producidas por una serie de modificaciones tecno económicas del capital, que a su vez han propiciado una suerte de acumulación flexible e incrementado el trabajo degradado o precarizado, con lo que han surgido dos nuevas “clases” sociales: el “Pobretariado” y la “Corporatocracia”.

El incremento de la opresión política en el marco de la democracia formal, la de la Política-show neoliberal, con su consustancial contaminación visual desde los medios y pornografía política desde los partidos políticos tradicionales, que han conducido a una asaz evidente irrelevancia decisoria del voto ciudadano, una creciente degradación de la democracia representativa, corrupción generalizada, que ahora se esconde tras el eufemismo de “comisiones” para los políticos y finalmente, clientelismo político y secuestro del Estado por las élites de poder, que subyacen tras bambalinas y dirigen a los gobiernos desde el Club de Bilderberg y otras entidades supranacionales afines.

Desgraciadamente, como resultado de la incapacidad de muchos y la complicidad de otros, dichas prácticas de dominio, potenciadas en la barbarie capitalista de hoy, han penetrado en la psiquis y la cultura humana, que conducen a la enajenación mediático-cultura, que se sustenta en una alta concentración de los medios como forma de dominio del capital sobre la sociedad y a través de la mega industria contemporánea de subjetividad y sus redes de distribución transnacional de sus productos idiotizantes.

La hegemonía se presenta entonces como lo que es: una praxis y un modo de pensamiento y de subjetividades, que se elaboran desde las matrices ideológicas de los círculos dominantes, pero que no se ajusta al segmento de los “victimarios”, lo peor de todo es que consigue implicar a sus “víctimas” y hoy estamos en presencia de un debate entre esa productivista-consumista-disipatoria de la barbvarie capitalista Occidental y el nuevo modelo de bienestar: el “Buen Vivir” según los pueblos originarios de Nuestra América, en su acepción martiana, que se aplica en países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros o en el de construir una sociedad “modestamente acomodada”, como la que potencia la actual dirección china, claro está, que estos dos últimas propuestas resultan más congruentes y hay que combatirlas y ahogarlas en sangre, si es preciso y esto es lo que está ocurriendo aunque los medios no lo digan, incluida la IPS.

En la tarde de ayer el canciller cubano, Bruno Rodríguez presentó a la prensa acreditada en La Habana una declaración sobre varios puntos importantes de la agenda internacional y señalaba: “…El Presidente Raúl Castro Ruz declaró el 22 de febrero “No pocas analogías pueden encontrarse en los manuales de guerra no convencional, aplicados en varios países de nuestra región latinoamericana y caribeña, como hoy sucede en Venezuela y, con matices similares, se ha evidenciado en otros continentes, con anterioridad en Libia y actualmente en Siria y Ucrania. Quien tenga dudas al respecto le invito a hojear la Circular de Enfrentamiento 18-01 de las Fuerzas de Operaciones Especiales norteamericanas, publicada en noviembre de 2010, bajo el título La Guerra no Convencional…” ¿Cuántos periodistas serios y objetivos han revisado esa circular?, pienso que si alguno lo hace, obligatoriamente tendrá que condenar lo que en ella se propone

El canciller cubano, que parece estar convencido de que ninguno se ha hecho eco de lo que dijo Raúl Castro espetó: “…Como ninguno de ustedes ha publicado nada al respecto, les reitero la invitación. Fue emitida en Washington exactamente el 30 de noviembre de 2010. La Circular 18-01 describe la realización de operaciones subversivas encaminadas a atacar y degradar la moral o fuerza política, sicológica, económica o militar del adversario, su cohesión y efectividad y a distanciarlo de la población, socavando el poder de un gobierno al divulgar que es incapaz de gobernar con efectividad, utilizando el apoyo de un socio de coalición o un tercer país para debilitar y restar legitimidad a un gobierno, segmentar la población y generar descontento, influir o crear líderes y unificarlos ideológicamente, utilizar a los emigrados, provocar eventos catalizadores y crear condiciones favorables para la intervención con el empleo de propaganda, demostraciones, boicots y sabotajes, aun en ausencia de hostilidades declaradas para obtener concesiones, habiendo degradado su capacidad de forma que un levantamiento popular contra el palacio presidencial para derrocar al gobierno en cuestión…” si esto no es lo que está pasando en Siria, Venezuela y Ucrania y lo que antes ocurrió en Libia y otros lugares, entonces cierren sus medios y dedíquense a otra cosa.

Y concluía diciendo el canciller cubano: “…Un alto funcionario de Seguridad Nacional de la Casa Blanca escribió, en agosto de 2011, que “la nueva estrategia de Estados Unidos es más eficaz y menos costosa…, la del gobierno de Bush considera la ocupación…, la de Obama es una liberación nacional…mediante el desarrollo de un movimiento nacional…La estrategia de la intervención militar en Libia podría aplicarse también en otros casos…”.

La “Doctrina Obama”, de mayo de 2010 que da paso a la Circular de Enfrentamiento 18-01 de las Fuerzas de Operaciones Especiales, de manera explícita abandona las prácticas de las guerras preventivas, lo que no quiere decir que Obama no las pretenda asumir en algún momento. Al propio tiempo, el mandatario “del cambio”, lanza un nuevo paradigma injerencista, el del “Neo Idealismo Institucional”, que en esencia respalda, en forma de corolario, lo que han venido haciendo por el mundo las agencias de la subversión. Asesorado por uno de los ideólogos “estrella” del momento, Joseph Nye, la “Doctrina Obama” reconoce a supuestas “Organizaciones No Gubernamentales”, patrocinadas por la USAID y la NED, como “Fuerza Expedicionaria Civil”, cuyos métodos, probados en Europa del Este, Asia Central y ahora en Ucrania y los países del ALBA, continúan empleando en el mundo.

La conferencia de prensa del canciller cubano terminaba haciendo las siguientes interrogantes:

¿Pueden EEUU y la OTAN dar garantías de que el uso de la fuerza y estos conceptos de guerra no convencional no son aplicables  y no se aplican hoy contra Venezuela, Cuba y otros países de América Latina y el Caribe, proclamada, en la II Cumbre de la CELAC, Zona de Paz?

¿Qué opinaría la Unión Europea?

¿Qué harían las Naciones Unidas?

Señor Humberto Márquez, ¿Tiene usted respuestas a este comentario?

Anuncios

3 comentarios en “Armas ensombrecen agitación política en Venezuela. Un comentario crítico

  1. Lo que hay que hacer es llamar a conciencia del pueblo venezolano, a poner en alto el nombre de Chávez y Maduro, porque no se pueden caer los logros que han obtenido los venezolanos en estos últimos tiempos.
    Cohesionar bien todo lo necesario y demostrar que de verdad estan dispuestos a luchar por la Venezuela que Chávez estaba construyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s