Buro@cracia.com


acceso inteligente

Eddy Mac Donald Torres torres@uci.cu Lilian Cid Escalona lescalona@uci.cu

Si alguien pensó que el papeleo, la contraorden y ese informe repetido una y otra vez desaparecerían del accionar cotidiano con el auge de las Nuevas Tecnologías estaba totalmente errado. Y es que ciertamente las computadoras, los teléfonos inteligentes, la televisión digital –ahora muy en boga- han hecho que los seres humanos puedan concentrarse en más actividades llegando a simplificar en alguna medida los trámites y el tiempo empleado en determinadas diligencias. No obstante quienes tienen cierta responsabilidad no olvidan, o mejor aún, jamás han pensado en que haya otro universo fuera del poder del buró.

En los recintos institucionales priman los tan conocidos informes escritos para todo tipo de cosas, incluso para aquellas que ni siquiera lo ameritan. Una conversación, una reflexión o el simple comentario sobre una idea generan la necesidad de una dinámica metodológica cuasi científica cual tesis académica o información de Estado.

Con toda esta parafernalia del idioma, el lector pudiera pensar que nosotros también estamos siendo parte de esta buro-cracia que a diario nos abruma, mas, solo pretendemos horadar en la piedra de este mal sin creer que será algo más que un arañazo. Razón tenía Tomás Gutiérrez Alea con su genial entrega fílmica que data de 1966 (estamos hablando de La muerte de un Burócrata), un flagelo que por desgracia, hoy está más vivo que nunca.

Los escritos más simples los podemos encontrar en correos electrónicos, los populares chats y hasta a través de sms pues para cada una de estas especificidades, siempre hay un compañero que pide un informe debidamente argumentado sobre “cómo le entra el agua al coco”; algo que hasta un niño de vería con claridad.
Las expresiones: “escríbeme eso que estás diciendo”, “documenta esa idea”, “sintetízala en una minuta con no más de diez plecas”, “estamos trabajando en base a su propuesta, espere acuse de recibo vía correo electrónico” , “…lo que ocurre es que usted ha violado escalones y no podemos procesar su inquietud”, “se cayó la red”, “válido su planteamiento, pero este no es el espacio”, son algunos de los ejemplos del costumbrismo postmoderno.

Entonces cibernautas, si de profundizar se tratara, llegaríamos a concebir un artículo científico con todas las de la ley para contender por su publicación en una revista referenciada, un sitio de impacto o cualesquiera de esos espacios que se indexan en las célebres bases de datos como SCOPUS, WOS, Scielo entre otras, pero esa no es la intención. En su lugar dejamos abierta la ventana hacia el debate de un tema que requiere de aproximaciones con diferentes enfoques, incluido, por qué no, con ribetes de humor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s