ALE.com, crónica de su parto


clip_image001

Eddy Mac Donald Torres cubaxdentro@yahoo.es

Las actitudes juegan un rol indispensables durante nuestras vidas, muchas son las historias exitosas donde la delgada línea entre el fracaso y el resultado positivo ha sido precisamente por la decisión de continuar adelante a pesar de los obstáculos naturales o artificiales que el tránsito hacia la culminación de una empresa trae consigo.

Toda obra, si es auténtica –desde mi perspectiva- tendrá dificultades para su concreción. Las incomprensiones marcaron el devenir de muchos reconocidos a lo largo de la historia, mas no pretendo dar cátedra de filosofía o de la ciencia que catalogada por Galeano: es un profeta con la mira vuelta hacia atrás. No obstante, quisiera dejarles experiencias con el bautismo de fuego, como sentenciara la colega Lilian -en su columna de un sitio de la UCI- del proyecto sociocultural ALE.com.

La idea de una actividad con frecuencia mensual rondaba mi cabeza hace algunos años, que tuviera puntos de contacto con otras pero sin llegar a ser copia de ellas era un reto para nada desdeñable. Las cosas de la vida hacen preguntarse a veces sobre la ultratumba o más pedestre aún sobre las coincidencias y ese fue el caso de mi amiga Lilian quien también desmenuzaba flores en ese camino y no quedaba atrás el amigo Andy, fiel compañero de aventuras de la centelleante tunera, puertopadrense para más señas. Así las cosas, un buen día de asueto, en plenas vacaciones por la semana de la Victoria en Abril de este año, llamé desde mi casa en Holguín a mi amiga en la UCI y compartiendo sueños y realidades nos inoculamos del virus de Hacer para impactar A Todos. ¡Cuán pretenciosos!

Sinceramente, los años y mi paso por la vida me han mostrado la importancia de ver lejos y en consecuencia intentar prepararme, sin embargo en esta ocasión se trataba, sin sospecharlo ni por asomo de una carrera no de 110 m/vallas sino de cientos de metros con obstáculos. Varios meses después de aquella llamada telefónica transcurrieron hasta que concretamos un plan para traer a deportistas, artistas, periodistas, pensadores y otros que no solo fuesen reconocidas figuras del ámbito nacional sino que pudieran transmitir valores a nuestra comunidad universitaria.

Los avatares fueron la constante para este primer esfuerzo octubrino. Las principales protagonistas serían Yipsi Moreno y Yarelis Barrios, solo que en un inicio no lo teníamos tan claro entre varios candidatos y las posibilidades reales de su presencia en la fecha prevista, siendo quizás las primeras vallas que tuvimos que sortear. Cuando todo estuvo casi listo y confirmaron las extraordinarias atletas se iniciaba otro nuevo obstáculo, coordinar su entrada a la universidad con recibimiento incluido de lo que se ha denominado ´´primer nivel´´, algo que finalmente desechamos por su rimbombancia y estas por su sencillez no aceptarían de buen grado, buscando eso sí, otra variante más familiar sin hacer dejación de la ayuda institucional.

Cuando se presentó ante las autoridades universitarias el ´´lugar ideal´´ para desarrollar esta actividad nos conminaron a cambiar de local por la lejanía y horario que conspirarían con una decorosa participación de público, asimilando la sugerencia decidimos ubicarlo en el sitio más céntrico de la alta casa de estudios, pero cual sería nuestra sorpresa al enterarnos dos días antes de la cita con las encumbradas cubanas y sus familias con la comunidad universitaria que, una fiesta de tradición en una de las facultades tendría asiento allí, esta planificada con antelación pero que nadie o casi nadie se había percatado de ello. Aún así era una hora y treinta minutos después de la nuestra pero ¿quién se arriesgaría a un fiasco? Fue así que comenzábamos a mover fichas y el teatro de nuestro docente era el sitio indicado, entonces sobrevino otro ´´árbol en el camino´´ habría que reservarlo con la esperanza de que no hubiera otra actividad, este se resolvió sin mayores contratiempos, nos habían aprobado en otro teatro, de otro docente.

A estas alturas un cruce de información arrojaba la posibilidad de hacer la famosa actividad en el teatro del docente nuestro, pero aún sin confirmar nos lanzamos en la campaña promocional y este era el sitio dentro de la misma. Unas horas después logramos con el concurso del siempre positivo Waldo y de unas gestiones personales hechas con el amigo y vecino Emilio que este archimencionado teatro fuese finalmente la sede del encuentro, no sin antes conocer la noticia de que el equipo de aire acondicionado estaba roto, sin embargo esta se desvaneció con la misma velocidad con la que llegó a nosotros, al comprobar que en esos mismos instantes lo habían arreglado.

Por aquellos días Proyecto Sociocultural sonaba como título de nuestro empeño, sin embargo se imponía uno que fuera atractivo, corto y que expresara lo que podríamos presentar como espacio para el debate, el intercambio, la reflexión y las emociones en un amplio espectro. Desandando esos derroteros barajábamos varios nombres hasta que nos decidimos por ALE.com, para muchos un enigma, siendo motivo de constantes interrogantes casi siempre respondidas que el sujeto era un misterio y el predicado se trataba del contexto, léase una universidad cuyo soporte son las nuevas tecnologías y la red de redes.

En la planificación de lo que necesitaríamos para desarrollar la actividad nos dio un apoyo sustantivo la sin par Rosalina, colaboraron también en el área artística la talentosa Rocío que arrancó a más de uno lágrimas y el amigo Randy socorrido para estos trajines culturales, mas si de auxilio se trata hay que señalar con letras mayúsculas al compañero Waldo que con acciones algorítmicas desenredaba los problemas en los que nos introducíamos. Así debemos también agradecer a los compañeros del departamento y a varios del centro en el que laboramos por su apoyo, por su participación que hasta el último minuto estuvimos pendiente de cambiar de sede pues la concurrencia no era la esperada. No puedo pasar por alto que ese día se cumplían 5 años del matrimonio entre Yarelis Barrios y su esposo y ella pasó 3 horas de su tiempo compartiendo con nosotros en lo que pudiera considerarse por lo planteado por muchos de los presentes como un magnífico encuentro, ojalá esta próxima entrega tenga la misma acogida que la primera, solo que sin los avatares de este primer encuentro.

 

Un comentario en “ALE.com, crónica de su parto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s