Razones para resistir la guarimba


venz Por Juan Manuel Álvarez Tur y Eddy Mac Donald Torres cubaxdentro@yahoo.es

Hasta que llegó Hugo Chávez al poder, Venezuela tenía la vena abierta, pero no precisamente para transfundir su sangre a la gente pobre, “los de abajo”. Su riqueza era expoliada por una minoría explotadora, que sabía (y sabe) bien cómo reproducir su hegemonía, logrando el consentimiento de los desposeídos a su dominio mediante un reality show que pasaban por democracia. Así pasa en los sistemas políticos de los burgueses, por los burgueses y para los burgueses. Pero esa irrupción no solo trastocó la buena vida de los ricos “nacionales”, sino que erosionó en gran medida al imperialismo estadounidense y su influencia. La vertiente revolucionaria en Venezuela se ganó un dificilísimo juez, que gusta imponer sus juicios y sentencias. Chávez luchó contra esas realidades. Cuando murió, faltaba mucho. Hoy sigue siendo así, pero el entorno es más complejo con su extemporánea muerte y la potenciación de las acciones para liquidar su influjo.

Durante todos estos años de poder revolucionario, los venezolanos se apoderaron mucho más de su país. Ahora los dividendos económicos principales son liberadores: subsidian alimentos, financian la educación, la salud, el deporte. La masa pobre de ese país se implicó en la construcción de una sociedad distinta, asumió poderes para transformar sus espacios sociales y defender su nuevo estatus gracias a la visibilidad que le aportó ser la inspiradora del bregar chavista.

La izquierda de América solía refugiarse solo en Cuba y su ejemplo. Por ello escuchamos hasta hoy frases como “Cuba es un refugio de la moral” y otras por el estilo. Hay quien ha teorizado desde afuera que quienes así se expresan, no aceptarían vivir en las condiciones cubanas. Pero cuando escuchamos a muchos de los amigos que nos visitan decir “no dejen que esto se pierda”, o “daré mi vida si es necesario para defender la Revolución Cubana”, lo que sacamos como lección es que necesitan ese blasón revolucionario que significa la Revolución Cubana, para seguir adelante en la lucha para reivindicar a las mayorías en sus países y conquistar la justicia. Venezuela, a través de Chávez, logró erigirse como otro paladín de la América Latina. Con sus enormes capacidades naturales, el pensamiento preclaro del líder bolivariano y su praxis, favoreció un modus vivendi entre naciones que deben ser hermanas por históricas razones, y que debe pasar por la cooperación, la complementariedad y la solidaridad como basamentos esenciales para una región próspera, democrática (en serio), con posibilidades para todos pero consciente de que existen masas sumidas en el olvido y la miseria.

Era imposible que toda esta acción subversiva en el hemisferio sur, esa transición a un modelo de amplio contenido popular, sucediera sin desencadenar a lo más contrarrevolucionario de la derecha en Estados Unidos y sus extensiones en la propia casa latinoamericana. Por eso han estado detrás de todos los conatos de rebelión, a veces de una manera tan sutil y enrevesada que aquellos que se lanzan en apoyo a las convocatorias para tomar el poder por medio del desconocimiento de la institucionalidad, no son capaces de darse cuenta que son marionetas de un juego que los supera, los trasciende, que lejos de sumar provocará más polarización y luchas intestinas por un poder que no está destinado a ser de ellos. Sobre el papel de la derecha latinoamericana, no hay que dedicarle mucho tiempo a tratar de entenderlo. No todos pueden estudiar en Estados Unidos y ser antimperialistas como el presidente Correa.

Lo que sucede ahora, es la batalla de siempre, pero más dura. Los índices de violencia y terror han aumentado. El llamado a la desobediencia ha encontrado en muchos venezolanos un terreno fértil gracias a un estado psicológico inducido de un modo muy virulento a través de constantes movidas contra los pobres. Las exacciones contra ellos han dominado el ámbito económico venezolano en los últimos meses. Con los cubanos ha sido así desde que nos liberamos: atacar nuestro estómago y fomentar las carencias materiales para buscar la protesta masiva. En la tierra de Bolívar, un grupo absolutamente perdido en materia social lo mismo ataca un depósito con alimentos que destruye un edificio público. Su caja registradora anda muy mal, pero su debilidad política es mayestática y disculpen el oxímoron.

La situación no parece que vaya a mostrar una cara bonita y placentera al doblar de la esquina. Pero al mismo tiempo, hoy los revolucionarios bolivarianos tienen más razones para defender lo que ha costado tanto sudor, tanta marcha, tanta sangre. Sabemos que suena grandilocuente y retórico ese lenguaje, incluso fuera de época, pero eso ha costado en Venezuela y donde quiera que las personas han tratado de ser libres, crear un mundo nuevo. Y porque cada eslabón que se une a la senda del socialismo nos hace ver más cerca el final feliz, el revolucionario, donde quiera que esté, no puede hacer menos que cuidar esa semilla roja, para que siga dando los frutos que necesita América.

Los cubanos sabemos con displicente claridad lo que se dirime en Venezuela hoy, la lucha de clases de la que teorizó Marx, está en juego en aquel país, mas, en un estado de complejidad superior. A pesar de las grandes preocupaciones que tenemos asociadas a los fenómenos naturales extremos cada vez más frecuentes y que ponen en riesgo la vida humana, debido esencialmente a la preeminencia de un modelo social insostenible, las posiciones ideológicas son en esta hora de la humanidad, determinantes, por un lado se encuentran los que defienden ese alocado sistema destructivo y por otro estamos los que pretendemos construir un modelo civilizatorio del buen vivir, perdurable y armónico con la madre natura, de eso se trata esta lucha, los que apostamos por la vida con decencia y dignidad para el presente y el futuro y los que desprecian esa elección.

Los universitarios cubanos y especialmente quienes en la Universidad de Ciencias Informáticas de Cuba se forman y contribuyen a la formación de un ser humano con las características que necesita el país y la humanidad toda, apoyamos incondicionalmente la edificación de una sociedad como la que representa el gobierno bolivariano, el apoyo moral y material de esta universidad no solo se hace patente en un acto multitudinario como el escenificado el viernes 21 del presente mes, sino en las misiones que a lo largo de casi una década se desarrollan en el hermano país o en la escuela misma convertida en hospital para devolverle la visión a miles de personas de la patria de Chávez, aunque más importante aún es la obra misma de este proyecto ideado por Fidel para hacer de la ciencia y la tecnología un instrumento para el desarrollo consciente del bienestar sin excesos y en estabilidad con el presente y el porvenir de la nación cubana y la de otros pueblos del mundo.

Solo bastarían estas razones para resistir el embate de los fascistas pero mientras haya injusticias, habrá irremediablemente que dar la pelea por barrerlas si nos encontráramos en el escenario donde se producen, de lo contrario, no queda menos que apoyar la defensa de los proyectos que se erigen con ese concepto, así entonces, se hace y hará en la UCI y en Cuba.

 

Acto de apoyo a Gobierno Bolivariano en la UCI Jóvenes cubanos de la Universidad de Ciencias Informáticas en acto de apoyo al gobierno bolivariano.

2 comentarios en “Razones para resistir la guarimba

  1. Debemos apoyar al gobierno venezolano en el cumplimiento de sus objetivos, aunque no estemos presente fisicamente podemos contribuir en las redes sociales apoyando al gobierno de Maduro, asistiendo a los actos que se nos convoquen, y asi de muchas otras maneras para demostrarle al mundo que nadie aplastara a la venezuela soñada por el comandante Chavez, que todos los pueblos de latinoamerica apoyaran a Maduro.

  2. Hoy el pueblo de Venezuela esta pasado un un momento que necesita de muchas fuerzas y coraje para enfrentar la situacion. La derecha esta tratando por todos los medios de crear un conflicto y desacurdos entre el pueblo. Nosostros tenemos que brinadarle apoyo y transmitirle confianza para que ellos puedan luchar y vencer las malas ideas que el grupo antirevolucionario le estan queriendo hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s