El 8 de Enero


camilo-cienfuegos-fidel-castro-entrada-habana Por Eddy Mac Donald Torres cubaxdentro@yahoo.es

Los vítores, las congregaciones multitudinarias estaban a la orden del día cincuenta y cinco años atrás, los jóvenes barbudos de verdeolivo imponían con su presencia un revuelo casi indescriptible. La caravana de los héroes de la libertad entraba a cada ciudad y pueblo desde el día inicial de un año que marcaría un antes y un después en la historia de Cuba.  
Transcurrieron ocho días hasta que los poetas de la nueva patria llegaran victoriosos a la capital de la nación, su líder, era aclamado como lo son los santos para los practicantes de una religión o las estrellas del mundo del espectáculo para sus seguidores, o quizás como quienes nos salvan ante el peligro de perder la vida, así se podría comparar la emoción vivida por los testigos de un momento espectacular no solo para un país, sino incluso para todo un continente.

Una nueva era estaba por venir, el jefe guerrillero, esperado casi como un padre -a pesar de su corta edad- que le habla a sus hijos o un hermano mayor a sus fraternos menores, explicaba con precisión meridiana que la Revolución había triunfado, sin embargo, premonitoriamente aseguraba que lo más difícil estaría por llegar, que en lo adelante todo sería más complejo. La paloma blanca posada en su hombro adquirió una dimensión mística para una masa de personas que creía enormemente en esos símbolos, su pregunta al Comandante del pueblo, ¿voy bien, Camilo? y la respuesta afirmativa de este fueron hechos que recoge la historia con mucho énfasis.
Han pasado, no obstante, medio siglo y un lustro de aquella, imagino, mágica tarde noche, en la que el pueblo capitalino se encontrara con Fidel y sus héroes. Muchas de las circunstancias que llevaron a la rebelión de la vanguardia popular cubana fueron barridas con la revolución triunfante, mas, otras han surgido también a lo largo de este tiempo. Aunque, importante sería que las primeras fueran conocidas por las generaciones de jóvenes que hoy tienen posibilidades de estudiar por su talento en las universidades y no por lo abultado de las billeteras de sus progenitores o producto de un  insostenible sacrificio de sus familias. También necesario será entre todos resolver con espíritu humano y altruista nuestros problemas que no son pocos, tal vez como ha expresado en varios momentos el General-Presidente, es lo único que nos sobra.
En estos instantes de recuento, se impone no olvidar a los caídos, a quienes no pudieron apreciar una obra que se construye día tras día con imperfecciones e incomprensiones y no menos obstáculos que levantan los enemigos del proceso transformador nacional, tanto los de adentro como los de afuera, poderosas fuerzas como antaño tendremos que enfrentar para salir adelante, otros cincuenta y cinco años esperan  ser relatados con el amor y la esperanza como divisa de una sociedad cada vez mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s